Menú

El Frente Popular y Doñana

Frente Popular quiso convertir la zona en lugar de pasto de ganado cabrío. En 1936 se terminó declarando Doñana "finca de utilidad social".

Alfonso V. Carrascosa, científico del CSIC
0
Frente Popular quiso convertir la zona en lugar de pasto de ganado cabrío. En 1936 se terminó declarando Doñana "finca de utilidad social".
Pedro Sánchez en Doñana | Cordon Press

Este 2019 se han cumplido 50 años de la declaración de Doñana como Parque Nacional. Durante la reciente Cumbre del Clima hemos visto a miembros del Gobierno socialista en funciones posando con el actor Harrison Ford porque el glamour del imperialismo yanqui es irresistible. La progresía mundial se considera la única defensora legítima del medio ambiente, pero lo cierto es que los ancestros ideológicos de la izquierda española no lo fueron tanto, y no hay más que tirar de la historia para darse cuenta de ello, para desbaratar el discurso de superioridad moral en materia medioambiental que los herederos del Frente Popular se conceden a sí mismos.

En 1931 muere el Duque de Denia y de Tarifa y llega la Segunda República. Los ánimos se calientan y el Ayuntamiento almonteño busca el modo de demostrar el origen comunal de los terrenos de Doñana para hacer triunfar su tesis de que los nobles robaron la finca para convertirla en su recreo y que por tanto hay que devolvérsela al pueblo. Hay un primer intento de expropiación de las tierras para convertir el importantísimo enclave ecológico en fincas de labor y conjura el peligro un informe científico de Luis Benedito (famoso taxidermista del Museo Nacional de Ciencias Naturales cuyas piezas se exhiben en la actualidad en la exposición "Naturalezas recreadas"). Lo contó Aquilino Duque en 1977 en su obra El mito de Doñana.

Pero el siguiente envite lo sufriría Doñana tras la llegada al poder del Frente Popular. Entonces se pretendió convertir la zona en lugar de pasto de ganado cabrío. Al amparo de la Ley de Reforma Agraria de 1936 la Dirección General de Reforma Agraria frentepopulista terminó declarando Doñana como ‘finca de utilidad social’, que era lo mismo que firmar su sentencia de muerte. La desgracia de la Guerra Civil daría al traste con el intento, y entonces ocurriría lo inesperado.

A Francisco Franco le presentaron un proyecto de convertir en eucaliptales la zona. Era en este caso un negocio redondo. Pero el lugar era también objeto de estudio científico por el recién creado Consejo Superior de Investigaciones Científicas, que celebra este 2019 su 80 aniversario. A principios de los años 50 el afán investigador de algunas de las personas vinculadas al Museo Nacional de Ciencias Naturales, ¡como Francisco Bernis o Jose Antonio Valverde, unido al espíritu conservacionista tanto de ellos como de José Ibáñez-Martín y Jose Mª Albareda, presidente y secretario general fundadores del organismo y con el acuerdo de propietarios de terrenos –bodegueros incluidos– se obró el milagro. Una vez más la historia, y no la Memoria Histórica, no deja lugar a dudas: la dictadura franquista hizo más por Doñana que cuando regía los destinos de España el Frente Popular, es decir, los ancestros de los actuales autodenominados ‘progres’.

Como reza la web de la Estación Biológica de Doñana

"…en enero de 1965, cuando la Estación Biológica de Doñana (EBD) fue creada por José Ibáñez Martín (el entonces Presidente del CSIC) como un instituto de investigación del Consejo dedicado al estudio de la ecología terrestre…"

En octubre 1969 se pondría en marcha el Parque Nacional de Doñana de la mano nuevamente de las derechas, al igual que ocurriera con Pedro Pidal y el Parque Nacional de Covadonga, primero en fundarse en España.

En Cultura

    Servicios