Menú

España perdona a Italia en el estreno

Los azzurri plantaron cara y se adelantaron con un gol de Di Natale, aunque Cesc lo neutralizó sólo tres minutos después.

0

La selección española, defensora del título logrado hace cuatro años en Viena, ha iniciado su participación en la Eurocopa de Polonia y Ucrania con un empate (1-1) ante Italia. Después de una primera parte muy intensa, Di Natale, que había entrado al campo en lugar de Mario Balotelli, adelantaba a los azzurri a la hora de partido, mientras que Cesc Fábregas establecía la igualada sólo tres minutos después. España tuvo varias oportunidades más para haber logrado la victoria, aunque Fernando Torres estuvo fallón.

Lució el sol en Gdansk, la perla báltica, en cuyo estadio se congregaron unos 10.000 aficionados españoles, que fueron mayoría ante los italianos, para animar a los campeones de Europa y del mundo. Lo iba a necesitar el equipo de Vicente del Bosque ante una selección siempre correosa y competitiva, dispuesta a ir al límite sobre el césped por muchos que sean los problemas que la sacudan.

Sorprendió el técnico salmantino con su once titular al dejar en el banquillo a Fernando Torres y Álvaro Negredo, dos de los delanteros centros puros, y apostar por un nueve falso como Cesc Fábregas. En el otro bando, Cesare Prandelli, quien ha cambiado la cara a los tetracampeones del mundo, puso en liza un 3-5-2, con un centrocampista como De Rossi actuando como líbero por delante de los dos centrales –Bonucci y Chiellini–. Por delante de un poblado centro del campo, zona en la que sobresale el talento de Andrea Pirlo, jugaron dos habilidosos delanteros como Mario Balotelli y Antonio Cassano.

El inicio del encuentro fue el esperado, con la selección española teniendo la pelota en su poder. Poco a poco los campeones, con Iniesta echándose el equipo a la espalda, empezaban a buscar las cosquillas a la zaga azzurra y a llegar al área de Buffon, aunque lo intentaron demasiado por el centro. Fue imposible por ahí, donde De Rossi se erigía en el jefe de la zaga. El futbolista de la Roma supo frenar en todo momento tanto al albaceteño como a Silva, quien poco a poco fue abandonando la banda para venirse al centro.

Se empezaron a soltar los transalpinos, que afrontaban el envite con ganas de vendetta después de lo ocurrido en los cuartos de final de la Eurocopa de Austria y Suiza 2008, cuando quedaron eliminados en los penaltis por el equipo que a la postre se proclamó campeón. Llegado al ecuador de la primera parte, Italia dispuso de la primera oportunidad clara. La tuvo Cassano con un remate raso y cruzado, aunque el balón salió desviado.

Prandelli supo leer el partido y sus pupilos contenían las embestidas, más bien tímidas, de una España que insistía en atacar por el centro. Fue Iniesta quien trataba de romper la muralla italiana, primero con un disparo raso que interceptó Buffon y luego, llegando al descanso, con un remate de primeras, tras un gran servicio en largo de Xavi, que se marchó por encima del larguero. 

Sin embargo, la mejor ocasión fue para los italianos. Justo antes del intermedio, Motta pudo haber marcado el 0-1 con un formidable cabezazo a bocajarro. Pero llegó el paradón de San Iker, de nuevo salvador ante Italia, como hace cuatro años. Con el 0-0 se llegó al descanso.

Los fallos de Torres

No quiso sorpresas el equipo italiano en la segunda parte, aunque las dos primeras ocasiones fueron para España: primero con un disparo lejano de Cesc que atrapó Buffon y, sólo un minuto después, con un remate cruzado de Iniesta, casi sin ángulo, que salió desviado por muy poco. Eran los mejores minutos de un partido vibrante y en el que la tensión se podía cortar con un cuchillo.

Prandelli movió el banquillo y dio entrada a Di Natale por un Balotelli que apenas estaba aportando nada en el ataque italiano. Lo suyo fue llegar y besar el santo. Cuando sólo llevaba cuatro minutos en el campo (m.60), el habilidoso delantero del Udinese recibió un gran pase en profundidad de Pirlo, se marchó de Sergio Ramos y se plantó ante Casillas para acabar superándolo con mucha clase. Era el 0-1, un mazazo para un equipo español que dominaba pero no terminaba de rematar las jugadas.

Sin embargo, la alegría italiana duró muy poco. En concreto tres minutos, lo que tardó Cesc Fábregas en empatar el partido. El futbolista de Arenys de Mar recibió un exquisito pase interior de Silva y batió a Buffon con calidad.

A partir de entonces, tanto Del Bosque como Prandelli movieron el banquillo. El seleccionador español dio entrada a Navas por Silva, con la intención de abrir el campo, mientras que el italiano metió al talentoso Giovinco por Cassano. Después de una buena acción individual de Jordi Alba, un descubrimiento para este equipo campeón del mundo y cuyo futuro parece estar en Barcelona, Del Bosque metió en el campo al nueve que reclamaba la afición española: Fernando Torres.

Aprovechando la velocidad de Navas por el costado derecho y del Niño por el centro, España empezaba a plantarse cada vez con más peligro en los pagos de Buffon. El delantero del Chelsea tuvo dos claras ocasiones para haber dado la victoria a España en la recta final –especialmente una en la que no pudo superar al meta de la Juventus con una vaselina–, mientras que Di Natale también rozó el gol italiano con una volea, tras centro de Giovinco desde la izquierda, que hizo estremecer los corazones españoles.

Al final, reparto de puntos entre España e Italia que deja todo igual de abierto en la lucha por la primera plaza del grupo C. El próximo compromiso de los campeones, el próximo jueves ante Irlanda en este mismo escenario del Arena Gdansk, donde la ilusión continúa intacta tras lo visto en este debut.


Ficha técnica

España, 1: Casillas; Arbeloa, Sergio Ramos, Piqué, Jordi Alba; Busquets, Xabi Alonso, Xavi, Iniesta, Silva (Navas, m.65); y Cesc (Fernando Torres, m.73)
Italia, 1: Buffon; Bonucci, De Rossi, Chiellini; Maggio, Marchisio, Pirlo, Motta (Nocerino, m.89), Giaccherini; Cassano (Giovinco, m.65) y Balotelli (Di Natale, m.56)

Goles: 0-1, m.60: Di Natale; 1-1, m.63: Cesc
Árbitro: Viktor Kassai (Hungría). Mostró tarjeta amarilla a los italianos
Balotelli (m.37), Bonucci (m.66), Chiellini (m.78) y Maggio (m.88), y a los españoles Jordi Alba (m.66), Arbeloa (m.83) y Torres (m.83)
Incidencias: Partido correspondiente a la primera jornada del Grupo C disputado en el estadio Arena Gdansk ante la presencia de 39.000 espectadores, entre ellos unos 10.000 seguidores españoles. Estuvieron en el palco de honor los Príncipes de España; el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy; el presidente de la UEFA, Michel Platini; y el presidente de la Federación Española de Fútbol (RFEF), Ángel María Villar; entre otras personalidades

En Deportes

    0
    comentarios
    Acceda a los 16 comentarios guardados

    Servicios