Menú

Mundial de Brasil 2014

Alemania y Ghana empatan en un partido formidable

Los africanos estuvieron por delante hasta que Klose firmó el 2-2, alcanzando a Ronaldo como máximo goleador histórico en los mundiales (15).

0
Los africanos estuvieron por delante hasta que Klose firmó el 2-2, alcanzando a Ronaldo como máximo goleador histórico en los mundiales (15).
Miroslav Klose (2i) celebra su gol a Ghana. | Cordon Press

Fantástico partido de fútbol en Fortaleza -posiblemente el mejor en lo que llevamos de Mundial- entre Alemania y Ghana, que han hecho las delicias de los aficionados con un duelo trepidante, lleno de fútbol, goles y emoción. Especialmente en la segunda mitad, en la que llegaron los cuatro tantos (2-2).

Después del 0-0 con el que se llegó al descanso, el partido se puso completamente loco a la vuelta de vestuarios, con los africanos remontando el tanto inicial de Mario Götze en apenas 13 minutos. Parecía que las Estrellas Negras podían dar la sorpresa a la Mannschaft, la gran favorita del Grupo G y una de las grandes candidatas para levantar la Copa del Mundo el 13 de julio en Maracaná. Sin embargo, apareció el eterno Miroslav Klose a 20 minutos del final -y cuando sólo llevaba uno en el campo- para firmar el empate y convertirse en leyenda, igualando a Ronaldo Nazario como máximo goleador en la historia de los mundiales con 15 tantos. Cinco marcó en Corea-Japón 2002, otros cinco en Alemania 2006, cuatro en Sudáfrica 2010 y de momento ya ha mojado en Brasil. Y aún puede hacerse con el récord en solitario.

Alemania estará en octavos de final, seguro, pero esta noche no ha podido sellar matemáticamente el pase con una victoria. Se toparon los tricampeones del mundo con una sólida y seria Ghana, que ya hizo historia el pasado Mundial al alcanzar los cuartos de final, cuando cayó contra Uruguay en los penaltis. Tiene muy buena pinta este equipo de James Appiah, sin duda la mejor selección de África. Son las Estrellas Negras un equipo bien trabajado, que defiende al límite pero que te puede matar al contragolpe, como demostró ante los teutones.

A éstos, con el mismo once que aplastó a Portugal en el debut (4-0), les costó encontrar espacios en una primera parte muy equilibrada, en la que las ocasiones más claras fueron africanas. El choque comenzó con el morbo que ponía el duelo entre los hermanos Boateng: Kevin-Prince jugando con los ghaneses y Jerome, con los alemanes. Como estaba previsto, la posesión era para el conjunto de Joachim Löw, en un estilo muy guardiolano, pero le costaba pasar de la zona de tres cuartos y, más aún, crear peligro. Un tímido aviso de Müller y otro de Götze fue todo el arsenal que ofreció el Panzer ante la portería de Dauda. Por contra, los africanos sí pusieron en más aprietos a su rival con un disparo potente de Christian Atsu, llamado a convertise en una de las revelaciones de este Mundial, y un zambombazo lejano, pero centrado, de un viejo rockero como Sulley Muntari que Manuel Neuer, bien situado entre los tres palos, desvió con los puños.

Segunda parte de locura

Fuego cruzado entre dos equipazos, cada uno con su estilo. El 0-0, sin embargo, seguía ilustrando el marcador del Estadio Castelao al término de los primeros 45 minutos. Y la locura -¡bendita locura!- llegó a la vuelta de vestuarios. Tanto Löw como Appiah movieron fichas -en Alemania entró Mustafi y en Ghana, Jordan Ayew por un Kevin-Prince Boateng que apenas aportó nada- y el espectáculo mejoró. ¡Vaya si mejoró!

Al poco de comenzar la segunda parte (m.50), Götze estrenó el luminoso con su gol de cabeza tras un servicio desde la derecha de Thomas Müller, que retrasó su posición tras haber jugado de falso nueve en el primer acto. Lejos de descomponerse, el 1-0 espoleó a una selección de Ghana que fue a por todas y acabaría sorprendiendo a su oponente a la contra. André Ayew, el mediano de los tres hijos futbolistas del mítico Abedi Pelé, firmó el empate cuatro minutos después al cabecear a la red un gran centro del omnipresente Harrison Afful -partidazo del hoy lateral derecho de las Estrellas Negras- y Asamoah Gyan hizo saltar la banca a la hora de partido con el 1-2, tras aprovecharse de un gran pase al hueco de Sulley Muntari que se comió Khedira.

Reaccionó Löw con la entrada al campo de Schweinsteiger y Klose -en sustitución de Khedira y Götze, respectivamente- y Alemania tiró de orgullo para no irse de vacío en Fortaleza, aunque finalmente no pudiera llevarse los tres puntos. Nada más salir al campo, Klose hizo el 2-2: Toni Kroos sacó desde la esquina y Howedes peinó de cabeza dentro del área. En el segundo palo esperaba el incombustible delantero de la Lazio para batir a Dauda. Entrando en la leyenda un viejo rockero que, a sus 36 años, puede presumir de haber disputado cuatro mundiales.

El partido acabó con ese resultado de empate a dos, pero bien podría haber finalizado con 3-2 ó 2-3, pues tanto alemanes como ghaneses dispusieron de buenas ocasiones en los 20 minutos restantes para haber deshecho la igualada. La pelota, sin embargo, no quiso entrar ni en una ni otra portería y, al final, reparto de puntos entre una Alemania que tendrá que esperar para sellar el pase a octavos y una Ghana que, pese a la derrota ante Estados Unidos en el primer partido (2-1), se mantiene con vida en Brasil. Después de lo visto esta noche en Fortaleza, las Estrellas Negras deberían ir avanzando en este Mundial, aunque el fútbol rara vez suele ser justo.


Ficha técnica

Alemania, 2: Neuer; Jerome Boateng (Mustafi, m.46), Mertesacker, Hummels, Howedes; Lahm, Khedira (Schweinsteiger, m.70); Toni Kroos, Götze (Klose, m.69), Özil; y Müller
Ghana, 2: Dauda; Afful, John Mensah, Asamoah; Rabiu (Badu, m.78), Muntari; Kevin-Prince Boateng (J. Ayew, min.52), A. Ayew, Atsu (Wakaso, m.72); y Gyan

Goles: 1-0, m.50: Götze; 1-1, m.54: André Ayew; 1-2, m.63: Gyan; 2-2, m.71: Klose
Árbitro: Sandro Ricci (Brasil). Mostró amarilla al ghanés Muntari
Incidencias: Partido correspondiente a la segunda jornada del grupo G del Mundial de Brasil 2014 disputado en el Estadio Castelao en Fortaleza

En Deportes

    0
    comentarios

    Servicios