Menú

Paz Padilla confiesa a Bertín: "Yo sufro mucho en Sálvame"

Festival de chistes entre Bertín Osborne y Paz Padilla, que se sinceró sobre su vida personal y profesional. 

0

Presentar una Paz Padilla tan alocada en lo personal como cuerda en lo profesional. Ese era el objetivo de Bertín Osborne en Mi casa es la tuya, el programa de entrevistas conducido por el cantante en Telecinco en la noche de los miércoles. Y tiempo, desde luego, tenía a lo largo de las dos horas y media largas que dura el espacio del prime-time de Telecinco.

Arévalo, literalmente encajado entre el volante y el sillón del conductor, fue quien llevó en coche a Bertín hasta el casoplón en Villaviciosa de Odón de Padilla. "Tras la careta del humorista está Maripaz, que tiene sus cosas e intenta protegerse", contó la segunda presentadora de Sálvame. Por el camino, un par de imprevistos: Paz estaba enredada con el electricista Nicolás, un invitado especial que intentó solucionar algunos problemas eléctricos, y además empezó a llover. Porque, en efecto, la casa de Paz estaba a oscuras.

Entre apagones, la cómica se hizo la tímida. "Cuando voy a Cádiz soy la más discreta de la familia. Solo callo y escucho", desveló. Sus padres se casaron en el hospital después de que su padre tuviera un accidente de moto. Pero el sentido del humor de Paz viene de ella, su madre, doña Lola, que a sus 90 años se conectó con la pareja desde su casa (e insistía en llamar Martín a Bertín). Le hizo falta para encajar algunas travesuras graves, como cuando quemó su casa entera, de arriba abajo, unas Navidades lejanas.

Empezó a llover, la oportunidad perfecta para que Paz enseñase su chalet de varios centenares de metros cuadrados. "Larga, destartalá y fea", Paz se escapaba a menudo del colegio. "Mi primer novio me dejó por inmadura, yo tenía cinco años", contó. Pero su infancia fue "feliz". Naturalmente, hubo momentos peores. "Me separé y lo pasé muy mal, estaba locamente enamorada de ese hombre y me dijo de la noche a la mañana 'se me acabó la llamita'. Teníamos una niña".

Pero hubo incidentes, como los continuos apagones. Paz lo atribuyó a un "fantasma comunista que está enfadado contigo" (a Bertín). La casa no se libra ni siquiera de haber sufrido un tiroteo, justo la primera noche que Paz y su hija durmieron en esa ella. "Cogí a la niña y la metí en la chimenea. La niña decía 'mamá' y yo 'cállate que aquí no te van a matar'". Unos ladrones entraron en una casa cercana y se refugiaron en su jardín, hasta que uno de ellos acabó con un tiro en la pierna de la Guardia Civil.

paz-padilla-bertin-osborne.jpg
Bertín y Paz | Telecinco

Paz trabajó como auxiliar de enfermería en un hospital, algo que ahora no podría volver a hacer. "Me fui porque me salió Genio y figura", su salto a la televisión junto a su cuñado, a quien no cogieron en el casting de chistes. Allí coincidió con alguien muy especial: "Desde el primer día que vi a Chiquito de la Calzada me enamoré de él, fraternalmente". Después, vino Crónicas Marcianas, donde a Sardá precisamente le interesaba que interpretase otro tipo de situaciones cómicas. Fue el comienzo de su carrera como actriz.

Su experiencia en 'Sálvame'

Más incómoda se mostró con uno de sus últimos episodios profesionales, el de Sálvame, pese a que se muestra muy agradecida. "Yo sufro muchísimo en Sálvame, porque ellos sufren. Yo entiendo que hay programas que muestran sentimientos, y muestran sus vidas. Estoy allí y a veces tengo un papel que no me gusta pero es lo que tengo que hacer. Yo lo asumí. Pero he tenido momentos de costarme de verdad, de tener que decir 'es trabajo' y 'en el fondo son buenas personas'. Pero es el programa en sí el que genera ese tipo de cosas. Yo lo entiendo y a veces los provoco y yo… también tengo una forma de ser que no tengo filtro".

"¿Hay competitividad entre Jorge Javier Vázquez, Carlota Corredera y tú?", preguntó Bertín. "No. Jorge, conmigo, nunca me ha visto como un rival sino como una ayuda para poder descansar, para irse de vacaciones. Lo mismo con Carlota". "No me gustaría que dejaran de contar conmigo", dijo, ya que es un programa que "le ha dado muchas tablas, no tenemos guión, no hay escaleta. Surge allí".

Eso sí, el programa le ha quitado también algo, y es "el respeto que la prensa me tenía como personaje. Como es un programa de cotilleo, la prensa ya piensa que todo vale y pueden seguirme a todas partes". Hay fotógrafos que se han encarado con ella por ello.

En Chic

    0
    comentarios

    Servicios