Menú

Así se fabrica el superdeportivo Bugatti Chiron

Bugatti ha abierto las puertas del Atelier donde se fabrica el exclusivo Chiron, un superdeportivo de 2,4 millones de euros.

0
Bugatti ha abierto las puertas del Atelier donde se fabrica el exclusivo Chiron, un superdeportivo de 2,4 millones de euros.
Bugatti Chiron

Bugatti construirá 70 unidades este año del Chiron y, las doce primeras, están a punto de llegar a manos de sus propietarios. La marca ha aprovechado el inicio de la producción para mostrar cómo se fabrica el superdeportivo más exclusivo, rápido y lujoso del mundo. En la localidad de Molsheim, al norte de Francia, donde Ettore Bugatti forjó su leyenda, 20 operarios ensamblan y miman cada pieza de este modelo, que tarda seis meses en construirse y que se realiza de forma totalmente artesanal. Su precio – 2,4 millones de euros– justifica cada detalle.

Cada Chiron tiene su propia personalidad. Esto se debe a que un diseñador de Bugatti se reúne con cada cliente para ayudarle a configurar su coche. Puede elegir entre 31 colores de cuero, ocho de Alcántara, 30 para las costuras, 18 para las alfombrillas y 11 para los cinturones. Las opciones de diseños y colores están abiertas... se pueden introducir logotipos o elegir para la carrocería un tono que haga juego, por ejemplo, con el color de los ojos.

Un Bugatti Chiron está formado por 1.800 piezas individuales y, en el Atelier de Bugatti (taller, en francés) no hay robots, ni cintas transportadoras: todo se realiza a mano. Comenzando por la carrocería, el proceso de pintado puede tardar hasta tres semanas. En total, hay doce estaciones de montaje, una de ellas para el motor, un 8.0 W16 con 1.500 caballos de potencia y un peso de 628 kilos. El propulsor es lo único que llega ya previamente montado y se ensambla por medio de 14 tornillos de titanio.

Después, se monitorizan y prueban los ajustes del motor, la comunicación entre el motor y la transmisión, el funcionamiento de ESC, ABS, etc. Las pruebas duran entre dos y tres horas, tiempo durante el cual se pueden alcanzar velocidades de hasta 200 km/h. Con el interior ya montado (se necesitan tres días para ello), cada unidad se pone a prueba en el exterior, donde se conduce 300 kilómetros. El Chiron pasa después a la zona de pintura y cada detalle exterior se inspecciona por un operario, que emplea más de seis horas en este proceso. El Chiron no abandonará la fábrica hasta que todo esté perfecto.

Más información del Bugatti Chiron.

En Motor

    0
    comentarios