Menú

¿Por qué no mezclar vinagre y bicarbonato para limpiar?

Combinar bicarbonato y vinagre de manzana es habitual pero, ¿Es útil? ¿Sirve para limpiar? ¿Puede ser peligroso?

Combinar bicarbonato y vinagre de manzana es habitual pero, ¿Es útil? ¿Sirve para limpiar? ¿Puede ser peligroso?
bicarbonato de sodio, caja, blanco | Pixabay/CC/NatureFriend

Hacer una limpieza en profundidad del hogar es algo que todo el mundo desea hacer o realiza de vez en cuando. Pero es importante utilizar los productos adecuados para ello. En este caso es obligatorio mencionar el vinagre de limpieza o blanco, el bicarbonato de sodio y los detergentes o jabones para platos. Es más, varias pruebas de diversos creadores de contenido aseguran que fusionar estos elementos crea una mezcla inigualable a la hora de dejar todo impecable. No obstante, hay quienes aseguran que mezclarlos no es tan buena idea como parece. Pero, ¿Es bueno o malo?

Tampoco hay que olvidar que la combinación de bicarbonato de sodio y vinagre es un experimento de laboratorio común que ha fascinado a generaciones con su efervescencia y eficacia en la limpieza. Esta simple mezcla de productos domésticos ha sido utilizada en innumerables ocasiones, desde la limpieza de superficies hasta proyectos de ciencia casera. No obstante, hay que tener claro que no por repetido y común el supuesto truco de limpiar con bicarbonato y vinagre es menos recomendable o inútil. Puede tener incluso sus riesgos.

En primer lugar, jamás debe utilizarse esta mezcla con la idea de que tiene poder desinfectante, si eso es lo que preocupa. Hay que recordar que lo único que desinfecta son los productos diseñados específicamente para ello, y solo se deben usar en contacto con alimentos aquellos aptos para la tarea, como la lejía correctamente diluida. Esto es porque, por muy natural que sean el vinagre y el bicarbonato, ni desinfectan ni tampoco tienen efecto detox en el organismo si se ingieren, y tampoco son útiles para limpiar nada, al menos juntos. Pero, a pesar de esto, mezclar vinagre y bicarbonato de sodio es una práctica común en la limpieza doméstica, promovida como un método natural y efectivo para eliminar suciedad y manchas. Sin embargo, aunque ambos ingredientes son eficaces por sí solos, combinarlos no es recomendable. La razón principal radica en la reacción química que ocurre entre ellos.

¿Por qué no es recomendable juntarlos? Porque el vinagre es una solución de ácido acético diluido, mientras que el bicarbonato de sodio es una base y, cuando se mezclan, reaccionan para formar agua, dióxido de carbono (CO2) y acetato de sodio. Esta reacción es efervescente, liberando burbujas de CO2, lo que puede parecer útil para la limpieza al proporcionar una acción de "burbujeo". Sin embargo, una vez que la efervescencia se detiene, lo que queda es principalmente agua y acetato de sodio, que no tienen propiedades limpiadoras significativas. Además, la neutralización entre un ácido y una base significa que las propiedades potentes de ambos productos se anulan mutuamente. El vinagre, por su parte, es un excelente desinfectante y desincrustante debido a su acidez. El bicarbonato de sodio, en cambio, es un abrasivo suave y eficaz para eliminar manchas y olores. Pero, al mezclarlos, se pierde la eficacia de ambos: el vinagre ya no es tan ácido y el bicarbonato ya no actúa como base, reduciendo su capacidad para descomponer las manchas y desinfectar superficies.

Otra desventaja es que la mezcla puede ser menos segura de lo que parece, el motivo es que, aunque el CO2 producido no es tóxico en pequeñas cantidades, en espacios cerrados o mal ventilados podría acumularse y causar peligro. Por último, mezclar vinagre y bicarbonato puede resultar en un desperdicio de productos, el motivo es que cada uno de estos ingredientes tiene usos específicos en la limpieza del hogar, y es más eficaz utilizarlos por separado. Por ejemplo, el vinagre es ideal para eliminar el sarro y desinfectar, mientras que el bicarbonato de sodio es excelente para fregar superficies y eliminar olores. Utilizándolos de manera independiente, se maximiza su eficacia y se logra una limpieza más eficiente.

La reacción química: bicarbonato de sodio y vinagre

Cuando se mezcla bicarbonato de sodio (NaHCO3) y vinagre (ácido acético, CH3COOH), se desencadena una reacción química fascinante. El bicarbonato de sodio es una base suave y el vinagre es un ácido débil. Esta reacción química da como resultado la formación de dióxido de carbono (CO2), agua (H2O) y acetato de sodio (CH3COONa), todos los cuales son productos no tóxicos y seguros. La ecuación química de esta reacción se expresa de la siguiente manera:

  • NaHCO3 (bicarbonato de sodio) + CH3COOH (vinagre) → CH3COONa (acetato de sodio) + H2O (agua) + CO2 (dióxido de carbono)

Usos comunes de la mezcla de bicarbonato de sodio y vinagre

La mezcla de bicarbonato de sodio y vinagre tiene una amplia gama de aplicaciones prácticas en la vida cotidiana, a pesar de no ser excesivamente útil por lo comentado anteriormente. ¿Dónde se suele utilizar?

  • Limpieza y desinfección: La combinación de bicarbonato de sodio y vinagre se utiliza comúnmente para limpiar y desinfectar superficies en el hogar. La efervescencia ayuda a aflojar la suciedad y eliminar manchas en superficies como encimeras, bañeras y lavabos. Además, la acción antibacteriana del vinagre es efectiva para matar gérmenes y bacterias.
  • Desatascar desagües: La mezcla de bicarbonato de sodio y vinagre también es una alternativa eficaz a los productos químicos para desatascar desagües. Al verter bicarbonato de sodio seguido de vinagre en un desagüe obstruido, se desencadena una reacción que puede ayudar a eliminar obstrucciones y olores desagradables.
  • Experimentos científicos caseros: Es una forma divertida de enseñar a los niños sobre química y reacciones ácido-base. La efervescencia y la liberación de CO2 hacen que sea una actividad educativa y entretenida.

Por qué la mezcla no sirve para limpiar

La única ventaja que tiene esta mezcla la proporcionan esas burbujas en el momento en que se produce la reacción, y solo por el movimiento mecánico de estas, no porque tenga poder limpiador, y en cuanto desaparece el burbujeo, se queda una mezcla bastante inútil, que esencialmente es agua.

Por este motivo, acciones como dejar a remojo un recipiente con bicarbonato y vinagre, como los típicos tápers con restos de comida o manchas, no sirve de nada y podrían incluso dañar algunos materiales. El bicarbonato es el componente que más interesa para limpiar, por lo que resulta más útil emplearlo solo creando una especie de pasta, pero con agua, no con vinagre. Así pues, es mucho mejor usarlos por separado. El bicarbonato sódico con agua es útil especialmente para combatir los restos de grasa, mientras que el vinagre puede ayudar para las manchas de cal y surcos de aguas duras, y es más eficaz si se calienta. Y si queremos desinfectar, hay que recurrir a un producto limpiador desinfectante.

Precauciones y consideraciones

Aunque la mezcla de bicarbonato de sodio y vinagre es segura en la mayoría de los casos, es importante tener en cuenta algunas precauciones:

  • Evitar el contacto con los ojos y la piel: El vinagre puede causar irritación en la piel y, en casos raros, en los ojos. En caso de contacto accidental, se debe enjuagar bien con agua.
  • Ventilación adecuada: La reacción entre bicarbonato de sodio y vinagre puede liberar dióxido de carbono, que puede ser perjudicial si se inhala en grandes cantidades. Es importante asegurarse de realizar la mezcla en un área bien ventilada.
  • No mezclar en recipientes cerrados: La liberación de CO2 puede aumentar la presión en un recipiente cerrado, lo que podría llevar a una explosión. Por lo tanto, nunca se debe mezclar bicarbonato de sodio y vinagre en una botella sellada.
  • No utilizar en superficies delicadas: La efervescencia puede ser abrasiva en ciertas superficies delicadas, como mármol o granito. Siempre se recomienda realizar una prueba en una pequeña área discreta antes de usar la mezcla en una superficie completa.

En Chic

    0
    comentarios

    Servicios

    • Radarbot
    • Biblia Ilustrada
    • Libro