Menú

Análisis de 'Godfall'

El mayor problema de Godfall es mezclar comandos de un juego de acción con la precisión necesaria en un título de disparos.

0
El mayor problema de Godfall es mezclar comandos de un juego de acción con la precisión necesaria en un título de disparos.
'Godfall' no será recordado. | Counterplay Games

Cada nueva consola tiene ese tipo de juego que llama la atención porque es uno de los primeros en ser anunciados para la plataforma, y con ello recibe cierto grado de atención durante la campaña promocional del dispositivo a estrenar. Entonces, justo en ese periodo sale a la luz, confundiéndose entre la emoción y el impacto causado por la novedad. Es inevitable que termine en manos de mucha gente, ya pasó con Shadow Fall en PlayStation 4 o Ryse: Son of Rome en Xbox One. El juego en esta ocasión es Godfall, que pasará a la historia de PlayStation 5, como el "juego olvidable" de su catálogo inicial.

A río revuelto

Anunciado en 2019, el título de Counterplay Games fue el primero en ser presentado para la nueva consola de Sony, algo que inmediatamente atrajo toda la atención de la prensa, después de todo, las novedades sobre PS5 eran muy escasas y cualquier información se consideraba muy valiosa. Pero ahora comprobamos que Godfall no es capaz de destacar, se encuentra varado, en el mejor de los casos, como una mera demostración técnica del nuevo sistema, es ese tipo de juego ideal para los escaparates de las tiendas que muestran al viandante los fastuosos gráficos del recién estrenado dispositivo.

godfallrev03.jpg

En realidad, la propuesta nos deja una reunión mal avenida de muchos elementos de acción contrastados en los juegos más populares del género durante la generación PS4/Xbox One, como por ejemplo Dark Souls o God Of War intercalando, además, con cierta torpeza, otra capa de recolección de elementos vistos en juegos como Destiny o Borderlands.

Dos hermanos, dos dioses

Para dar sentido a todo esto se ha creado una historia con su principio, nudo y desenlace. Nada memorable, pero al menos sirve de nexo de unión entre las escenas de juego. Su trama sitúa al jugador como un Valoriano expulsado de su propio reino por Macros, en su codiciosa búsqueda de convertirse en Dios. Esto puede ser un elemento de perdición para el mundo de Aperión, por lo que Orin, nuestro protagonista, emprende un viaje para frustrar sus planes. Sobre el resto de la historia no hay otros elementos interesantes, ya sea por emplear una estructura demasiado predecible, por la incapacidad de los personajes para generar empatía o por que la trama se desenvuelve con el único objetivo de abrir fases en el transcurso de las 15 horas por las que se extiende el juego.

A lo largo de toda la aventura se repiten los mismos tonos de voz monótonos que carecen de rostros humanos para terminar ofreciendo un desfile de armaduras que conversan, más que una historia con personajes dotados de metas y aspiraciones que puedan empatizar mínimamente con el jugador. La historia, por supuesto, es un elemento secundario dentro de Godfall, ya que su propuesta sumerge al jugador en una serie de misiones donde es importante recolectar recursos para mejorar los que ya tienes, enfrentarte a jefes y repetir el proceso para recoger sellos que abren desafíos adicionales para aquellos con equipo de nivel alto.

godfallrev01.jpg

El combate cuerpo a cuerpo en tercera persona, es plenamente funcional e incluso divertido en muchos pasajes, pero tampoco termina de destacar especialmente. Su mayor problema es mezclar comandos de un juego de acción con la precisión necesaria en un título de disparos, lo que invariablemente resulta en golpes en la dirección incorrecta, algo que, sumado a la mala gestión de la cámara, favorece el error en la mayor parte de acciones ofensivas cuando estás rodeado, entre otras lindezas. Derivado del efecto "novedad", encontramos algunas características originales del control DualSense, como la variación de presión en los gatillos durante los ataques fuertes y otras posibilidades hápticas que aportan interesantes sensaciones en el combate cuerpo a cuerpo.

godfallrev02.jpg

Época de recolección

La mejor parte del combate en Godfall terminan siendo las peleas contra los jefes, que comparten algunos niveles de complejidad más elaborados que los enemigos estándar. Aun así, el mayor desafío es el elevado nivel de daño que producen, mientras que los patrones de ataque son fácilmente predecibles y siempre ofrecen un generoso margen para ser atacados.

Godfall se ha diseñado desde cero teniendo en cuenta el modo cooperativo. Puedes superar el juego entero solo, con uno o dos amigos. Para armar a los Valorianos contamos con cinco clases de armas, 90 tipos de enemigos y más de 12 Valorplates (equipo legendario). Esto se traduce en multitud de elementos de botín, tantos, que llegan a confundirse en muchos momentos, ¿cuál es la necesidad de tener cinco tipos diferentes de equipos defensivos? En este sentido, el elemento más interesante acaba siendo como lucen las diferentes armaduras que puedes obtener a lo largo de la aventura.

Hablando de gráficos, este es el punto más destacado de Godfall. Cada título de lanzamiento para una nueva consola es, de alguna manera, un juego para evaluar en sus aspectos más técnicos, y en Counterplay parecen ser especialmente conscientes de ello, trabajando con escenarios y texturas extremadamente brillantes que demuestran el potencial gráfico de PlayStation 5.

Conclusiones

Dentro de unos cuatro o cinco años, cuando inevitablemente recordemos el comienzo de la generación de PlayStation 5 y Xbox Series, también acudirán a nuestra mente muchos de los primeros títulos que jugamos en estas consolas. Seguramente recordaremos que, aunque esta generación habrá acumulado algunos juegos importantes, también se lanzarán títulos desastrosos, algunos de sus nombres incluso sacudirán nuestros recuerdos. Pero seguramente nadie querrá acordarse de Godfall.

Temas

En Tecnociencia

    0
    comentarios

    Servicios