Menú

Barcelona: tot el camp es un catacrack

La situación económica por la que atraviesa actualmente el Fútbol Club Barcelona es un poema, pero no uno de amor, no, sino uno triste, uno del estilo de Me sobra el corazón de Miguel Hernández, cuando dice aquello tan bonito (pero tan descorazonador) de "Hoy estoy sin saber yo no sé cómo, hoy estoy para penas solamente, hoy no tengo amistad, hoy sólo tengo ansias de arrancarme de cuajo el corazón y ponerlo debajo de un zapato". Pues así de triste es ahora mismo la poesía culé porque ni para zapatos hay, de modo que de la prosa ni hablamos. Este lunes se ha hecho pública la memoria económica anual y el Barcelona reconoce tener un pasivo de 1.173 millones de euros, de los cuales 730 corresponden a deuda a corto plazo: 265 millones en deudas con entidades de crédito, casi 3 en obligaciones, 164 en deudas con el personal deportivo y otros 298 kilos en otros conceptos. El club catalán cerró la pasada temporada con una deuda neta cercana a los 489 millones de euros y está luchando para retrasar los requerimientos al menos hasta el próximo 30 de junio, así de extrema es la situación.

Leer más...

En el tejado de Florentino

Lo que yo venía repitiendo desde hace ocho meses es ahora, de repente, compartido por la totalidad del periodismo deportivo y por la inmensa mayoría de aficionados del Real Madrid. ¿Y qué decía, y digo, yo? Pues yo decía, y digo, dos cosas: la primera es que Zinedine Zidane es un cadáver deportivo a los postres, que su mensaje, que caló durante tres años, ya no cala, que está agotado y que al actual entrenador del Real Madrid le ha superado ampliamente la situación de vacas flacas. ¿Por qué esta línea argumental mía no era compartida por casi nadie en su momento? Pues por la sencilla razón de que el Real Madrid acabó ganando la Liga. El Real Madrid jugó fatal, sí, pero ganó la Liga, se llevó un título, y en la final de la Supercopa le ganó al Atleti, de modo que la forma de contrarrestarme era repetir todo lo que había ganado Zidane, que servidor era un desagradecido, incluso un antimadridista, y que lo que importaba era ganar. O sea, periodismo y afición unidos por eso que algunos achacaban, por ejemplo, a Mourinho, el resultadismo. Pero, creedme, el proyecto de Zidane estaba agotado con o sin Liga, del mismo modo que seguirá agotado si, por esas casualidades del fútbol, el equipo acaba conquistando la Decimocuarta. Desde ese punto de vista, y sólo desde ese, la Liga tapó, ocultó, disfrazó una realidad, la enmascaró, nos distrajo de lo esencial que es que a Zidane se le acabó su tiempo en el mejor club deportivo de la historia.

Leer más...

Zidane por Colmenar, el Madrid por La Coruña

Ya sugirió Reguilón en su día que Zidane iba en una dirección y el Real Madrid iba en otra, o sea que Zidane no contaba con él pero que el Real Madrid sí lo hacía aunque en silencio para no molestar al francés. De modo que, tal y como yo lo veo, esto ya supera al entrenador, que al final está haciendo lo que él considera más oportuno, y es una cuestión de la política del club. Si el mensaje del Real Madrid a Achraf, Reguilón, Ceballos, Kubo o Brahim es el mismo siempre, tranquilos que cuando éste no esté os vendréis para aquí, lo mejor es adelantar o provocar los acontecimientos, ¿no? ¿Y cómo hacerlo? Pues colocando en el sitio de Zidane a un entrenador que sí quiera darle oportunidades a los chavales. No voy a caer en la tentación de decir que con una espina dorsal formada por Ramos y Varane en defensa, Kroos, Casemiro y Modric en el centro del campo y Cristiano, Benzema y Bale en ataque yo también habría ganado la Copa de Europa porque no es así, pero está claro que con esos jugadores es más fácil. Pero ahora los tiempos son otros, lo que le toca al Real Madrid en este momento procesal es gestionar una pandemia que le ha costado 300 millones de euros y tratar de competir con clubes como City, PSG o United que tienen el dinero por castigo. Y ahí es donde encaja precisamente la política de fichajes del club, que unas veces puede acertar de lleno como pasó por ejemplo con Casemiro y otras veces puede salir rana: prueba, error.

Leer más...

¿Sólo había que poner a Jovic?

No, Zidane, no, lo fácil no es decir que la culpa de que Jovic, James, Achraf o Reguilón no hayan triunfado aquí la tienes tú, pero parece imposible afirmar que la culpa sea de otro, ¿no? ¿Quién no puso a James? Tú, ¿no? ¿Quién mató de aburrimiento a Achraf? ¿Fuiste tú o fui yo, que ya no lo recuerdo? ¿Fui yo el que ni siquiera llamó a Achraf para decirle adiós o ahí te pudras? ¿Quién deprimió a Reguilón? ¿Fue acaso Mourinho? ¿Por qué se fue Llorente? Porque no le quisiste tú. ¿Por qué está el pobre Lunin al borde de la depresión? Pues porque es el primer jugador desde que ocupas el banquillo que no ha tenido ni un minuto, ni uno sólo, cero segundos, cero minutos. ¿Qué pasa con Odegaard? ¿Y con Mariano? ¿Y Militao, sigue Militao en el Real Madrid? De forma que lo fácil no es decir que el culpable seas tú, Zizou, eso es lo normal; tú eres el culpable de lo bueno pero también de lo malo. Lo difícil es echarle la culpa a otro que no seas tú.

Leer más...

La yenka de Messi

Fruto posiblemente de la frustración, consciente de que la Supercopa de España podría ser perfectamente el último título que gane con el Barcelona, Lionel Messi agredió a Villalibre y al árbitro no le quedó más remedio que mandarlo a la ducha. Bueno, a la ducha no porque con el protocolo Covid ahora mismo no hay ducha que valga, pero sí al vestuario: le mandó al vestuario. Lo peor no fue que Messi, expulsado por primera vez en su vida con la camiseta azulgrana, dejara a su equipo con diez jugadores sobre el campo, no; el partido estaba visto para sentencia. Lo peor vino después, con una información de José Álvarez en El Chiringuito que incide en un modo de gestionar un club como el Barcelona que resulta absolutamente nocivo. Lo que dijo mi compañero por la noche en la tele es que Messi estaba hundido, que efectivamente su gesto hacia Villalibre fue obra de la desesperación por tener que asistir impávido y casi, casi como mero espectador al desmoronamiento de un imperio del que él fue buque insignia.

Leer más...

La Tebasliga contra el Real Madrid

La Liga de Fútbol Profesional nace en el año 1983 tras aprobarse la creación de la misma por parte de la asamblea extraordinaria de la Federación Española de Fútbol. Además de la organización del campeonato, en el origen de la creación de la Liga estaba, como no podía ser de otro modo, la defensa de los intereses de sus asociados, lo contrario habría sido un sinsentido. Cuando echas la vista atrás y repasas los nombres de los hombres de fútbol que han presidido la Liga desde hace ya casi 40 años te das cuenta de que, hasta ahora, el perfil ha sido casi siempre el mismo: boca cerrada, muy futbolero y capaz de poner de acuerdo a todos, independientemente de la categoría, el número de títulos o el presupuesto. El primer presidente que tuvo la Liga fue Manuel Vega Arango, a éste le sucedió Antonio Baró, después accedió al cargo Pedro Tomás y más tarde llegó José Luis Astiazarán y, luego, de forma interina, Carlos del Campo. Vega Arango, Baró, Tomás, Astiazarán... todos ellos, insisto, hombres de larga trayectoria futbolística, silenciosos, sin afán de protagonismo, con pocas ganas de darle a la muy y con un amplio consenso.

Leer más...

El color de los calzoncillos de Laporta y el color del dinero de Tebas

Joan Laporta arrasó ayer en el recuento de firmas, aventajando en más del doble de las que pudo recoger Victor Font, que era la gran esperanza de los renovadores. Visto así, Laporta es ya el candidato oficial a la presidencia del Barcelona con mayores posibilidades de convertirse en el sucesor de José María Bartomeu puesto que nada hace prever que los 10.257 socios que le acaban de avalar vayan a bajarse de ese caballo cuando está en plena carrera. He leído y he oído por ahí que Laporta es otro, que Laporta ya no es aquel personajazo que mostraba sus calzoncillos en el aeropuerto o que se dejaba ver cada dos por tres por Luz de gas. Imagino que ahora de lo que se trata es de blanquear a Laporta y de agradecerle entrevistas, declaraciones, un trato diferencial... Desde el punto de vista de un comunicador, de un profesional de la información, es fenomenal no deberle nada a nadie ni tener que agradecerle esta o aquella filtración o que un día se dejara caer por el estudio o el plató de televisión porque, y ahí está la gracia, liberado de las cadenas del compromiso te encuentras con que puedes decir lo que te dé la real gana con absoluta libertad. Y esa es la esencia de EsRadio, la libertad, también la digital.

Leer más...

Tebas, Florentino y la mancha negra

Casi al principio de la fantástica La isla del tesoro, el pequeño Jim Hawkins, que es el protagonista de la novela, hijo de la dueña de la posada del Almirante Benbow, asiste a una escena curiosa y que, en gran medida, determina el devenir de la ficción pirata recreada por Robert Louis Stevenson. En la posada se aloja (o, por mejor decir, se esconde, se refugia) un viejo lobo de mar, un bucanero curtido en mil batallas llamado Billy Bones, que guarda en su baúl un valiosísimo mapa que, según él, conduce directamente a la isla donde se oculta un gran tesoro. Resulta que el pirata es a su vez localizado por otro a quien conocen como Perro Negro, un antiguo compañero de correrías, y, fruto precisamente de este reencuentro, surge de la nada un viejo ciego llamado Pew cuya única y misteriosa misión consiste en hacerle entrega a Billy Bones de la temible mancha negra, "the black spot" en el original, un pequeño fragmento de papel circular pintado de negro por uno de sus lados y con un mensaje escrito en el otro. En el código pirata la mancha negra era sinónimo de "vamos a por ti" y estigmatizaba a su receptor como un traidor a quien prácticamente se estaba sentenciando.

Leer más...

Ramos hace un Ramos

No había más que seguirle el rastro al modus operandi negociador de Sergio Ramos con el Real Madrid para saber que lo más probable es que su renovación aún estuviera estancada un 7 de enero de 2021, como es efectivamente el caso, y cacareada a los cuatro vientos. Y digo que no había más que seguirle el rastro al modus operandi negociador de Sergio con el Real Madrid porque, antes que éste, que es el tercero, ya hubo otros dos fantasiosos movimientos que aún son recordados en el club, especialmente el último, el chino, que no sólo ha dejado en la memoria un recuerdo amargo sino también la remembranza de una rueda de prensa absolutamente histriónica y que faltó a las más elementales normas de lo que tiene que ser la protección de la imagen de una leyenda del deporte español, que es lo que es a la postre Ramos. ¿Debo proteger yo esa leyenda cuando no lo hace o no sabe hacerlo su hermano y representante? Pues no, no debo. Y no lo hago.

Leer más...

Espacio Floren

Dentro de dos semanas Sergio Ramos podrá negociar con el club que le plazca sin que su contrato con el Real Madrid, vigente hasta junio del año que viene, sea un obstáculo insalvable para ello. Hace un mes el Real Madrid se hundía si no renovaba ya a su capitán, hace tres semanas nadie entendía bien a qué estaba jugando Florentino Pérez, hace dos rastreábamos cualquier gesto de cariño o de distanciamiento entre ambos, algo que nos pudiera indicar si la ampliación estaba más cerca o más lejos, y hace una semana el asunto simplemente se agotó, se desinfló, perdió fuelle. Hoy, ahora mismo, en este preciso momento, a nadie parece importarle un comino si Ramos seguirá, si firmará por un año como pretende el club o si lo hará por tres como quiere el jugador o si simplemente no habrá acuerdo, se romperá la baraja y Sergio continuará su andadura profesional en el PSG, como llegó a especularse, o en el City de Guardiola o la Juventus de Cristiano. Y dentro de diez años, e independientemente del resultado final, que ojalá sea que Sergio Ramos continué en el Real Madrid, su trayectoria será un número, un dígito, un dato estadístico, poco más. Porque, y esto es lo que yo quería decir desde el principio, en el Real Madrid, que es una institución bastante tradicional en muchos aspectos, se respeta una ley inquebrantable desde tiempos inmemoriales: el club está por encima de todos y la leyenda es el escudo.

Leer más...

Herramientas