Menú

Ahora las luces LED también son malas para el medio ambiente

Nos prohibieron las bombillas incandescentes porque gastaban mucho, pero si consumen poco también es malo porque aumenta la contaminación lumínica.

DRH / Agencias
0
España y Portugal iluminadas por la noche en julio de 2014. | NASA

La iluminación LED está poco a poco sustituyendo a otras tecnologías, desde las viejas bombillas incandescentes hasta los fluorescentes pasando por los halógenos. Las razones son claras: consumen menos electricidad y pueden durar décadas sin necesitar una sustitución. En principio parecía el mundo ideal para los ecologistas: menos residuos y menor consumo energético, así que menos emisiones de dióxido de carbono. Pero no, ya le han encontrado un problema: que es tan conveniente que está aumentando la luz artificial nocturna en todo el mundo.

En un análisis global a largo plazo y de alta resolución de las emisiones de luz nocturna publicado en Science Advances, los investigadores informan de que la superficie iluminada artificialmente de la Tierra sigue creciendo, tanto en tamaño como en brillo, en la mayoría de los países. Así, las superficies iluminadas artificialmente en la Tierra aumentan más de un 2,2% al año y, entre 2012 y 2016, la iluminación artificial nocturna ha aumentado un 9,1%. Y la luz artificial se considera un contaminante ambiental que amenaza a los animales nocturnos y afecta a las plantas y microorganismos.

Durante la segunda mitad del siglo XX, la luz artificial exterior creció de manera constante, lo que provocó la investigación de si esa tendencia continuará. Para ello, Christopher Kyba y sus colegas estudiaron los datos recopilados por el Radiómetro de Imágenes por Infrarrojos Visibles (VIIRS, por sus siglas en inglés), un sensor satelital con una resolución espacial de 750 metros.

Este aumento tiene lugar en un momento de transición a sistemas de iluminación LED, más capaces de reducir la emisión al espacio y su intensidad a demanda. "Los LED aún no están ayudando a reducir de manera global la contaminación lumínica y puede que estén ayudando a incrementarla", ha indicado Alejandro Sánchez de Miguel, investigador del Instituto de Astrofísica de Andalucía, con sede en Granada y dependiente del Consejo Superior de Investigaciones Científicas, que participa en el trabajo. Lo cual sería un "dato preocupante, porque la contaminación lumínica amenaza al 30 por ciento de los vertebrados y al 60 por ciento de los invertebrados nocturnos, tiene efectos sobre la fauna, flora y los microorganismos y cada vez más estudios señalan su impacto en la salud humana".

Este"efecto rebote" tiene antecedentes históricos, en los que el aumento de la eficiencia en la iluminación y la reducción de su coste generan un aumento del consumo en lugar de un descenso –comienzan a iluminarse regiones oscuras o se programa el alumbrado desde el atardecer–. El constante aumento de la iluminación nocturna ha ocasionado que la mitad de Europa y un cuarto de Norteamérica sufran una "pérdida de la noche" generalizada, con la consiguiente modificación de los ciclos día y noche.

No obstante, los resultados del estudio muestran "un aumento inequívoco" de la iluminación en América del Sur, Asia y África, el descenso en ciertas regiones, entre ellas las que sufren conflictos armados, como Siria o Yemen, y el estancamiento en países como Estados Unidos, Italia o España, los más iluminados a nivel mundial, según ha informado el Instituto de Astrofísica de Andalucía en una nota de prensa. Lo cual parece indicar que el aumento es debido principalmente a que los países en vía de desarrollo están simplemente alcanzando los niveles de iluminación nocturna de los más desarrollados.

Pero naturalmente esa no es la conclusión a la que llegan los autores del estudio, cuyos objetivos son los de siempre. "Está probado que una mayor eficiencia energética no produce menores consumos energéticos globales" y para lograr lo segundo es necesario "realizar un control de emisiones como se hace con las emisiones de dióxido de carbono", ha señalado Sánchez de Miguel, que ha explicado que, además, "hay que desarrollar políticas de alumbrado que contemplen el problema de la contaminación lumínica e intensificar el uso de sistemas eficientes", y que, "bien usados, los LED ámbar podrían ser la solución al problema".

En Tecnociencia

    Recomendado

    Lo más popular

    1. Detenidos dos menores por robar 10 iPhone a mordiscos en una tienda Apple
    2. La maldad que Serrat hizo a Lucía, la azafata de Iberia a la que amó
    3. El colaborador de 'Sálvame' Gustavo González se divorcia tras 30 años de matrimonio
    4. El marido de Mónica Naranjo desprecia a un concursante de 'OT'
    5. Javier Somalo: 'Tapad la muerte del facha'
    0
    comentarios

    Servicios