Menú

Copa del Rey

La raza de Cristiano empuja al Madrid a cuartos

El equipo blanco firmó una primera parte notable, pero se relajó en la segunda para terminar sufriendo ante un Celta que se vino arriba.

0

Cristiano Ronaldo. Él, una vez más. Tres goles del portugués –el primero, a los dos minutos, fue sencillamente espectacular– y otro de Sami Khedira, en el último minuto, han dado al Real Madrid una trabajada victoria ante el Celta (4-0) que le da la clasificación para cuartos de final de la Copa del Rey.

Los blancos, que venían de perder por 2-1 en la ida de Balaídos, con un tanto providencial de Cristiano en la recta final, firmaron una muy buena primera parte, de lo mejor que se ha visto en el Santiago Bernabéu esta temporada, pero se relajaron tras el descanso –tal vez demasiado– y pudieron haberse llevado un disgusto ante un rival que se vino arriba, especialmente a raíz de la entrada al campo de Iago Aspas, incomprensiblemente suplente, y de la expulsión de Sergio Ramos. No llegó el tanto celeste que hubiera forzado la prórroga y sí la sentencia de Cristiano, un voraz futbolista que ha comenzado el año enchufadísimo al marcar cinco goles en dos partidos.

Una vez zanjado el debate de la portería, dando esta vez José Mourinho la titularidad a Casillas en detrimento de Adán, Cristiano abrió la lata muy pronto. Sólo habían transcurrido dos minutos cuando el portugués conectó un misil desde fuera del área para batir a un Sergio Álvarez que tal vez pudo hacer algo más.

El Madrid había salido en tromba y en los siguientes minutos acrecentó su dominio. Movido al ritmo de Özil y Luka Modric, el conjunto blanco encerró completamente al Celta en su área durante el primer cuarto de hora. Pareció despertar el conjunto vigués tras el vendaval blanco, pero Cristiano se encargó de cortar de raíz cualquier atisbo de reacción con su segundo gol de la noche. Mediado el primer tiempo, el luso aprovechó un gran pase en largo de Modric para batir a Sergio con un remate de primeras y allanar el camino del Real Madrid hacia los cuartos de final.

Quiso un tercer gol el conjunto de Mourinho, aunque Benzema estuvo muy poco acertado –se dejó ver en las acciones ofensivas locales, pero le faltó fortuna– y el asistente levantó el banderín para indicar un fuera de juego de Cristiano que no era ni de lejos. Mientras Özil y Modric seguían haciendo de las suyas, el Celta salía de su parcela a la chita callando, llegando con cierto peligro a los dominios blancos, como demostraron Park Chu-Young y Quique de Lucas con sus incursiones por las bandas.

Al descanso se llegaba con 2-0 y, sobre todo, con la sensación de que el Madrid parecía tener muy controlada la situación. Pero no supo cerrar la eliminatoria el conjunto blanco en unos primeros 45 minutos bastante notables para acabar complicándose la vida. Al Celta, por su parte, le salía todo mal porque además perdía a Hugo Mallo por una lesión en la rodilla izquierda justo antes del intermedio. En su lugar entraba Roberto Lago.

El Celta se crece con la siesta blanca

También Mourinho movió el banquillo al inicio del segundo tiempo al dar entrada a Varane por un Xabi Alonso que se torció el cuello cuando luchaba por un balón dividido con De Lucas, lo que obligó al técnico portugués a recomponer la defensa. Poco a poco iba llegando el Celta con peligro al área de Casillas, aprovechando el paso atrás que dio el Madrid. El capitán blanco, hasta entonces casi un espectador más, tuvo que aparecer en más de una ocasión para frenar los contragolpes visitantes mientras los de casa apenas daban señales de vida en el campo rival.

Se había crecido el equipo vigués en esta segunda parte, especialmente a raíz de la entrada al campo del desequilibrante Iago Aspas en sustitución de Park y, posteriormente, con la expulsión de Sergio Ramos al ver la segunda amarilla. Quedaba más de un cuarto de hora por delante y al Madrid le tocó sufrir, como comprobó en sus carnes con las ocasiones que tuvieron Krohn-Dehli y Augusto Fernández, ambas desbaratadas por Casillas con sus buenas intervenciones.

El cuadro de Paco Herrera iba a por el gol que forzase la prórroga, pero lo que acabó llegando fue la sentencia en la recta final. Higuaín, que minutos antes había entrado en lugar de Benzema, condujo una contra y habilitó a Cristiano, quien fusiló a Sergio Álvarez en su espectacular arrancada por la izquierda tras pegarse un carrerón de más de 70 metros. En el minuto 86. Dos después, el propio Ronaldo asistió a Khedira en la jugada del definitivo 4-0. El alemán empujó la pelota, que entró llorando en la portería celeste.

Fin de la historia. El Celta volvió a poner en apuros a este Real Madrid de las dos caras, que sesteó en los segundos 45 minutos después de un primer acto notable. Ahora espera el Valencia en cuartos de final, con otro duelo más en Liga, en Mestalla, entre medias.
 

Ficha técnica

Real Madrid, 4: Casillas; Arbeloa, Carvalho, Ramos, Essien; Khedira, Xabi Alonso (Varane, m.46); Modric, Ozil (Di María, m.75), Cristiano Ronaldo; y Benzema (Higuaín, m.65)
Celta de Vigo, 0: Sergio Álvarez; Hugo Mallo (Roberto Lago, m.45+1), Túñez (Demidov, m.46), Cabral, Bellvís, Jonathan Vila, Álex López, De Lucas, Krohn-Dehli, Augusto y Park (Iago Aspas, m.56)

Goles: 1-0, m.2: Cristiano Ronaldo; 2-0, m.24: Cristiano Ronaldo; 3-0, m.87: Cristiano Ronaldo; 4-0, m.89: Khedira
Árbitro: Ayza Gámez (Comité valenciano). Expulsó por doble amonestación a Sergio Ramos (ms.42 y 73). Además, mostró tarjeta amarilla a Túñez (m.39) y Augusto (m.85), del Celta; y a Arbeloa (m.42), del Real Madrid
Incidencias: Partido de vuelta de octavos de final de la Copa del Rey disputado en el estadio Santiago Bernabéu ante unos 60.500 espectadores

0
comentarios

Servicios