Menú

Mundial de Brasil 2014

Argentina, uno por uno: echaron de menos al buen Messi

Lo mejor de la selección fue la defensa y la línea de tres por delante, con Mascherano. Messi estuvo fallón y no es aquel que deleitaba.

0
Lo mejor de la selección fue la defensa y la línea de tres por delante, con Mascherano. Messi estuvo fallón y no es aquel que deleitaba.
Leo Messi, de más a mucho menos. | EFE

Romero (1): Le dio la razón a Sabella a lo largo del torneo. La suerte se alió con el guardameta del Mónaco con ese cabezazo de Höwedes. Hasta donde pudo, detuvo los ataques germanos. Pero se encogió en el disparo de Götze que acabó en gol y le costó caro, aunque poco más pudo hacer.

Zabaleta (1): No estuvo tan participativo en las subidas por su banda, la derecha. En defensa, como el resto del equipo, supo contener las embestidas alemanas. Sin embargo, el gol teutón entró por su banda, acusando el cansancio físico. Bien en defensa, inactivo en ataque.

Garay (2): El mejor de los cuatro defensas argentinos. Siempre cubriendo los huecos dejados por Rojo, taponando bien a Müller, bien a Klose, y seguro al corte, tanto por arriba como por abajo. Un seguro de garantías para la albiceleste.

Demichelis (1): Se le nota que era el más lento de la zaga defensiva. Sin embargo, su paso por el Bayern le ha valido para conocer a sus rivales de anoche. No es Garay y la edad pesa, pero ha dado buen rendimiento en la final.

Rojo (1): Le tocó bailar con la más fea, con Müller, que fue un verdadero dolor de cabeza. Y si ya se unía Lahm, el daño era mayor. Garay lo apoyaba, pero no se encontró nada cómodo. Durante el Mundial destacaba por sus internadas, nulas en la noche de la final.

Mascherano (2): Como siempre, el mejor de su selección. Se mereció la expulsión hasta en dos ocasiones, por dos entradas duras abajo, que le tenían que haber costado la segunda amarilla. Pero obviando eso, fue el pulmón y el corazón de su equipo. Él organizaba a los suyos y paraba a Alemania.

Biglia (2): Gran pareja junto a Mascherano en ese trivote que evitó que Alemania les bailara como hizo con Brasil. De más a menos, como toda su selección, estuvo bien físicamente y supo retener el juego de toque germano.

Enzo Pérez (1): El más flojo de los tres del centro del campo. Aunque su misión era complicada, hacer de Di María. Pero no paró de correr y de presionar a los alemanes. Cumplió su función, ese trabajo oscuro e ingrato que no se ve, pero que supo realizar.

Gago (1): No tuvo tiempo para más, pero no desentonó cuando salió. Cierto que el tanto alemán es con él en el campo, pero ni mucho menos culpable. Dio oxígeno a su equipo y ayudó en esa labor impuesta por Sabella de frenar a los cerebros de Alemania.

Lavezzi (2): Estaba siendo el mejor de los tres de arriba, pero Sabella lo cambió al descanso. Höwedes no encontraba cómo pararle y Lavezzi, en el poco ataque argentino que tenía, le buscaba las cosquillas. Le faltaron minutos.

Agüero (0): No fue titular y demostró por qué. A su nivel en este Mundial, bastante flojo. Le faltaron ganas y fuerza. No tuvo ninguna clara.

Higuaín (0): Puede que toda su vida se acuerde de la que tuvo en la primera parte. Ese balón que enganchó de volea y mandó fuera. Errático en algunas jugadas, peleón como siempre. Dolor de cabeza, aunque tuvo un gol, pero anulado. Pero ese fallo le lastra.

Palacio (0): También tuvo una ocasión en sus botas, pero no estuvo fino en la vaselina sobre Neuer. Apenas apareció. Tenía que revolucionar los últimos minutos, pero Argentina arriba en la prórroga no apareció.

Messi (1): Fue de más a menos. Pero nunca para merecerse el premio al Mejor Jugador del Mundial. Se le vio con mayor movilidad que en los último partidos, pero está claro que Messi ya no es aquel Messi que deleitaba. Su selección le ha echado mucho de menos.

En Deportes

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios