Menú

'Memory', un drama romántico con Jessica Chastain y Peter Sarsgaard

Memory, estrenada en cines, es un drama romántico independiente sobre dos marginados que se enamoran a pesar de todo.

Memory, estrenada en cines, es un drama romántico independiente sobre dos marginados que se enamoran a pesar de todo.
Memory, con Jessica Chastain y Peter Sarsgaard. | A Contracorriente

Es un tanto difícil descifrar de dónde vienen los problemas en una película tan interesante como Memory, en la que el director Michel Franco desgrana la amistad entre una enfermera traumatizada por su pasado y un enfermo de demencia. Porque interesante es, pero los problemas -muchos de ellos de su necesidad de subrayar que esto no es una película de Hollywood- persisten, y resulta un tanto duro enumerarlos dado el valor de sus aciertos.


El mexicano Michel Franco, responsable de Sundown y Nuevo Orden y autor también del guion, aborda el melodrama con una seriedad que en ocasiones le facilita sumergirse, y hasta cierto punto subvertir, cuestiones tan espinosas como el consentimiento sexual, la depresión y la enfermedad, adentrándose en la genuina vulnerabilidad de quien resulta la verdadera cautiva de sus memorias en la película: el personaje de una brillante Jessica Chastain.

Pero eso tiene una contrapartida, y resulta ser un tanto mortal para el film. Franco aborda el género romántico con una puesta en escena fría y distante que en ocasiones le permite observar de manera objetiva esos traumas, reflexionar incluso sobre la responsabilidad de cada uno sobre sus propios recuerdos, pero que frena la intensidad de la película y de sus grandes virtudes, las interpretaciones de la pareja de actores, cuando la historia pide a gritos vivir algo tan puro e incontenible como es un apasionado romance. Esa rigidez absoluta, a veces un tanto forzada, amortigua todos los grandes momentos que Peter Sarsgaard, en uno de esos papeles destinados a coleccionar premios (y sin duda una de las interpretaciones del año) le sirve en bandeja al director, así como la resolución apresurada de ciertos aspectos clave relativos al personaje de Chastain y la -atención- sorprendente Jessica Harper.

Franco aprovecha la ocasión para, en todo caso, provocar dudas en el espectador tanto con la viabilidad de la relación de dos personajes marginados como con cuestiones tan coetáneas como la identidad de género... y la identidad en general, como la que a pasos forzados pierde el personaje de Sarsgaard. Aspectos que la tristeza a menudo impostada de la película no ocultan del todo.

Temas

En Cultura

    0
    comentarios

    Servicios

    • Radarbot
    • Biblia Ilustrada
    • Libro
    • Curso