Menú

Anónimos sin acné

La historia más dura de la vida de Kendall Jenner, tal como ella misma revela, es haber tenido granos.

0
Los granos de Kendall | Instagram

Hola. Me llamo Kendall Jenner. Soy una de las hermanas de las Kardashian. La historia más dura de mi vida es haber padecido acné. Y mi valentía es ahora estar contándolo, para promocionar una crema antiacné y así lucrarme, en lugar de hacer una donación a Anónimos con Acné.

Bueno, esta podría ser la historia tan triste que ha tenido que vivir la pobre Kendall. No lo cuenta así del todo, pero en verdad ha pasado algo similar. Es raro que pase un mes sin que ningún miembro del Clan Kardashian sean noticia, y noticia con polémica inclusive.

Y en esta ocasión me resulta inspirador que la historia más triste de su vida fuera esa. No que vive rodeada de enormes culos artificiales; no que tenga que sobrevivir entre agujas y siliconas; o que su padre, con más de 50 años haya descubierto que es una mujer atrapada en el cuerpo de hombre… no, nada de eso. No es un trauma de la infancia, no ha sufrido bullying, ni acoso… en fin. Su historia más dura, tal como ella misma revela, es haber tenido granos.

¡Afortunada Kendall! Yo estaría horrorizada con la idea de que me extraigan la gasa de los muslos y me la inyecten en los glúteos. Pero supongo que, cuando viera el crecimiento de mi cuenta bancaria, el susto se me pasaría.

La madre, la artífice de todo este fenómeno, contaba en Twitter que es "valiente y vulnerable contar su historia más dura", para así "ayudar a la gente". Y días después la propia modelo compartía el vídeo para promocionar la firma Proactiv y los productos para prevenir y reducir el acné.

¿Es necesario? ¿De verdad que hay que recurrir al victimismo, más con un tema tan banal, para promocionar la marca? ¿No podría salir Kendall y simplemente recomendarlo y contar con naturalidad lo que tiene y cómo le ayudan las cremas?

Amo el marketing, pero no aprovechándose. Estoy convencida de que esta muchacha, aun viniendo de la familia que viene y teniéndolo todo, está llena de carencias, y seguro que tiene dramas mucho más humanos, profundos y auténticos que el tener que posar en la alfombra roja bajo kilos de base de maquillaje para esconder 10 granos en cada mejilla.

Quizá debería plantearse qué factor en su vida le genera ansiedad y estrés, para que a la edad de 20 años (y no en la etapa de la pubertad, como suele ocurrir) le aparezca semejante erupción cutánea.

En Chic

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios