Menú

Las sombras de la gestión de Sandro Rosell y Bartomeu en el Barcelona

El caso Neymar, el de La Masía, Zubizarreta, Qatar... muchas son las bombas que le han explotado en las manos a los dos últimos presidentes culés.

0
El caso Neymar, el de La Masía, Zubizarreta, Qatar... muchas son las bombas que le han explotado en las manos a los dos últimos presidentes culés.
Sandro Rosell y Josep María Bartomeu, los dos últimos presidentes del Barcelona. | Archivo

El soci recordará esta última temporada en lo deportivo como la del triplete, en la que el Barcelona ha ganado Liga, Copa del Rey y Champions después de un inicio un tanto dubitativo. Sin embargo, aquella derrota en Anoeta, a principios de año, supuso el punto de inflexión y el equipo de Luis Enrique ganó prácticamente todo lo que jugó para acabar conquistando los tres títulos en juego.

Sin embargo, esta temporada 2014/15 también ha tenido muchas sombras en Can Barça, sobre todo en el plano extradeportivo. Y es que este último curso en la entidad culé ha estado marcado por el caso La Masía, que acabó con la sanción de la FIFA al club prohibiéndole incorporar jugadores antes del 1 de enero de 2016, y por la polémica destitución de Andoni Zubizarreta como director deportivo.

Antes que eso, y aún vigente, llegó el caso Neymar sobre las manifiestas irregularidades en el fichaje del brasileño, que acabó costándole el puesto al entonces presidente Sandro Rosell; el polémico patrocinio de Qatar -primero Qatar Foundation y después Qatar Airways- y la controvertida salida de todo un icono del club como Eric Abidal, después de haber superado un cáncer de hígado.

Son sin duda los principales puntos negros de la gestión de Rosell y Bartomeu, los dos últimos presidentes de la entidad -este miércoles 1 de julio se cumplieron cinco años de la llegada de Sandro Rosell a la presidencia del club-. Conviene recordar esos lunares a dos semanas vista de los comicios que se celebrarán el próximo día 18, con el propio Josep María Bartomeu, Joan Laporta, Jordi Majó, Jordi Ferré, Agustí Benedito, Toni Freixa y Joan Batiste Cuberta como precandidatos.

1. El caso Neymar: suma y sigue

En verano de 2013, el FC Barcelona anunció a bombo y platillo el fichaje de Neymar Júnior por cinco temporadas. La Junta presidida por Sandro Rosell presumió entonces de que el brasileño, por el que suspiraba media Europa -el Real Madrid incluido-, "sólo" había costado 57 millones de euros. Falso, más que una moneda de madera.

Meses después, el socio culé Jordi Cases denunció a Rosell ante la Audiencia Nacional acusándole de "distracción" de 40 millones correspondientes al fichaje del jugador. El juez Pablo Ruz admitió la querella y Rosell, acorralado por la situación, presentó su dimisión en enero de 2014, dejando a Josep María Bartomeu como su sucesor. El monto del fichaje de Neymar fue aumentando de precio: entre comisiones y declaraciones complementarias, el precio asciende ya a más de 150 millones de euros y podría llegar a los 170 millones.

Neymar, en su presentación con el Barcelona.

2. Caso La Masía

En febrero de 2013, la FIFA envió un requerimiento al Barça para que el delantero surcoreano Seung Woo Lee dejara de ser alineado. Fue una de las tantas irregularidades cometidas por el club en relación con el traspaso y la inscripción de jugadores menores de 18 años, el origen de lo que acabaría pasando a ser conocido como caso La Masía.

Meses después, en abril de 2014, el máximo organismo del fútbol mundial sancionó al club con un año sin poder hacer incorporaciones. Al haber conseguido la entidad la suspensión cautelar, la medida se aplicaba al mercado de fichajes de invierno de la temporada 2014/15 y al de verano del curso 2015/16, con lo que el Barça no puede incorporar -que sí fichar- a ningún futbolista antes del 1 de enero de 2016.

El coreano Seung Woo Lee, origen del caso La Masía.

3. Qatar, una amistad peligrosa

Después de haber lucido el logo de Unicef en su camiseta, el club aprobó en septiembre de 2011, en una votación en Asamblea General de Compromisarios no exenta de polémica, el acuerdo de patrocinio con Qatar Sports Investment para llevar la publicidad de Qatar Foundation y luego de Qatar Airways, a razón de 171 millones de euros en cinco temporadas.

Un acuerdo muy beneficioso desde el punto de vista económico pero ciertamente reprobable en el aspecto ético: muchos socios entienden como una preocupante pérdida de valors el hecho de pasar de apoyar una causa solidaria a quedar asociada la imagen de su equipo a la de un país que es acusado de financiar al Estado Islámico y viola sistemáticamente los derechos humanos.

Logo de Qatar Foundation en la camiseta de la temporada 2011/12.

4. Los feos con Abidal y Pete Mickeal

Eric Abidal venía de superar un cáncer de hígado en un tiempo récord y Josep María Bartomeu, entonces vicepresidente deportivo del Barcelona, prometió en diciembre de 2012 que el club le renovaría si podía volver a jugar al fútbol. "El contrato de renovación de Abidal está redactado y cuando juegue su primer partido, lo firmaremos", dijo. El 6 de abril de 2013, 402 días después, Abi volvió a los terrenos de juego en un partido de Liga frente al Mallorca. Pero el club incumplió su promesa y decidió que el francés no continuara, en una decisión que sentó muy mal al aficionado azulgrana, escudándose en un informe médico que no aseguraba que pudiera seguir jugando al máximo nivel.

Tres cuartos de lo mismo ocurrió meses después (septiembre de 2013) con Pete Mickael, jugador de la sección de baloncesto. Al alero estadounidense le habían diagnosticado un tromboembolismo pulmonar que lo mantuvo fuera de las canchas durante muchos meses. El club prometió a Mickael contratarle durante un año si superaba su enfermedad, como así ocurrió, pero también acabaría faltando a su palabra en este caso, y el jugador se fue de la entidad por la puerta de atrás.

Eric Abidal, en rueda de prensa.

5. Adiós a Zubizarreta... y a Puyol

La derrota del pasado 4 de enero en Anoeta había hecho muchísimo daño no sólo en el plano deportivo, sino también en el institucional. A Andoni Zubizarreta le preguntaron en aquel partido ante la Real Sociedad (1-0) por la sanción de la FIFA, y el exguardameta no dudó en responsabilizar a Bartomeu: "El señor Bartomeu es el que mejor conoce la situación, pues era el vicepresidente deportivo en aquella época". Fue su sentencia de muerte. Sólo unas horas después, el club destituyó como director deportivo al exfutbolista vasco, que ya estaba en el disparadero por los polémicos fichajes de Thomas Vermaelen y Douglas.

Aún hubo más, pues sólo unos minutos después todo un mito del club como Carles Puyol decidió abandonar su puesto en la secretaría técnica a raíz de la destitución de Zubizarreta. Meses después, en junio pasado, Puyi reveló que se fue al entender que Bartomeu le mintió en el caso de Zubi.

Zubizarreta, antes de su destitución, junto a Josep María Bartomeu.

6. Cruyff, el enemigo en casa

Johan Cruyff es poco menos que un dios en el barcelonismo y su opinión siempre es tenida muy en cuenta. El Flaco se sintió huérfano con la marcha de Joan Laporta y más aún con la llegada de Sandro Rosell a la presidencia el 1 de julio de 2010, pues la nueva Junta estrenó su mandato retirando el cargo de presidente de honor y querellándose contra Laporta. Sólo un día después, Cruyff se en las oficinas del club para devolver la insignia que le acreditaba como presidente de honor del Barça y que Laporta le había entregado en abril.

Desde entonces, guerra absoluta con Sandro Rosell, negándose el holandés a acudir al Camp Nou mientras aquel fuera presidente; y el presidente, envalentonándose cada vez más -"si Cruyff no viene, un asiento libre más habrá", llegó a decir-. Desde que asumió la presidencia en enero de 2014, Bartomeu ha querido tender la mano al Tulipán de Oro, pero éste tiene muy claro que apuesta por Laporta como caballo ganador.

Johan Cruyff, amigo de Laporta y enemigo de Rosell.

7. El ridículo del filial

Si esta última temporada del primer equipo ha acabado resultando excelente en el aspecto deportivo, todo lo contrario puede decirse del filial. El Barça B había terminado tercero en la Liga Adelante 2013/14, acabando en puestos de playoff -obviamente no puede subir a Primera-, pero un año después desciende a Segunda B, tras haber acabado último con 36 puntos -a nueve de la salvación- y perdiendo la categoría después de cinco años en Segunda.

Por las filas del filial azulgrana han pasado jugadores de la talla de Messi, Xavi, Iniesta, Puyol, Busquets, Valdés, Guardiola o Guillermo Amor, entre otros, y actualmente destacan Munir El Haddadi -tal vez promovido demasiado pronto tanto al primer equipo como a la selección española absoluta-, Dongou, Sergi Samper, Adama Traoré o Sandro. El diario L'Équipe ve a La Masía como "una verdadera fábrica catalana de campeones" al aportar a 43 futbolistas profesionales en la élite europea -13 en su plantilla y el resto repartidos en equipos punteros de las cinco grandes ligas europeas-, pero está claro que este año la cantera azulgrana no ha dado la talla.

Munir El Haddadi, estrella del filial barcelonista.

En Deportes

    0
    comentarios

    Servicios