Menú
Juan Manuel González

Robocop es negro

0

El remake de Robocop que está filmando el brasileño Jose Padilha (Tropa de élite I y II) en Canadá se ha convertido en la comidilla de los mentideros cinemagráficos de este fin de semana. Y no por la escasa necesidad de su existencia, que está fuera de toda duda, sino por el traje de marras que viste su protagonista, Joel Kinnaman (de la serie The Killing). En efecto, los fans irredentos de la famosa película que dirigió Paul Verhoeven en 1987 están tremendamente cabreados porque la armadura de Robocop es de color oscuro y no metálico. El realizador brasileño reveló en su momento que la inspiración estaba en la neurociencia, más que en la hidráulica o la mecánica.

No es la primera vez que el remake salta a los medios de comunicación antes de tiempo. Este verano se filtró el guión completo que, como era de esperar, no gustó en absoluto a los que se pasan el día comentado cosas en internet. Al parecer, el nuevo filme escrito por Josh Zetumer y el propio Padilha se desarrolla justo en lo que descartó Verhoeven, es decir, en ese salto entre hombre y máquina que el holandés que se resolvía en apenas un cambio de plano. Robocop narrará la confección del policía robótico en tres o cuatro ensayos con un traje distinto en cada ocasión, casi como la primera entrega de Iron Man de Marvel. El primero de ellos, de hecho, será muy similar al de la saga de películas originales y será extremadamente torpe, lo que servirá a Padilha para hacer tres o cuatro guiños humorísticos.

En añadidura a ello, hace unas semanas el realizador Walter Salles, que ahora está presentando su adaptación de En el camino, reveló en una rueda de prensa a colación de su película que su compatriota Padilha estaba pasándolo realmente mal con la película, teniendo que luchar por cada decisión artística contra el estudio y los productores. El realizador salió del paso poco después asegurando que la información que dejó escapar Salles era cierta, pero que la película estaba saliendo como él quería pese a las contrariedades. Está por ver que Padilha, un realizador que de momento al menos puede presumir de integridad artística, pueda mostrar el nivel de violencia y sátira (empresarial, política, social) de las dos primeras entregas de la serie.

Sea como fuere, el reparto del nuevo Robocop es, eso sí, tremendamente vistoso. Padilha ha fichado al sueco Joel Kinnaman (Dinero sucio, El invitado) para sustituir a Peter Weller (que por cierto, era actor del método, con todo lo que ello significa a la hora de imitar una máquina…). El villano finalmente será interpretado por Michael Keaton (sustituyendo al inicialmente previsto Hugh Laurie), y también figuran Samuel L. Jackson (como un magnate de la comunicación) y Gary Oldman (el científico responsable de crear a Robocop, y que se debate entre los intereses corporativos y los humanitarios).

En Cultura

    0
    comentarios
    Acceda a los 3 comentarios guardados

    Servicios