Menú

Los rincones con más encanto de Canarias y Baleares

Viajar por España es sinónimo de disfrutar de preciosas vistas y deliciosos manjares. Las islas y sus rincones y pueblos donde perderse.

Viajar por España es sinónimo de disfrutar de preciosas vistas y deliciosos manjares. Las islas y sus rincones y pueblos donde perderse.
teide, de las cañadas, canadas | Pixabay/CC/14578371

Las costas españolas son una de las mejores opciones cada verano. Se llenan de gente, de turismo, de vida y de calor. Por supuesto, las islas son cada vez más y más demandadas.

¿Por qué sucede esto? Porque viajar a las islas españolas siempre es un respiro ya que permiten alejarse de la rutina y, a la vez, sentirse como en casa. Cada archipiélago cuenta con una identidad propia muy marcada y, en su interior, cada isla tiene su propia personalidad, que manifiesta en sus paisajes, folclore y gastronomía.

Las Islas Canarias tienen un encanto propio y su población también, una personalidad única que define esa manera tan peculiar y alegre de hacer las cosas. Una forma de ser que, por supuesto, también ha caracterizado su arquitectura. Algo que puede comprobarse en el sin fin de caseríos rurales tradicionales, pequeños pueblos de casas blancas y cascos históricos de ciudades que, todos juntos, conforman una excelente muestra de la identidad canaria. Lugares ideales para recorrer a pie, con edificios emblemáticos y de gran interés cultural y unos rincones repletos de encanto que nos hablan del pasado de las islas.

Por su parte, es imposible negar que las Islas Baleares son un paraíso, este archipiélago perdido en el Mar Mediterráneo es sin lugar a dudas un tesoro. Llenas de rincones de ensueño, playas paradisíacas, historia, buena gastronomía y una arquitectura impresionante, se convierten en un destino ideal para unas vacaciones o una escapada muy especial.

Porque estos dos archipiélagos españoles son una de las mejores opciones para una escapada, además no importa la época del año ya que el clima es cálido en cualquier momento, hoy presentamos algunos de los rincones más especiales de Canarias y Baleares.

Islas Canarias

  • Gran Canaria

Atardecer en Roque Nublo

Su elevación a casi 2.000 metros sobre el nivel del mar te permitirá tener una vistas de un horizonte conformado por un manto de nubes que se tornan anaranjadas al caer el sol. Antes de agotar tu carrete sacando fotos, aprovecha para darte una vuelta por el impresionante Parque Rural del Nublo. Cualquier momento del día es bueno para visitar este parque pero al atardecer adopta un aire romántico que encantará a quienes lo visiten a esas horas.

Bufadero de la Garita

Sin salir de la isla de Gran Canaria te recomendamos que no dejes pasar la oportunidad de hacerte la pequeña distancia que te separa de la Playa de la Garita, donde podrás presenciar uno de esos fenómenos naturales únicos como son los bufones. ¿En qué consisten los bufones? Son oquedades submarinas que conforman figuras prismáticas de basalto cuya conexión con el mar les hace contener el agua a gran fuerza. Un espectáculo natural único con la banda sonora de fondo del particular ruido que provocan.

Dunas de Maspalomas

El efecto pantalla que provocan las altas cumbres de la isla de Gran Canaria provocó que el sur quedara sumido en un clima árido, casi desértico, aquí se encuentran las dunas de Maspalomas. Tras los procesos de glaciación que hicieron aumentar y disminuir el nivel del mar, y la posterior retirada del mar la arena quedó al descubierto y el viento la fue lanzando tierra adentro, favorecido por el clima seco del sur de la isla. Así fue como nacieron esos grandes campos de dunas que modelan un mar de belleza inaudita, acosado de cerca por las urbanizaciones turísticas de la Playa del Inglés, sí, pero salvado afortunadamente del desastre en 1982 gracias a su declaración como Reserva Natural Especial.

  • Tenerife

Acantilados de los Gigantes

Los más viejos del lugar quizá los sigan recordando como la ‘Muralla del Infierno’ lo que ya puede darte una idea de lo que te vas a encontrar. Además, cuentan que sus abruptos barrancos fueron utilizados por los piratas como guaridas. La mejor forma de recorrerlos es tomar la ruta de senderismo por el barranco de Masca (5 kilómetros aproximadamente) alcanzando los 750 metros de altura.

  • Lanzarote

Cueva de los Verdes

Lanzarote es una isla volcánica por excelencia cuya visita es parada obligada para los amantes de estas formaciones geológicas. La Cueva de los Verdes te permitirá recorrer un túnel natural en el interior de la tierra, formado por el Volcán Corona. Los túneles de lava que se encuentran en esta zona están considerados los más largos del mundo prolongándose su extensión desde el cráter hasta el mar.

  • Fuerteventura

Cueva del Llano

Tiene 800.000 años de antigüedad y está considera uno de los orígenes de la isla o al menos, la mayor antigüedad existente. Aprovecha la inigualable ocasión para presenciar de cerca las rocas plutónicas existentes en su superficie, dado que apenas existen más ejemplares en el resto del planeta. No es el único rasgo diferencial, también cuentan con una variante de araña que se encuentra en peligro de extinción.

  • La Gomera

Parque Garajonay

Este entorno natural de casi 4.000 hectáreas de extensión es Patrimonio de la Humanidad desde 1981. Adentrarse en el parque nacional de Garajonay es como explorar lo que podría haber sido nuestro continente si no hubiera experimentado ningún cambio desde hace 20 millones de años. Se dice pronto y rápido, pero fue en la era terciaria, cuando la Tierra se estremeció salvajemente y se extinguieron los dinosaurios. Entonces todo quedó cubierto por una selva espesa de laurisilva, tal y como hoy permanecen las sombrías entrañas de esta fascinante isla. Además, después, puedes recorrer el camino que une Las Mimbreras con el Bosque del Cedro atravesando la hermosa ermita de Nuestra Señora de Lourdes.

  • La Palma

Reserva de la Biosfera de Los Tilos y el nacimiento de los ríos Marcos y Cordero

Considerada como una de las rutas de senderismo más concurrida de la isla, esta bonita caminata permite atravesar los 13 túneles de agua y descender al corazón de la originaria Reserva de la Biosfera. Su espectacular paisaje y la presencia y el sonido del agua hacen de ella una maravillosa y espectacular caminata.

Las aguas subterráneas procedentes de los acuíferos salen al exterior de forma natural, por manantiales que en las islas llaman nacientes. El caudal que salía por ellos hasta finales del siglo XIX fue suficiente para cubrir las necesidades de la población de las Islas, pero a partir de esas fechas y debido a la introducción de nuevos cultivos de regadío, se precisó disponer de un mayor volumen de aguas, por lo que fue necesario abrir galerías y pozos que provocaron la disminución del nivel del acuífero y la consiguiente merma del agua que brotaba por los nacientes, llegando la mayoría de ellos a secarse.

Islas Baleares

  • Mallorca

Sóller

El precioso pueblo de Sóller es uno de los más bonitos de España por méritos propios. Aquí hay mucho más por ver que el famoso tranvía que lo conecta con el mar. Siéntate al sol en uno de los cafés de la Plaça Constitució y disfruta de la levedad del tiempo. Si te gusta la historia, no te pierdas la hermosa iglesia de Sant Bartomeu, el ayuntamiento ni el modernista Banco de Sóller. Su jardín botánico, situado a las afueras, es un oasis.

Fornalutx

En las colinas, Fornalutx compite con el vecino Sóller por el galardón del pueblo más bonito de España. Este lugar tranquilo en la cima del valle disfruta de las vistas de montaña, de sus calles empinadas, de las flores, de las terracitas y del aroma de las flores del azahar. Si te gusta el senderismo, tienes muchas opciones.

Valldemossa

Levantada sobre la sierra de Tramuntana, Valldemossa podría tranquilamente ser el pueblo más bonito de todas las Baleares y de España. Está rodeado de bosques y vegetación frondosa que no han alterado para nada el aire tranquilo y relajado de sus calles de piedra amarillenta. El compositor Chopin vivió en la cartuja que hay a las afueras. Igual que él, déjate atrapar por la belleza de las flores en las ventanas, la paz, el paisaje y la vida que exhala Valldemossa.

Sa Calobra y Torrent de Pareis

La playa de Sa Calobra no es una de las más bonitas que tiene Mallorca pero sí la que tiene un acceso más espectacular. Situada en plena Sierra de Tramontana junto al pueblo de Escorca, es la desembocadura del Torrent de Pareis y uno de los pocos accesos al mar en la zona. Es Monumento Natural y un lugar estupendo para andar y luego refrescarse.

Cap de Formentor

El Cabo de Formentor es un lugar singular, único y muy hermoso pero también el punto más al norte de Mallorca. En su punto más alto, se levanta a 384 metros sobre el nivel del mar y está rodeado de playas preciosas como Cala Figuera, Cala Murta o Cala Pi de la Posada. Llega hasta aquí por la carretera serpenteante y disfruta de la panorámica.

  • Menorca

Naveta des Tudons

La Naveta des Tudons es el monumento funerario más conocido de Menorca, pero también mucho más. Este tipo de tumba megalítica que parece una nave es único de Menorca y ésta es fascinante ya sea por sus dimensiones o por su antigüedad, se cree que estuvo en uso entre los años 1.200 y 750 a.C. Para protegerla, no se puede ni entrar ni subir a su techo, pero ya te advertimos que verla al atardecer, cuando el cielo se tiñe de rosa, es algo mágico.

Faro de Favaritx

El Faro de Favaritx es tan pintoresco y tan bonito como cualquiera podría soñar. Recortado contra el cielo azul sobre las rocas al final del cabo del mismo nombre, es uno de los lugares más fotogénicos del Parque Natural de s’Albufera des Grau, y hay unos cuantos. Te parecerá que estás en la luna, con tantos acantilados bajos de pizarra negra y grisácea.

  • Ibiza

Dalt Vila

Si piensas que en la isla de Ibiza todo es fiesta, desfase y playa vas errado. Dalt Vila es una villa fortificada mediterránea en estado puro donde el tiempo parece haberse detenido hace años. Con sus calles empinadas, sus murallas enormes, sus casitas encaladas y las buganvillas en cada rincón, será difícil que no te quedes prendado del lugar. Siéntate en una terracita y disfruta del panorama desde las alturas.

Cala d’Hort

Pequeña y muy querida por los lugareños, Cala d’Hort disfruta de unas vistas excelentes de la misteriosa isla de Es Vedrà, además de arenas blancas que se apoyan sobre la ladera del acantilado y aguas con tantos matices de azul que no darás abasto. Es un buen lugar para ver el atardecer, pero también para comer buen pescado fresco.

  • Formentera

Playa S’Alga (Espalmador)

La minúscula isla de Espalmador está a tan sólo 150 metros de Formentera y, a pesar de sus 3 kilómetros cuadrados, esconde rincones tan bonitos que querrías quedarte para siempre. Acércate a nado o en barco y disfruta de la maravillosa playa de S’Alga.

Temas

En Chic

    0
    comentarios

    Servicios

    • Radarbot
    • Biblia Ilustrada
    • Libro