Menú

¿Y usted qué pone, Infantino?

No es la primera vez, y seguramente no sea tampoco la última, que para referirme al mismo asunto traigo a colación idéntica escena de la misma película, que es La lista de Schindler. Y es cuando Oskar Schindler se reúne con Itzhak Stern para explicarle que quiere montar una fábrica de ollas que más tarde acabaría produciendo utensilios de campaña. Como la mano de obra alemana era demasiado cara, Schindler terminaría seleccionando a sus trabajadores entre los judíos que se encontraban en el campo de concentración de Plaszow. En un momento determinado Stern, que está interpretado por Ben Kingsley, le dice a Schindler: "Si ellos ponen el dinero y nosotros ponemos el trabajo, ¿usted qué hace?". Y entonces Schindler, con un profundo cinismo, responde: "Ah, no, no, a mí nunca se me dio bien trabajar. Yo pongo la presentación". O sea, un caradura, un jeta reconvertido, eso sí, puesto que al final resulta que Schindler tiene un corazón de oro.

Leer más...

Larga vida al rey Nadal

Mi escena favorita de la desenfrenada Los caballeros de la mesa cuadrada y sus locos seguidores es aquella en la que el rey Arturo se enfrenta en un cómico duelo a espada con el terrible Caballero Negro. "No pasarán", le dice el misterioso Caballero Negro al rey Arturo, que en ese momento está haciendo el casting para su recién estrenada mesa cuadrada, y ante una amenaza tan directa a Arturo no le queda más remedio que luchar contra él. Primero le corta el brazo izquierdo: "No es más que un arañazo", dice el Caballero Negro; "¿Qué decís? Os he cortado un brazo", replica Arturo; "No, no es cierto"; "Entonces, ¿eso qué es", contesta Arturo señalando al brazo que está tirado en el suelo; "Heridas más graves he sufrido"; "Mentís", replica Arturo. Y entonces sigue el duelo y, después de cortarle de un espadazo el brazo izquierdo, el rey Arturo secciona de otro tajo limpio el derecho al caballero oscuro; "La victoria es mía", exclama entonces orgulloso el rey; pero, entonces, el Caballero Negro le pega de improviso una patada al rey cuando está rezando y cae al suelo: "¡Vamos, luchad!", le grita, "¡en guardia!". El rey Arturo le hace ver que no tiene brazos para luchar pero, en vista de su tozudez, sigue la pelea y, entonces, le corta la pierna derecha. Sin brazos y sin una de sus dos piernas, el Caballero Negro persigue al rey Arturo a la pata coja al grito de "¡soy invencible!". Y, entonces, le corta la otra pierna, la izquierda. Ya sin brazos y sin piernas, y mientras Arturo cruza el paso, al Caballero Negro se le escucha decir desde lejos: "¡vuelve aquí, desgraciado, que te voy a destrozar!"...

Leer más...

Xavi, el repelente niño Vicente

El problema de Xavi ya no es futbolístico, que también, el problema de Xavi es que cae mal. A mí, por ejemplo, me cae mal, lo reconozco. Y no me cae mal porque haya sido jugador del Barcelona, no, porque hay futbolistas del Barcelona que me caen muy bien, como Iniesta o Puyol, e incluso algunos jugadores del Real Madrid que no son santo de mi devoción, como Figo o Casillas. Si a mí me cae mal Xavi (y ya no me refiero a la idea que tiene sobre España y lo mal que ha ido hablando de ella por ahí, que sobre eso podríamos escribir otro libro) es porque representa lo peor del guardiolismo, que no tiene nada que ver con el cruifismo. Johan Cruyff, que es el padre fundador de todo este movimiento que se ha organizado alrededor suyo, nunca fue un pedante, o al menos yo nunca lo percibí así; Cruyff sabía muchísimo de fútbol, fue una de las estrellas mundiales sobre el campo y luego lo repitió desde el banquillo, y aunque él era culé y defendía por supuesto lo suyo no creo que nadie dijera de él que era un pedante o un soberbio o que no supiera reconocer las virtudes del rival. Guardiola, que no hace más que remitirse a él, probablemente ha mejorado al holandés como entrenador, ha superado al maestro, pero lo ha emperorado a nivel humano; y Xavi, que es un talibán del guardiolismo, no juega a lo que quería Pep porque no tiene los futbolistas que él tenía ni, por cierto, lo hace tampoco ni remotamente a lo que proponía Cruyff, que fue un adelantado a su tiempo.

Leer más...

Haaland Land

Si las finanzas se lo permiten, y parece que eso es efectivamente así, al Real Madrid no le va a quedar más remedio que ir a por el delantero noruego del Borussia Dortmund Erling Haaland. No es sólo ya un fichaje estratégico propio, que lo es, sino también ajeno puesto que el aparente interés y la insistencia, sea fingida o real, de Laporta por hacerse con el futbolista obligan al presidente del Real Madrid, que tiene mejor mano que el Barça. Es cierto lo que el otro día dijo aquí mismo Pepe Herrero: a la pregunta de si existía alguna posibilidad de que Haaland recalase en el equipo azulgrana, un alto ejecutivo del equipo blanco respondió que no; y a la pregunta acerca del esfuerzo que el Real Madrid tenía pensado realizar por el goleador del 0 al 10, éste mismo alto ejecutivo contestó que entre 0 y 1. Y, ante la sorpresa que generó dicha respuesta, repreguntado por el motivo, el señor Real Madrid respondió que no creían que Mbappé y Haaland pudieran funcionar en el mismo vestuario. Y esa, queridos amigos, no es una respuesta futbolística sino psicológica; tampoco es una respuesta económica, nadie dijo que la operación estuviera fuera de su alcance, no, sino que alguien, quien fuera, pensaba que esos dos gallos acabarían siendo un problema si se veían obligados a convivir en el mismo vestuario. Es, insisto, una respuesta médica y no deportiva o económica: son jugadores compatibles, complementarios y cuyo estilo de juego puede verse beneficiado por el del otro.

Leer más...

Gento a través de los ojos de mi padre

Yo vi jugar a Paco Gento a través de los ojos de mi padre. Como Sherezade, durante mil y un días y alguno más mi padre me contó las aventuras de la Liga de aquellos hombres extraordinarios y con superpoderes: Alfredo di Stéfano, el futbolista que tenía el don de la ubicuidad y que lo mismo remataba a gol de tacón que despejaba de cabeza a la salida de un saque de esquina en la jugada siguiente; Ferenc Puskas, que había nacido con tres manos, una de ellas rematando como colofón su pierna izquierda, y que donde ponía el ojo colocaba el balón; José Héctor Rial Laguia, a quien resulta que al hacérsele una radiografía se le encontró dentro de la cabeza una escuadra y un cartabón que le permitían poner el balón a tanta distancia y con tal precisión, con la velocidad justa, ni más rápido ni más lento, que acababa siempre en las botas de sus ensimismados compañeros, que la pedían al hueco... Y luego estaba Paco Gento, la Galerna que llegó desde el mar Cantábrico soplando la banda del estadio Bernabéu y que era poseedor de una velocidad tan endiablada que, incapaz de controlarla al principio, siempre se dejaba detrás el balón y tenía que volver sobre sus propios pasos perdiendo un tiempo valiosísimo porque así daba tiempo a replegarse a la defensa rival.

Leer más...

Betis-Sevilla: a rezar para que la próxima vez no haya un muerto

Dicen que en la tortilla de jamón, la gallina colabora mientras que el cerdo se compromete. En el espectáculo bochornoso del partido de Copa entre el Betis y el Sevilla han colaborado muchos, Guardado imitando el desmayo de Jordán tras el encuentro reanudado, Juanmi haciéndole el conteo, Pellegrini exigiendo una investigación, Alexis Trujillo asomándose al estadio Villamarín mientras hacía un gag con la barra de PVC, el grupo de aficionados béticos que le pedían al coordinador del área deportiva que sacase el palo, todos los que tuitearon acerca del afán actoral de Jordán, el propio Lopetegui defendiéndose de las acusaciones de haberle pedido a su futbolista que se desplomase en el suelo comparándolo todo con una violación... Todos han colaborado en dejar a la ciudad de Sevilla (porque ha sido en Sevilla donde todo esto ha sucedido) a la altura del betún, pero quien se comprometió en serio, quien se comprometió de verdad y para mal a la hora de convertir un partido de fútbol en un akelarre del mal gusto fue sin lugar a dudas el descerebrado que, tras el golazo de Fekir, decidió celebrarlo lanzando desde la grada un palo, la famosísima barra de PVC, que desde esa distancia y a esa velocidad podría haberle hecho a Jordán mucho más daño del que indudablemente le hizo, porque se lo hizo: llegó al hospital con una tensión arterial desatada y se le diagnosticó un traumatismo cranoencefálico, cuestión ésta que, al parecer y releyendo Twitter, ha tenido todo el mundo y es algo muy habitual: te levantas de la cama, desayunas, te duchas, te vistes, tienes un traumatismo cranoencefálico... Pocas bromas con esto, ¿no?

Leer más...

Devolvedme mi Barça

Devolvedme al Barça, que me lo habéis robado. Devolvédmelo, culés, que es mío. Devolvedme al Barça que miraba de tú a tú y de frente al Real Madrid, sin miedo, y quedaos con éste que elige a su presidente porque colocó una pancarta enfrente del Bernabéu y se abrazó con un maniquí de Messi. Quedáoslo, no lo quiero. Devolvedme al Barça que trataba de machacar siempre y bajo cualquier circunstancia al Madrid y no a éste que festeja las derrotas, que celebra las victorias morales y que se reúne en Canaletas por la inscripción de un jugador de 38 años. Devolvedme al Barça del 2-6 porque, y os lo digo sinceramente y con el corazón en la mano, sin ese Barça la Liga española importa menos, no vale tanto. Devolvedme a aquel Barça que si quedaba segundo entraba en crisis y no a éste que sonríe y se felicita por acabar cuarto de la Supercopa de España, un torneo menor. Quedaos con este Barça que pierde en el campo y gana en "¡Vamos!" de Movistar, devolvedme al equipo que hablaba de Franco. Ya no habláis de Franco, ¿por qué? Hablad de Franco, por favor, volved a decir aquello de que Franco consiguió que el Real Madrid ganara Ligas y Copas de Europa aunque nadie se lo crea porque mi vida tiene menos sentido sin aquel Barça. ¿Dónde está? ¿Lo tenéis secuestrado?

Leer más...

Djokovic, apóstol de la patanería en la Tierra

Sólo falta que Novak Djokovic reconozca que no se llama Novak sino Pepe y no se apellida Djokovic sino López, que no nació hace 34 años en Belgrado sino hace 40 en Alcalá del Júcar y que no es un hombre sino una mujer. Eso sí, sus defensores (que, por pudor, están en clara retirada salvo los más fanatizados) seguirán defendiendo su libertad, libertad, sin ira libertad también para mentir, que es lo que ha hecho esté auténtico patán desde que decidiera levantar en Australia la carpa del circo Ringling. A sabiendas de que era positivo por Covid, el Dan Defensor de los negacionistas se reunió con un periodista de L'Equipe, según él para no dejarle colgado. Pero Djokovic es libre para mentir. También mintió en su declaración a la administración australiana cuando, al ser preguntado por su historial de viajes, ocultó que había estado en España, en concreto en Marbella. Pero Djokovic es libre para mentir.

Leer más...

Kroos: se escribe Toni pero se pronuncia don Antonio

La llegada de Toni Kroos al Real Madrid en el verano de 2014 y por 25 millones de euros fue, como él, silenciosa. Hace un par de meses su representante de toda la vida, Volker Struth, desveló el por qué Kroos, que salvo una cesión de 6 meses al Bayer Leverkusen había estado siempre en el Bayern de Múnich, fichó por el Madrid. No fue por Sahin, como erróneamente dije ayer en El Primer Palo, sino por Götze. El equipo alemán le ofreció 6 millones por temporada a Kroos para que ampliara su contrato pero éste dijo ‘no’ porque sabía que a Götze le habían ofrecido 10. Hoeness le dijo que él jamás ganaría 10 millones de euros en el Bayern y le exigió que llamara a su agente y Kroos simplemente le respondió que no hacía falta porque su representante y él pensaban lo mismo al respecto. El United era el mejor posicionado para hacerse con Kroos, que ya se negó rotundamente a negociar con el Bayern, pero entonces entró en liza el Real Madrid y a Toni no le quedó ninguna duda. Como el Bayern quería sacar algo por él, lo que fuera, Kroos acabó en el Madrid por 25 millones de euros. Para que nos hagamos una idea de lo barato que le salió Kroos al Real Madrid baste decir que hace 5 meses, por ejemplo, Emerson Royal fue traspasado del Barcelona al Tottenham por 25 millones de euros. Kroos y Emerson. No hay más que decir.

Leer más...

Por qué afirmo que Djokovic es un patán

¿Por qué digo que el tenista serbio Novak Djokovic es un auténtico patán? Pues lo digo por lo mismo que lo dije David Broncano, el del "Coronavirus oé", o de cualquiera que no le dé la importancia que realmente tiene a una pandemia que ya ha causado 6 millones de muertos en todo el mundo. Por respeto a esos muertos, por respeto a sus familiares y amigos, por respeto a todas aquellas personas que lo superaron tras permanecer varios meses en la UCI y por respeto también hacia todas aquellas personas que, aún superándolo, sufren secuelas severas en su día a día, a mí no me queda más remedio que decir que Djokovic es un auténtico y genuino patán. Que es, por cierto, lo mismo que diría de esa madre que ha tenido secuestrados a sus hijos menores de edad porque recela de los efectos secundarios que la vacuna pueda tener. De tenerlos, esos efectos serían en cualquier caso menos nocivos que la propia muerte que la enfermedad puede causar.

Leer más...