Menú
Juan Manuel González

Hollywood pide perdón

0

Si los ricos también lloran, en Hollywood también saben piden perdón. Más o menos. Porque -curiosamente- en dos de los casos las declaraciones coinciden con la cercanía de dos estrenos de los mismos directores y de los que se espera mucho en la taquilla de este verano, como son Capitán América y Transformers III.

Quizá ustedes ya se hayan olvidado de Transformers: La venganza de los caídos, un carísimo juguete dirigido por Michael Bay, director que no destaca por andarse por las ramas, ni en sus películas ni en sus declaraciones. Bay reconoce ahora que el filme fue "un desastre" -un desastre que, como recuerda LA Times, recaudó 836 millones de dólares en todo el mundo...- y eso que todavía nadie ha averiguado de qué demonios iba.

Bay lo achaca a la atroz huelga de guionistas que tuvo lugar en el año 2008, y que obligó a cambiar los planes de mil producciones en aquel momento. "Hirió el film e hizo las cosas difíciles a todo el mundo". Según Bay, "tuvimos tres semanas para tener nuestra historia, y nos metimos en la película sin un guión. Es duro hacer eso", dice el director de La Roca. Y confiesa que realmente "escribimos el guión en la sala de montaje, tratando de formar una historia" en ella. Ya nos habíamos dado cuenta.

Tenemos que recordar que Transformers III, que llegará en julio de este año, llega con la intención de hincar sus dientes metálicos en la cartelera con igual o más intensidad que las anteriores. "Ahora con la tercera vamos a volver al origen, y creo firmemente que va a ser mejor que la segunda" ¿Se aburren? Yo sí. Michael Bay es un personaje en absoluto aburrido, y mucho más interesante cuando se enfada con otros.

Como cuando le dio una soberana patada a Megan Fox debido a las nefastas relaciones que tuvieron en el set de la segunda película, en un cruce de declaraciones mutuas que derivó en el despido de la actriz y su sustitución por la modelo debutante Rosie Huntington-Whiteley. En LA Times Bay se revuelve en la silla cuando se lo recuerdan. "no quiero hablar de ello, pero obviamente hemos cambiado de chica".

Otro que tal es Joe Johnston, responsable de Jurassic Park III y de una de las decepciones comerciales y artísticas del año pasado, El Hombre Lobo –que un servidor encontró de lo más simpática pese a sus innumerables fallos-. Retrocedamos un poco: Johnston se hizo cargo del proyecto una vez el director inicialmente previsto, Mark Romanek (Retratos de una obsesión) abandonase la producción por las continuas injerencias de Universal muy poco tiempo antes de que el rodaje tuviera que iniciarse. Johnston recuerda que tuvo apenas "tres semanas de preparación, un tiempo ridículamente inadecuado para juntar las piezas" de un largometraje de este tipo.

"Me hice cargo del proyecto por dinero, la única vez vez en mi carrera que he dejado que lo financiero entrase en el proceso de decisiones". Y promete, en un arrebato de miedo escénico, hacerlo mejor en El Capitán América.

El tercer caso es el de The Green Hornet, de Michel Gondry. El realizador que sorprendió con cintas tan originales como Olvídate de mí o La ciencia del sueño y que renovó el arte del vídeo musical, se ha sumergido, en un movimiento inesperado, en los abismos de la comedia de acción hollywoodiense. The Green Hornet es un costoso filme que no acaba de hallar el equilibrio entre lo tradicional y lo moderno, y mucho menos entre los requerimientos de una cinta de esas características y la arrolladora personalidad del francés.

En otra entrevista, asegura que "es divertido, porque los productores me preguntaban si haría una película independiente de gran presupuesto o una superproducción discreta. Les dije lo que esperaban oír: que sería un gran éxito".

En otras declaraciones promocionales, Gondry ha deslizado que The Green Hornet "no es realmente mi película" debido a la presencia de Seth Rogen, su protagonista, en las facetas de producción y guión de la película. Gondry también se descolgó con unas palabras quizá poco afortunadas sobre la ideología de los superhéroes, considerando a los seguidores de los mismos eran poco menos que empollones y que "sus valores son fascistas. Todas esas personas con capas, mascaras y botas. ¡El imaginario de los superheroes es totalmente fascista!".

La película, de todas formas, ha levantado el vuelo en la taquilla americana con una correcta recaudación de 35 millones de dólares en su primer fin de semana.

En Cultura

    0
    comentarios
    Acceda a los 8 comentarios guardados

    Servicios