Menú

Diástasis abdominal: ¿Por qué sucede? ¿Cómo corregirla?

La diastasis abdominal puede surgir en el parto, por sobrepeso, un traumatismo. Es daño estético y funcional. Fisioterapeutas y ejercicio la corrigen.

La diastasis abdominal puede surgir en el parto, por sobrepeso, un traumatismo. Es daño estético y funcional. Fisioterapeutas y ejercicio la corrigen.
a person having a stomach ache | Pexels/CC0/Kindel Media

La diástasis de rectos abdominales es una separación de los lados izquierdo y derecho del músculo más externo del abdomen, estos son los músculos que forman las dos hileras verticales centrales del abdomen que constituyen la famosa "tableta". La diástasis está causada por fuerzas que estiran el tejido conectivo llamado línea alba. Esta afección se produce con mayor frecuencia en el embarazo, pero también puede darse en bebés, mujeres mayores y hombres.

¿Por qué debe preocupar la diástasis? Porque entre las funciones de los músculos de la "tableta" están ayudar a las personas a mantenerse erguidas, a flexionar el tronco hacia adelante, a mantener las vísceras en su lugar y también participan en la respiración.

¿Qué es la diástasis abdominal?

La diástasis abdominal es la separación de estos músculos rectos del abdomen como consecuencia de una distensión o rotura de la fascia que envuelve y une estos músculos abdominales, debido a ello, el abdomen pierde su rigidez. Normalmente, una separación de dos centímetros y medio ya se considera diástasis abdominal. La diástasis puede ser:

  1. Funcional: cuando hay una separación de los rectos abdominales por sobreestiramiento de la membrana conectiva que los une. No hay rotura sino un adelgazamiento del tejido.
  2. Anatómica: cuando la separación es mucho más grande, con rotura de la membrana que puede producir hernias de las vísceras e intestinos.

La diástasis de rectos es una afección común que afecta a muchas mujeres durante el embarazo y/o después del mismo. Se puede producir porque a medida que el feto crece dentro del útero, éste se expande, lo que supone una tensión en las estructuras que lo rodean. Mientras el feto va creciendo y el útero se va expandiendo, puede producirse también un estiramiento del recto abdominal. En algunos casos, el debilitamiento y el estiramiento del tejido conectivo de la línea alba crea una separación entre los lados derecho e izquierdo del músculo, o diástasis.

Normalmente, la diástasis abdominal se desarrolla en el segundo o tercer trimestre del embarazo ya que es durante este periodo cuando el feto crece más rápidamente, y puede dar lugar al mayor aumento de la distancia entre los dos lados del músculo. Además, hay varios factores que pueden hacer que una mujer sea más propensa a desarrollar la diástasis de rectos. Entre ellos se encuentran la edad, estar embarazada de varios hijos y tener muchos embarazos.

Además, para una mujer que hace malabares con las muchas tensiones de tener un nuevo bebé, la incomodidad, la debilidad y los cambios en el control postural que pueden resultar de la diástasis de recto pueden afectar negativamente a su calidad de vida.

¿Por qué aparece la diástasis?

Habitualmente se produce durante el embarazo o durante el momento del expulsivo en el parto en la mujer. También puede aparecer tras cirugías de la pared abdominal, por traumatismos en esta zona o en situaciones de obesidad por sobredistensión de estos músculos.

  • En el caso de las mujeres gestantes, aumenta el riesgo en los embarazos múltiples, con bebés de mucho peso, si la mujer embarazada tiene poco tono muscular o si en el parto tiene una etapa prolongada de pujo.
  • También es una situación de riesgo realizar un trabajo o ejercicio de esfuerzo repetido o incorrecto que repercuta sobre la zona abdominal ya que pueden producir la diástasis.
  • Por otro lado, el estreñimiento y la tos pueden afectar negativamente.

¿Cómo puede ayudar un fisioterapeuta?

La fisioterapia es una forma muy eficaz de controlar los síntomas de la diástasis abdominal. Puede mejorar la fuerza y resistencia para que se pueda volver a las actividades normales. Técnicas que utilizan los fisioterapeutas:

  • Diatermia o Radiofrecuencia Indiba. El tratamiento con radiofrecuencia corporal puede ser utilizado por un fisioterapeuta para reducir la diástasis abdominal. Se utiliza después del embarazo y en otras poblaciones adultas. La radiofrecuencia corporal permite activar la regeneración muscular y de tejidos. Se ha demostrado que mejora la función y reduce la cantidad de separación.
  • Estimulación muscular eléctrica. La estimulación muscular eléctrica activa suavemente el músculo recto abdominal. Se ha demostrado que mejora la función y reduce la cantidad de separación.
  • Educación. Se pueden identificar qué movimientos o actividades hay que modificar o evitar mientras se está recuperando de la diástasis. Esto ayudará a progresar con seguridad en las actividades mientras se recupera. Un fisioterapeuta puede enseñar formas seguras y eficaces de recuperar la plena funcionalidad, para que pueda volver a realizar las actividades cotidianas.
  • Entrenamiento postural. Aprender a involucrar los músculos centrales profundos a través de la postura y la respiración es una de las partes más importantes del tratamiento para las personas con diástasis abdominal. Esto implica el entrenamiento postural y la respiración para activar los músculos centrales profundos como una unidad. El entrenamiento postural se centrará en:

– Músculos transversos del abdomen

– Diafragma

– Músculos de la parte baja de la espalda

– Músculos del suelo pélvico

  • Entrenamiento de ejercicios. Hay cuatro capas de músculos del estómago, y todas ellas son importantes en la rehabilitación de la diástasis abdominal. Estos músculos son los:

– Abdominales transversos

– Oblicuos internos y externos

– Recto abdominal

Un fisioterapeuta puede enseñar el tipo y la intensidad de los ejercicios adecuados para cada estado y los objetivos, además puede ayudar a progresar en ellos a medida que se fortalece. El fisioterapeuta también puede tratar los desequilibrios musculares y enseñar a hacer estiramientos y a liberar el diafragma para ayudar a restablecer los patrones normales de respiración.

¿Qué tipos de ejercicio es mejor evitar?

Si hay diástasis abdominal, hay que tener cuidado con el tipo de ejercicio que se realizan, pues algunos son contraproducentes y pueden agravar la lesión.

  • Se deben evitar los abdominales clásicos. Básicamente hay que evitar la hiperpresión en esta zona así que mejor evitar abdominales u oblicuos que exijan fuerza directa en el abdomen.
  • Las pesas o el crosfit, por ejemplo, aquella actividad que ejerce fuerza en el core, la parte central del cuerpo, es mejor evitralo al principio del tratamiento.

En Tecnociencia

    0
    comentarios