Menú

Cómo acortar lo que se tarda en hacer el embarque de un avión

Muchas compañías nos hacen embarcar empezando por los asientos traseros, pero el sistema no resulta demasiado eficiente. ¿Cómo sería mejor?

0
Muchas compañías nos hacen embarcar empezando por los asientos traseros, pero el sistema no resulta demasiado eficiente. ¿Cómo sería mejor?
El embarque sería mucho más rápido si se hiciera correctamente ordenado. | Corbis

La última de las numerosas colas y esperas que debemos soportar cuando viajamos en avión es la del embarque. Los que ya están dentro buscan su sitio y, sobre todo, hueco para su equipaje de mano, ralentizando la entrada en el avión de quienes aún esperan en la cola. La mayoría de las compañías abordan este problema haciendo entrar primero en el avión a quienes tienen su asiento en la zona más alejada de la puerta, es decir, detrás del todo. Parece de sentido común, porque así, mientras ellos se tiran su tiempo colocándose y colocando el equipaje, dejan libre más sitio para que la cola avance que si se empezara por delante.

Sin embargo, Jason Steffen, astrofísico de la Universidad Northwestern en EEUU, no cree que el sistema tenga tantas ventajas, porque la cola se sigue atascando y muy pocas personas pueden colocar su equipaje a la vez. "Lo único que consigues es trasladar la cola de fuera a dentro del avión", asegura a la revista Wired, "pero la cola no se mueve más rápido".

Steffen ha creado un modelo matemático para probar la eficiencia de distintos sistemas de embarque basado en la premisas de que todo el mundo se mueve hasta que la cola se para o llega a su asiento. A partir de ahí empezó a ejecutar la simulación eligiendo de forma aleatoria a dos pasajeros e intercambiando sus sitios en la cola. Poco a poco, un esquema fue emergiendo de las simulaciones, sistema que Steffen considera el más rápido para realizar el embarque: en concreto es aproximadamente cinco veces más rápido que el tradicional.

Su esquema funciona así. En primer lugar embarca el pasajero que está en la ventanilla en el lado derecho del avión. Luego el pasajero que está dos filas más adelante, dejando una libre entre ellos. Así van embarcando todos los de ese lado, con la ventaja de que todos pueden guardar su equipaje al mismo tiempo. Cuando terminan entran los pasajeros con ventanilla en el lado contrario, pero en las mismas filas que ellos. Luego les toca a los que tienen asiento central, empezando por la misma fila y el mismo lado que al principio. Después los del pasillo y luego se repite el esquema desde el principio para las filas que hemos ido dejando vacías.

Este sería el orden correcto

El asunto no es baladí. Además de la comodidad para los pasajeros, la reducción en el tiempo de embarque podría permitir a las aerolíneas pasar menos tiempo en tierra y más tiempo volando, con el consiguiente ahorro para ellas y eventualmente para sus clientes. Sin embargo, según cuenta Steffen, sólo Delta se ha puesto en contacto con él para estudiar si podría implementar su sistema, publicado en 2011, y ha terminado por no hacerlo.

El problema del sistema de Steffen es que matemáticamente es muy eficiente, pero resulta muy difícil de compatibilizar con la naturaleza humana, como él mismo reconoce. Obligaría a separarse a la gente que viaja junta, incluyendo a quienes van con niños pequeños; también habría personas que igual no entienden el idioma en el que le explican dónde colocarse en la cola, otras que llegan tarde y hay que contar con lo difícil que siempre resulta que grandes grupos realicen tareas complicadas. "Requiere de un control de la aerolínea sobre los pasajeros que no creo que tengan", concluye.

De modo que nos tendremos que quedar con los sistemas menos eficientes que actualmente emplean las aerolíneas. De ellos, según Jason Steffen, el que mejor funciona es el puramente aleatorio, siempre y cuando los pasajeros tengan asignado previamente su asiento.

En Tecnociencia

    0
    comentarios

    Servicios