Menú

El BCE teme una oleada de quiebras bancarias si la recesión continúa en 2010

Mientras las entidades financieras españolas muestran su preocupación a Bruselas porque se establezcan estándares homogéneos en toda la Eurozona para realizar los stress test, el BCE teme que si dura la recesión en 2010 pueda producirse una oleada de quiebras bancarias.

LD (Agencias) Según informa el Daily Telegraph este jueves, el BCE está vigilando la evolución de los 25 bancos que considera claves en el sistema financiero de la Zona Euro. Teme que si la recesión persiste en 2010 pueda producirse una oleada de quiebras. "Si tiene forma de "U", los bancos tendrán problemas", dijo en una conferencia en Fitch Ratings Dejan Krsec, experto en estabilidad financiera del BCE.

"El problema no es 2009", dijo, "los bancos de la zona euro están suficientemente bien capitalizados para cubrir pérdidas. El problema es 2010. Estamos preocupados por la duración de la recesión", según recoge Efe/Dow Jones.

La banca pide normas comunes para los test

Por su parte, la banca española ha manifestado a Bruselas su preferencia porque se aprueben estándares homogéneos en toda Europa para realizar los stress test. Temen que se produzcan distorsiones en la realización de estos exámenes a los bancos de los diferentes países del continente, mientras sean supervisados mediante las normas específicas de los bancos centrales de cada uno de los países, según recoge Europa Press.

En España no se ha llevado a cabo ningún stress test como que el que se ha efectuado en Reino Unido o Estados Unidos, al menos de manera oficial y pública, pero algunas entidades creen conveniente que si los bancos centrales se lanzan a esta práctica, como pide Bruselas, deben contar con un marco y unos criterios de exigencia comunes.

Además, algunas de las entidades de mayor dimensión han advertido de que un test de estas características sólo supervisado por los bancos nacionales de cada país y bajo parámetros y niveles de exigencia diferentes puede ser un ejercicio estéril que arrojaría resultados engañosos que no ayudarían a aflorar la verdadera situación de la banca en la zona euro. Por ello, reclaman una supervisión única de estos procesos o bien que se hagan bajo un paraguas común.

De hecho, algunas entidades, como BBVA, ya se han dirigido a Bruselas para formalizar esta petición, sin que desde las instituciones europeas se hayan pronunciado todavía al respecto. No obstante, algunos responsables europeos, como el comisario europeo de Asuntos Económicos y Monetarios, Joaquín Almunia, sí se han manifestado al respecto.

Almunia indicó, durante su última visita a Madrid, que es necesario realizar "pruebas de stress a escala europea" para abordar la situación "con coherencia" y que mientras no se conozca el alcance de los activos dañados en manos de la banca, la estabilidad no volverá a sistema financiero.

"Aún hay problemas de transparencia en Europa, y los mercados no estarán tranquilos hasta que no se vea lo que hay dentro de los balances de las entidades financieras", indicó. Asimismo, el presidente del Banco Central Europeo (BCE), Jean- Claude Trichet, también se refirió a este asunto tras la reunion que mantuvo la institución para mantener los tipos de interés en el 1%.

En concreto, Trichet señaló que en el caso de entidades individuales son las autoridades de los países los que deben decidir iniciar un proceso de valoración, al ser la eurozona un sistema descentralizado, sin embargo, adelantó que en el conjunto del sistema existe "un proceso en curso" cuyos resultados se darán a conocer posiblemente en septiembre.

En España, la institución que dirige Miguel Angel Fernández Ordóñez asegura que desde el inicio de la crisis ha elevado el nivel de petición de información a todas las entidades y que, en este sentido, es como si realizase un 'stress test' todos los días para garantizar y fortalecer la supervisión de los mercados. No obstante, se trata de una práctica habitual de su función, por lo que es confidencial.

El BCE prevé que el paro continuará en 2010 en la Eurozona

Por otro lado, la autoridad monetaria europea, ha previsto que continúe "el deterioro de los mercados de trabajo" de la zona euro "en los próximos meses" como consecuencia de los "efectos adversos retardados" de la contracción de la actividad económica, según explica hoy la institución en su boletín económico mensual.

El organismo presidido por Jean Claude Trichet, no obstante, apuntó a la presencia de "cierta mejora" en el crecimiento económico, aunque en niveles muy bajos, según los últimos datos recopilados, que, por otro lado, apuntan a que la contracción del resto del año se produzca "a tasas mucho menos negativas" tras una significativa debilidad del PIB en el primer trimestre, que se contrajo un 2,5% en términos intertrimestrales.

El BCE reiteró que, tras una fase de estabilización, se prevén "tasas de crecimiento intertrimestral positivas a mediados de 2010", y aseguró también que los riesgos para las perspectivas económicas "están equilibrados".

En lo que respecta a la inflación de la eurozona, que se situó en mayo en el 0% por primera vez en su historia, seis décimas menos que en abril, el BCE asegura que este nuevo descenso "estaba absolutamente previsto" y que refleja principalmente "efectos de base resultantes de las fuertes oscilaciones de los precios mundiales de las materias primas durante los últimos doce meses".

Como consecuencia de estos efectos de base se estima que las tasas de inflación sigan reduciéndose y que se mantengan en niveles negativos "durante los próximos meses" antes de retornar a niveles positivos a finales de 2009.

El BCE aseguró que las expectativas de inflación siguen firmemente ancladas en niveles compatibles con el objetivo del consejo de Gobierno de mantener la inflación en tasas inferiores, aunque próximas al 2% a medio plazo, y señaló que las presiones inflacionistas son moderadas dada la ralentización del crecimiento monetario y del crédito en términos interanuales.

En este contexto, la institución prevé que la estabilidad de precios de mantendrá a medio plazo, "respaldando el poder adquisitivo de los hogares de la zona euro". No obstante, el BCE explicó que, más a largo plazo, se espera que la evolución de precios y costes "siga siendo moderada" como consecuencia de la "atonía" de la demanda tanto en la zona euro como en otros países.

La institución reiteró que el nivel actual de los tipos de interés (1%) es apropiado teniendo en cuenta tanto la situación económica de la zona euro como las medidas adoptadas para el apoyo al crédito.

Temas

En Libre Mercado

    0
    comentarios
    Acceda a los 3 comentarios guardados

    Servicios

    • Radarbot
    • Biblia Ilustrada
    • Libro