print
"EL BOLSILLO NO SE PUEDE MAQUILLAR"

Cañete considera preocupante que Zapatero esté "jugando a decir que no pasa nada"

El deterioro de la economía es evidente para el PP. En Génova recuerdan que en 2004 la economía española estaba "en un claro proceso de aceleración tras superar la crisis internacional de 2001-2002". Una situación dilapidada por Solbes y Zapatero, en opinión de los populares. A los malos datos de inflación y paro se suma este lunes un incremento de siete décimas en el desempleo juvenil en 2007. Año en el que la industria automovilística ha registrado el peor déficit de su historia. Para el popular Arias Cañete, es una "burla" que Zapatero diga que "España está ahora mejor preparada". En su opinión, por mucho que lo intente el presidente, "el bolsillo no se puede maquillar".

Noticia publicada el 07-01-2008

(Libertad Digital) Según el responsable del área económica del Partido Popular, Miguel Arias Cañete, es una "burla" que Rodríguez Zapatero diga que "España está ahora mejor preparada, porque es la más endeudada, la más dependiente del ahorro exterior y la más vulnerable a una subida de tipos de interés".
 
Para Arias Cañete, "lo preocupante de las declaraciones de Zapatero es que está jugando a decir que no pasa nada; por eso le vale (Pedro) Solbes, como ministro de Economía, y está justificando su pasividad en la economía", indicó el secretario del PP, para quien el presidente del Ejecutivo es "el gran ganador de tiempo" y "maquillador" de situaciones complicadas. Pero –añadió– "el bolsillo no se puede maquillar, porque los españoles saben lo que cuesta la cesta de la compra; podrá engañar a Pepiño Blanco y Diego López Garrido, pero no a 45 millones españoles".
 
Según el Balance Económico de la legislatura, realizado por el PP, en 2004 el déficit exterior era muy reducido, no alcanzaba el 2,5 por ciento del PIB, la inflación se aproximaba al 2 por ciento, 2,5 por ciento, los tipos de interés eran negativos, Euribor de 2,16 por ciento, los salarios ganaban poder adquisitivo y por primera vez las cuentas públicas estaban equilibradas gracias a una política de reducción y control del gasto público. Nunca en España un Gobierno había heredado una situación económica como la que recibió Rodríguez Zapatero.
 
Sin embargo, la economía española ha acumulado a lo largo de la legislatura una serie de desequilibrios importantes que la hacen más vulnerable ante el cambio de ciclo que ya se empieza a atisbar en la economía mundial.
 
Como consecuencia de la inacción del Gobierno, que no ha realizado reformas importantes en estos años, dejándose llevar por la bonanza internacional, la economía española está en clara desaceleración y todos los analistas están de acuerdo en que el próximo año España crecerá muy por debajo del 3 por ciento.
 
Principales elementos de preocupación
 
La inflación está desbocada y se ha situado en el 4,3 por ciento. Es la más alta desde 1995 y muy superior a la de la Eurozona. Además, su aceleración reciente obedece no sólo a los componentes volátiles como la energía y los alimentos, y ha sido mucho más intensa que la del resto de los países de nuestro entorno.
 
El déficit exterior bate récords en el espacio y en el tiempo; en el espacio porque no hay ningún país importante que tenga un déficit exterior más alto que España; en el tiempo porque nunca en la historia española se había alcanzado un nivel tan alto; hemos pasado del 2,5 % en 2003 a un 9,9 % del PIB en el último trimestre. Esta brecha exterior coincide con la crisis de los mercados de crédito, por lo que su financiación va a ser mucho más compleja y cara que antes del inicio de la crisis.
 
Los tipos de interés han subido 2,5 puntos en esta legislatura, dos de ellos en los dos últimos años. Y las familias y empresas están hoy el doble de endeudadas que hace cuatro años, lo que les hace extremadamente sensibles al aumento de los tipos de interés por su impacto en los costes financieros que tienen que soportar.
 
Los salarios han perdido poder adquisitivo. España es el país de la UE-15 en el que los salarios han perdido más poder adquisitivo. Y aunque las cuentas públicas sigan equilibradas, ello se ha produce a base de aumentar dos puntos la presión fiscal a los ciudadanos.
 
Esta situación ha producido una pérdida de confianza en la economía que confirman todos los indicadores (ICO, Eurostat, CIS ..)
 
En lo que respecta al empleo, de diciembre de 2006 a diciembre de 2007 se ha incrementado el número de parados en 105.000, un 5,27 por ciento, mientras que en el caso de los inmigrantes, el incremento ha sido del 24,57 por ciento.
 
Además, según el índice del World Economic Forum, España ha perdido puestos en competitividad y ha pasado en esta legislatura de ocupar el lugar 23 del mundo al 29. Respecto de la productividad, España estaba en el año 2003, según datos de Eurostat, en el 104 por ciento de la media de la UE-27. En 2007, en el 100 por ciento –4 puntos menos– y para 2008, la Comisión Europea estima un 98 por ciento, 6 puntos menos.
 
El PP concluye que el Gobierno ha desperdiciado 4 años de bonanza económica mundial y un legado económico que recibió de gran valor por su solidez con todos los indicadores en valores muy positivos y al alza. Ahora, nos enfrentamos en estos momentos a intensas incertidumbres en el entorno económico internacional que surgen de la crisis de los mercados de crédito, la posibilidad de una recesión en los EE.UU., el petróleo a 100$ barril y la depreciación de la moneda estadounidense.
 
Ahora, España es muy vulnerable a un cambio de ciclo internacional porque nuestra economía ha acumulado desequilibrios muy notables y no ha afrontado, en la última legislatura, las reformas necesarias para capear la crisis internacional como ocurrió en 1998 o en 2001.


Noticias relacionadas            Enviar a: Agregar a MEN?AME Agregar a TECHNORATI Agregar a DEL.ICIO.US Agregar a YAHOO Agregar a GOOGLE

Enlaces patrocinados