Menú

Australia, una cuestión de zapatos

0

Se esperaba el número 12, pero el que valió fue el 108. Los neumáticos que calzan las motos y las llevan a trazadas imposibles y velocidades de infarto fueron los protagonistas en la categoría reina del GP de Australia. Tanto que provocaron que sólo 14 pilotos consiguieran terminar una carrera que empezó dominando el vigente campeón, Marc Márquez, que buscaba la victoria número 12 en una misma temporada, y que terminó ganando Valentino Rossi, que con este triunfo ya suma 108 en su palmarés. Y todo debido en parte a los neumáticos.

Durante todo el fin de semana, las gomas elegidas por Bridgestone para Phillips Island han dado mucho que hablar y marcado el devenir de los pilotos. En clasificación, Valentino no tuvo feelling con los zapatos de su Yamaha y cayó hasta la octava posición, lo que no impidió que volviera a ganar por segunda vez esta temporada. En carrera, Lorenzo sufrió con un neumático defectuoso pese a que al final fue segundo y Márquez se fue al suelo al perder el tren delantero y terminó por los suelos.

Lo cierto es que la dificultad afectaba a todos, pero ha quedado en evidencia que fueron las Hondas las que más lo acusaron, ya que por primera vez esta temporada no hubo ninguna ala dorada en el podio. Tres Yamahas, la de Rossi, Lorenzo y Smith coparon un podio que ha devuelto la sonrisa a la marca de los tres diapasones, aunque haya sido al final de una temporada difícil para la marca japonesa, que ha reaccionado tarde ante el terremoto Márquez. El campeón tendrá que esperar a Malasia para igualar a Mick Doohan en esa docena de victorias en un mismo Mundial.

Así, Malasia no sólo será el escenario de un posible nuevo récord del leridano sino también y sobre todo el lugar de la coronación de dos españoles que optan a llevarse el título de sus respectivas categorías. En Moto3, el piloto local Jack Miller se llevó la victoria, pero la segunda posición del líder Álex Márquez le deja el Mundial en bandeja y sólo necesitará seis puntos más que Miller para proclamarse campeón. Mejor lo tendrá Tito Rabat en Moto2, que le valdría ser séptimo para llevarse el título, y es que pese a ser el favorito en Australia no pudo con una sorprendente Viñales que impuso un ritmo imposible de seguir por el resto.

Quedan dos carreras para que finalice la temporada de motos y lo mejor es que todavía queda mucho por vivir, disfrutar y decidir y lo mejor es que en todas esas cosas que nos quedan por hacer tienen mucho que decir los pilotos españoles.

0
comentarios

Herramientas