Menú

Y entonces llegó 1987

Repasamos los diez mejores discos de un año de cambio para la música.

0
Disco 'The Joshua Tree' de U2 | Archivo

Después de repasar los mejores trabajos musicales editados en 1967 y 1977, resultaba inevitable dar un paseo por los más destacados de 1987. Primero, porque resulta interesante comprobar cómo evolucionaron algunos proyectos, pero también porque en esa época iban a figurar algunos artistas y estilos que consolidaban un cambio en la música: una pequeña revolución de obras alternativas que servirían de referencia para años posteriores en la música, ya sea a través de esos mismos artistas, o de otros que se basaron en ellos. Por otro lado, ya tocaba hacer la lista de los mejores de hace treinta años, ¿no? Pues vamos allá.

En primer lugar, destacamos unos cuantos trabajos que, bien por apreciación subjetiva o debido a cierta falta de criterio, se han quedado fuera de los diez principales del año: es el tiempo de las menciones honorables. Así, conviene recordar discos como Faith de George Michael y Kick, de INXS, en el terreno del pop. A su lado, caminaría uno de los últimos grandes trabajos de Michael Jackson, como es Bad. No nos olvidamos de proyectos de culto, como The Cure y su Kiss me, kiss me, kiss me, o The Replacements con Please to Meet Me.

En cuanto al rock, merece la pena recordar el álbum homónimo de Whitesnake (que solemos llamar, precisamente, 1987), y el regreso de Aerosmith con su Permanent Vacation. Springsteen brillaba una vez más con Tunnel of Love, y el metal se asomaba de nuevo con obras como Among de Living, de Anthrax, y Keeper of the Seven Keys Pt. 1, de Helloween. Y, tras olvidar sin duda unos cuantos discos de importancia, vamos con los diez que componen la lista.

10. 'Hysteria', de Def Leppard

Tardaron casi tres años en completarlo, debido entre otras cosas al terrible accidente en el que el batería Rick Allen perdió un brazo. La banda británica despachó decenas de millones de copias vendidas de un disco tan esperado como irresistible, lleno de temas de rock sin fisuras, facturados bajo la producción del infalible Mutt Lange. Canciones como "Rocket", "Animal" o "Pour Some Sugar on Me" se convirtieron en enormes éxitos casi al instante, dinamitando los mercados y convirtiendo a Deff Leppard en uno de los grupos más populares del momento, que resurgía de sus cenizas a lo grande.

hqdefault.jpg

09. 'Music for the Masses', de Depeche Mode

Bromeando con la idea de hacer música más comercial, la banda firmó con este título uno de sus trabajos más destacables. Con un Dave Gahan inmenso en las voces y un Martin Gore en plena ebullición creativa, el disco triunfo entre la crítica y un público cada vez más creciente, y serviría de anticipo del icónico Violator. Por aquellos días, la formación ya contaba con una base más que sólida de fans, pero a raíz de este álbum crecería tanto como la oferta de música electrónica de calidad.

hqdefault.jpg

08. 'Your Living All Over Me', de Dinosaur Jr.

Segundo disco de la formación de Massachussets, con el que J. Mascis y Lou Barlow daban un golpe sobre la mesa, para anticipar gran parte del rock alternativo que dominaría en la década posterior. Barlow dejaba retazos de su proyecto paralelo Sebadoh, pero sin duda lo que impera en el álbum es la receta de punk, rock, hardcore, psicodelia y distorsión. Todo un referente que se adelantaba a su tiempo, sin perder ni un ápice de sensibilidad en su elaboración. El mejor trabajo de una banda con unos cuantos discos a destacar.

hqdefault.jpg

07. 'Sister', de Sonic Youth

Si antes hablábamos de grupos seminales… Sonic Youth se lleva la palma en esta época, por encima casi de todos los demás, si exceptuamos a gente del calibre de Pixies. Lee Ranaldo, Thurston Moore y Kim Gordon llevaban ya algunos años dando guerra cuando esta obra salió al mercado, pero es con este disco con el que se asientan como ese grupo capaz de lograr belleza en el caos sonoro, encontrando una firma musical tan lograda como imitada. Si existe una banda capaz de seguir siendo influyente desde una perspectiva puramente artística en el rock de las últimas décadas, esos son Sonic Youth, verdaderos representantes de la vanguardia del rock en muchos aspectos, que firmaban uno de sus mejores esfuerzos con estas once composiciones. Para seguir la trayectoria del rock a partir de aquí, hay que escucharlos sí o sí.

hqdefault.jpg

06. 'Document', de R.E.M.

Todavía en su época independiente, Michael Stipe y los suyos se convirtieron en la banda a seguir durante los ochenta. Su seguimiento a través de las emisoras del circuito universitario estadounidense, unidas a un perfecto equilibrio de excelencia entre sus discos, hicieron de este período uno de los más interesantes para la banda, capaz de firmar elegías tan descarnadas como "The One I Love", y al mismo tiempo, temas tan inimitables como "It’s the End of the World as We Know it (and I feel fine)". Se trata de la primera ocasión en la que trabajan con Scott Litt en la producción, con el que editarán sus mejores trabajos en años posteriores, y significo el precedente del éxito que supondría Green, y su paso al mercado de las multinacionales, en el que ni su ritmo ni su música se resintieron.

hqdefault.jpg

05. 'Appetite for Destruction', de Guns N’ Roses

Uno de los mejores discos de debut de las últimas décadas. Un puñado de canciones de rock tan sólidas como incontestables, que cimentaron la leyenda de la banda, y pusieron de relieve el poder de los himnos del género, sin perderse en baladas kilométricas ni en versiones innecesarias. La banda de Los Ángeles llenó los estadios de todo el mundo en una de las giras más impactantes y agitadas de la época, demostrando que,6 cuando una banda rock toca bien y lo suficientemente alto, la gente escucha y disfruta hasta el éxtasis.

hqdefault.jpg

04. 'Frank’s Wild Years', de Tom Waits

Una muestra perfecta de poesía hecha música, teñida por la suciedad de los callejones por los que pululan los versos del artista con frecuencia. A la hora de elegir el mejor trabajo de Waits, siempre habrá diferencias, pero este disco siempre aparece entre las opciones más señaladas. Un viaje conceptual al universo del autor, en el que sobresalen varios puntos que, de forma inevitable, reaparecen con frecuencia en diversos proyectos audiovisuales, como el "Way Down to The Hole", protagonista en la cabecera de la mítica serie The Wire (tan recomendable o más que este excelente disco). Imposible olvidar también "Innocent When Your Dream", rescatada con acierto para el film Smoke, una obra tan de culto como este listado de canciones.

hqdefault.jpg

03. 'Sign O’ The Times', de Prince

Cómo echamos de menos a Prince… sobre todo, cuando acudimos a obras tan eclécticas, acertadas y ejecutadas con tanta maestría como este disco. Tan excesivo en su formato de doble álbum como el propio artista, llevó un paso más allá el personal camino de su artífice, desafiando a industria, fans y crítica para que entraran en el juego que proponía, consiguiendo al mismo tiempo que su obra sonase comercial y llena de virtuosismo al mismo tiempo. Echamos de menos a Prince y a esa época en la que el término pop no tenía un sentido peyorativo.

hqdefault.jpg

02. 'Strangeways, Here we Come', de The Smiths

El último trabajo de estudio de Marr, Morrisey y compañía resultó ser un disco quizá no tan bueno como su "The Queen is Dead", pero al que pocos artistas podían hacer sombra. Porque el binomio creativo de estos dos, unido al magnetismo del propio Morrisey, basta y sobra para traer un testamento musical a la altura de la ocasión. Siendo quizá el mejor letrista de su generación, Morrisey representa su hipnótico papel, vestido con la música de un Johnny Marr inmenso en casi todos los pasajes de esta obra. Normal que sean reverenciados por músicos que triunfarían en años posteriores, logrando además cifras de ventas a las que los Smiths no pudieron llegar. Cuando preguntamos por eso que en los noventa se llamó britpop, hay que recordar que uno de los pilares en los que se asentó el movimiento fue esta banda, auténtico imán para los fanzines de música alternativa hasta la llegada de internet.

hqdefault.jpg

01. 'The Joshua Tree', de U2

Tenía que ser éste, y por muchas razones (y eso que, al menos para el que escribe, no es el mejor disco de la banda). Para empezar, es el disco que colocó a Bono, The Edge, Adam Clayton y Larry Mullen Jr. en el punto más alto de la escena musical, haciendo de ellos la banda más grande del planeta en 1987. Además, se trata del Everest particular de todas las bandas que aspiran a dicho título, un espejo en el que mirarse para aspirar a esa grandeza… espejo en el que casi todos se ven feos por comparación (Coldplay, no estoy mirando a nadie…). La espiritualidad y la introspección caminan de la mano del compromiso en cada letra, enviada en el manto atmosférico de las guitarras y una sólida sección rítmica. Además, por si faltasen motivos, recordad que todos hemos cantado "With or Without You" alguna vez (sí, tú también, reconócelo), y no como se canta una canción de moda: lo hemos hecho con ese respeto autobiográfico que guardamos para las grandes ocasiones, y no es la única del tracklist que entra en esta categoría. Desde el primer riff hasta el cierre, el disco se erige como el gran icono del año, y es que hay ciertas cosas que, aún siendo obvias, no dejan de ser ciertas.

hqdefault.jpg

En Cultura

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios

    Máster EXE: Digital Marketing & Innovation
    España Baila Flamenco