Menú

NBA

Gasol-Howard: el doble rasero en los Lakers

En los Lakers no dudan en dar la cara por Superman, pese a sus numerosos fallos en los tiros libres, pero el español no recibe el mismo trato.

0
En los Lakers no dudan en dar la cara por Superman, pese a sus numerosos fallos en los tiros libres, pero el español no recibe el mismo trato.

Malos tiempos para la lírica en Los Angeles Lakers. El equipo ha perdido los dos últimos partidos –ante los Orlando Magic y los Houston Rockets– y presenta un triste balance de 8-10 que les sitúa terceros en la División Pacífico y duodécimos en la Conferencia Oeste de la NBA, a seis victorias y media de los líderes Memphis Grizzlies.

La llegada hace más de dos semanas del técnico Mike D'Antoni, en sustitución del destituido Mike Brown, tampoco ha sido la solución a los males de la franquicia de púrpura y oro.

Anoche, en el Toyota Center de Houston, salió a relucir uno de los grandes problemas del equipo angelino, que dejó escapar una ventaja de 13 puntos en los diez últimos minutos de partido para acabar perdiendo por 107-105. Y no es otro que los fallos de Dwight Howard desde la línea de personal. Superman, el gran fichaje de los Lakers esta temporada junto al de Steve Nash, tiene un promedio de 46,8 por ciento esta temporada desde la línea de 3,60 metros.

En el último duelo en Houston falló ocho de 16 tiros de personal, tres de ellos en los últimos minutos. Al igual que otros muchos equipos de la NBA, también los jugadores de los Rockets buscaron a Howard con numerosas faltas para que lanzase los tiros libres y fallase.

Sin embargo, tanto D'Antoni como Kobe Bryant niegan la mayor y no dudan en salir en defensa del pívot. "Los que hablen y piensen que voy a quitar a Howard en el cuarto período por el problema de las personales, no tienen idea de lo que dicen", comentaba el técnico tras la derrota ante los Rockets.

"Howard no anotó sus puntos desde la línea de personal, pero está claro que tendrá que trabajar más, aunque lo que no tiene sentido es que vayas a sentar a un jugador franquicia en el banquillo por ese motivo", agregaba el técnico de los Lakers, asegurando que la derrota se debió a que " no controlamos bien el juego bajo los aros en los momentos decisivos y las pérdidas de balón también nos hicieron mucho daño".

Bryant, por su parte, hace autocrítica y dice que "tendremos que jugar un poco mejor". Y, cómo no, sale en defensa de Howard por su trabajo bajo aros, aunque también dice que debe trabajar "duro" todo el tiempo con entrenamientos que le permitan "tirar y tirar" a canasta desde la línea de personal hasta que "sea bueno".

Amenaza con abandonar el barco

Lo cierto es que mientras D'Antoni y Bryant –acabó el partido con 39 puntos, pero falló 17 de 14 tiros de campo, incluido el triple que intentó en los últimos segundos para buscar la victoria– arropan a Howard, el pívot amenaza con abandonar los Lakers si la cosa no mejora a medio plazo.

"Quiero hacerlo lo mejor que pueda y voy a darlo todo por conseguir lo que esté a mi alcance en la NBA, que no es otra cosa que ganar un anillo. Y si tengo que jugar en otro equipo para conseguirlo, así lo haré porque ése es mi objetivo. Ésta es mi pasión, así que voy a seguir luchando", decía Howard, en declaraciones recogidas por el portal SportYou, abandonando su simpatía natural y mostrando su lado más arisco, negándose incluso a contestar a un periodista que le preguntaba por las posibilidades de su antiguo equipo, los Orlando Magic.

Y es que los números de Superman, distan mucho de ser los mejores en la NBA. En su novena temporada como profesional, el pívot de Atlanta, de 26 años, está registrando sus peores guarismos desde la temporada 2006/07, con un promedio de 18,6 puntos; 11,3 rebotes y 2,7 tapones por partido.

Críticas a Gasol

Mientras tanto, Pau Gasol veía el partido ante los Rockets desde el banquillo por una tendinitis en las dos rodillas. Un problema más que se suma al protagonismo que le ha quitado Mike D'Antoni desde su llegada a los Lakers. A nadie se le escapa que Antawn Jamison le está comiendo la tostada al de Sant Boi y poco a poco lo está relegando a un segundo plano.

D'Antoni quedó prendado con la actuación de Jamison en la victoria por 122-103 ante los Denver Nuggets en casa (33 puntos, 12 rebotes, dos asistencias, un tapón y un robo de balón) y desde entonces le ha dado más protagonismo al veterano jugador que al español.

Por si fuera poco, el de Sant Boi parece tener al enemigo en casa. Y no es otro que Kobe Bryant, con quien tantas risas compartía antaño en el vestuario del Staples Center. El pasado lunes, tras la derrota ante los Magic, el escolta no dudó en atizar a Pau. "Tiene que ponerse los pantalones por los pies. Que se deje de chiquilladas. No puede quedarse lamentándose ni quejándose por ello", dijo Bryant para añadir que "no vamos a perderle", en referencia a una posible marcha del jugador catalán, con Minnesota o Nueva York (Knicks) como posibles destinos.

Frente a todos los rumores, D'Antoni se devana los sesos tratando de dar con la tecla, viendo cómo su sistema de ataque y de pick and roll por el momento no funciona. En la madrugada del miércoles al jueves, en el New Orleans Arena, los Lakers tienen una buena oportunidad para tapar bocas. Aunque sólo sea por unas horas...

Partidos

12 de Octubre de 2020
Miami Heat 93-106 Los Angeles Lakers
0
comentarios

Servicios