Menú
Rosa Belmonte

Matilda cumple 25

Matilda es una película inolvidable y una canción también inolvidable de Harry Belafonte.

Rosa Belmonte
0
Matilda es una película inolvidable y una canción también inolvidable de Harry Belafonte.
Matilda | Tri Star

Danny DeVito es un geniecillo, y si un geniecillo se junta con un genio puede salir algo grande. Digo geniecillo por bajo. Roald Dahl era muy alto. Y un genio también. De la unión de los dos salió ‘Matilda’ (1996), que ha cumplido 25 años. El retrato de Magnus, el padre de Miss Honey, la profesora buena, es de Roald Dahl. Y Miss Honey es un personaje que rechazó hacer Mariska Hargitay. También Winona Ryder. ¡Y Rosie O’Donnell! Pero vamos a ver, qué diferencia hay entra la señorita Trunchbull y Rosie O’Donnell. Es una película que no necesita versiones nuevas (aunque lo nuevo de Netflix sea adaptación del musical). El propio DeVito dijo que le habría gustado hacer una segunda parte, pero hace 25 años. Con Mara Wilson pequeña todavía. Matilda no ha envejecido. Además, y de manera extra cinematográfica, es una película con mucha ternura detrás. Danny DeVito y Rhea Perlman, padres espantosos en la ficción, acogieron a Mara Wilson (Matilda), cuya madre se estaba muriendo de cáncer. De hecho, se murió durante la producción. Por eso está dedicada a ella. Danny y Rhea no sólo la llevaban a casa a comer, la hacían reír, jugaban con ella y la animaban todo el rato, sino que Danny DeVito se hizo con una copia sin terminar para llevársela al hospital.

Podríamos discutir cuál es la mejor película como director de Danny DeVito, si Matilda o La guerra de los Rose. Me quedo con la primera por mucho que me guste la segunda y los niños gordos de Michael Douglas y Kathleen Turner.

Danny DeVito quería a Mary Kate y Ashley Olsen para hacer de Matilda, pero estaban haciendo Dos por el precio de una. No parece ahora que Mara Wilson sea reemplazable. Ni Pam Ferris como la señorita Trunchbull, por muy maquillada que esté para parecer un ogro. DeVito le pedía que permaneciera metida en el papel todo el rato, no sólo en sus escenas, para que los niños estuvieran asustados siempre. Una técnica de dirección actoral parecida a la leyenda según la cual Avedon asustó a los duques de Windsor para su famosa foto. Los vio tan fríos y estirados en su suite del Waldorf Astoria que les dijo que yendo al hotel en taxi había atropellado a un perro y este había muerto en el acto. Así habría conseguido la imagen de la pareja con cara de susto a dúo. Como dijo China Machado (modelo de joven y luego editora de Harper’s Baazar, Avedon consiguió que Eduardo y Wallis tuvieran aspecto de sapos.

La viuda de Roald Dahl durante la producción era Liccy Dahl y la muñeca que Miss Honey tenía de niña (en la película, no en la novela) se llama Liccy Doll. Sí sale en la novela lo del corazón latiendo de un ratón. Es una referencia a Las brujas, donde la protagonista y su abuela hablan de lo mismo. Se cree, además, que la señora Trunchbull estaba basada en la directora del colegio de Liccy Doll, muy creativa en los castigos. Pero lo cierto es que Roald Dahl también estuvo en colegios espantosos, así que pudo inspirarse en su propia vida.

Matilda es una película inolvidable y una canción también inolvidable de Harry Belafonte. No sale en la película, pero sí se usó en el set cuando Matilda baila usando sus poderes. Pero la música que luego se puso fue ‘Little Bitty Pretty One, de Thurston Harris.

Después de saber que podía haber estado, lo único que echo de menos en la película es a Mariska Hargitay como Miss Honey. Aunque no, no la veo. Mejor persiguiendo violadores.

En Cultura

    0
    comentarios

    Servicios

    • Inversión
    • Seminario web
    • Radarbot
    • Historia