Menú

Pedrosa gana en Montmeló y Bakú revoluciona la F1

0
Dani Pedrosa antes de su retirada.
Dani Pedrosa antes de su retirada. | Repsol Media

Ni Verstappen, ni Hamilton, ni Leclerc ni tampoco Sainz, esta vez el podio se alejó mucho de los que se esperaba. Pérez se estrenó con Red Bull, Vettel con Aston Martin y Gasley se encontró con un regalo en forma de tercera posición. Las calles de Bakú han vuelto a enterrar las expectativas de los equipos más fuertes y dar alas a los que luchan cada domingo por entrar en los puntos. Que pasen cosas diferentes a que Mercedes gane es, sin duda, una revolución en la F1, que Hamilton se equivoque y marque cero, es toda una revolución en la F1 y eso es positivo, y que Red Bull siga líder en el Mundial con Verstappen es una muy buena noticia. Algo está cambiando, el viento empieza a rolar y ya no tiene forma de flecha plateada.

Sin duda ha sido un gran domingo para Austria. Ya sé que Sergio Pérez es mejicano y el ganador en la categoría reina de las motos, MotoGP, Miguel Oliveira es portugués, pero sus máquinas, el Red Bull de F1 y la KTM se fabrican en este pequeño país centroeuropeo que llevan años creciendo en los deportes del motor como ningún otro.

Hablemos ahora de MotoGP. No quisiera yo faltar a la verdad ni a los hechos porque quien ha cruzado este domingo primero la línea de meta del Circuito de Cataluña ha sido el piloto portugués Miguel Oliveira, pero también sería faltar a la verdad y a los hechos si no dijéramos que Dani Pedrosa ha sido fundamental en que KTM haya podido batir al resto de marcas en Barcelona.

Desde que Dani Pedrosa fichara por KTM en 2018 la moto austriaca ha rebajo en 2,8 segundos el tiempo por vuelta. Muchos podrán decir que también Mika Kallio, o Pol Espargaró han sido protagonistas en este avance de la KTM, pero no nos debemos engañar la mano de Dani ha sido fundamental, lo saben en la marca del Toro, y ojo, también lo saben en Honda.

¿Y por qué en Honda? Fácil, desde que Pedrosa dejara la escuadra del ala dorada la evolución de la moto ha ido decayendo y a excepción de Marc Márquez no ha habido otro piloto que haya entendido la moto y la haya hecho más estable y más rápida. En Honda tienen un grave problema, no sólo porque su piloto estrella, Marc Márquez, en plena recuperación, esté descartado para ganar, sino porque la moto se descarta ella sola. Se trata de una moto nerviosa, inestable en el tren delantero y con problemas a la hora de calentar el neumático. Pedrosa siempre ha sido un piloto muy fino, en el pilotaje y fino en la puesta a punto, no le gustaba pilotar con la moto con un set up equivocado lo que le llevaba a cambiar, probar y en definitiva evolucionar la moto, justo lo que ahora está haciendo con la KTM y eso se nota.