Menú

¿Por qué las ranas de Chernóbil se han vuelto negras?

Investigadores españoles han descubierto la adaptación rapidísima de algunos seres vivos a la radiación de Chernóbil.

Investigadores españoles han descubierto la adaptación rapidísima de algunos seres vivos a la radiación de Chernóbil.
La radiación desencadenó un cambio en la pigmentación de las ranas | Universidad de Oviedo

Investigadores españoles han presentado las conclusiones de un estudio iniciado en 2017 en la Zona de Exclusión de Chernóbil centrado en los mecanismos que permitieron que la vida continuara tras el desastre nuclear. Tras examinar durante dos años la pigmentación de casi 200 ranas de San Antonio en doce localidades dentro y fuera de la Zona de Exclusión, el trabajo concluye que la melanina ayudó a las ranas a sobrevivir en el territorio más próximo a la central: en la zona de exclusión, las ranas eran más oscuras e incluso negras mientras que en otras zonas eran de su habitual color verde.

El trabajo, publicado por la revista Evolutionary Applications, ha sido elaborado por el investigador de la Universidad de Oviedo Germán Orizaola y el investigador en la Estación Biológica de Doñana Pablo Burraco. En él, destacan cómo la coloración oscura asociada a una mayor concentración de melanina puede reducir el daño causado por la radiación en seres vivos, disipando o disminuyendo la acción de los radicales libres.

Como señala Orizaola, la coloración oscura está vinculada al efecto de la radiación en el momento del accidente: explica que desde ese momento "se produjo una evolución muy rápida, darwiniana". Las ranas que presentaban una mayor cantidad de melanina "experimentaron un menor daño" y "aumentaron su frecuencia en la zona" en un proceso de selección natural. Las pruebas de los investigadores demostraron que los niveles de melanina no se relacionan con la radiación actual, sino con la exposición que había sufrido la especie en el pasado.

Sobre la relevancia de los resultados, Orizaola destaca que este estudio sobre el efecto protector de la melanina puede tener implicaciones en la gestión de residuos radiactivos o en la exploración espacial. Para su departamento, es el punto de partida de futuros proyectos que ayuden a entender el papel de la melanina en organismos vivos frente a la radiación.

Orizaola, investigador del Departamento de Biología de Organismos y Sistemas de la Universidad de Oviedo, recuerda que el "impacto" del accidente en la planta, ocurrido en abril de 1986, fue "severo" en la naturaleza de la zona. Tres décadas después, sin embargo, el entorno de la central se ha convertido en una reserva natural refugio de especies como el lobo, el lince o el oso pardo.

"Determinar el impacto a largo plazo sobre los ecosistemas naturales de un accidente como el de Chernóbil se ha convertido en una prioridad científica y de gestión", destaca, señalando el interés que tiene estudiar allí los procesos de adaptación a la radiación.

Temas

En Tecnociencia

    0
    comentarios

    Servicios

    • YoQuieroUno
    • Radarbot
    • Hipoteca
    • Masajeador