Menú

La banca desmiente a Corredor: no es buen momento para comprar piso

Aunque la ministra de Vivienda no ceje en su empeño de convencer a los españoles de que ahora "es un buen momento" para comprar piso, las entidades advierten que queda más de un lustro para que este pilar de la economía española elimine el exceso de oferta. Los precios deben bajar más.

0
Aunque la ministra de Vivienda no ceje en su empeño de convencer a los  españoles de que ahora "es un buen momento" para comprar piso, las  entidades advierten que queda más de un lustro para que este  pilar de la economía española elimine el exceso de oferta. Los precios deben bajar más.
El Gobierno lleva meses intentando que los ciudadanos compren viviendas, a pesar de que el grifo del crédito sigue cerrado (sólo se dan préstamos a aquellos que, por las garantías solicitadas, no los necesitan). El mensaje que lanza en cada acto que participa la ministra de Vivienda, Beatriz Corredor, es siempre el mismo: "es un buen momento para comprar un piso".


Normalmente, en los países medianamente civilizados, cuando habla un responsable gubernamental de un sector importante para la economía del país (como en España es el inmobiliario), los particulares y las empresas reciben el mensaje y adaptan sus necesidades de consumo, ahorro o inversión a las intenciones del ministro del ramo. Pero en España sucede todo lo contrario debido a la pérdida de credibilidad de los gobernantes.

Corredor es un claro ejemplo de ello. La ministra lleva desde el 5 de junio de 2008 diciendo que "ahora es buen momento para comprar piso". La última vez que lo dijo fue el pasado 12 de marzo, durante la inauguración del II Salón de Low Cost Madrid, donde instó a las familias a aprovechar el momento para comprar la vivienda que consideren adecuada, ya que hacerlo más adelante será "tributariamente más costoso" y el precio de la vivienda "podría rebotar al alza".

Pero la realidad dista mucho de la ficción que vende Corredor, aunque el INE (organismo que depende del Gobierno) insista en anunciar el fin del ajuste inmobiliario. Las entidades financieras lo saben, ya que se han visto obligadas a convertirse en inmobiliarias ante los impagos de los promotores. En España, bancos y cajas han concedido créditos por "actividades inmobiliarias" por valor de 1,1 billones de euros, de los que 445.000 millones han sido solicitados por promotoras y constructoras.

Por ello, al sector inmobiliario español todavía le quedan entre cinco y ocho años de duro ajuste. Hay que eliminar el exceso de oferta y, para ello, tienen que bajar los precios y volver a recuperarse el mercado de crédito. Así lo considera el director gerente del negocio inmobiliario de Deutsche Bank, Ismael Clemente, según señaló durante la presentación de un estudio elaborado por la consultora Pricewaterhouse Coopers, sobre el mercado inmobiliario europeo.

Aunque Clemente sostiene la tesis oficialista de que "lo peor ha pasado", el directivo admite que el mercado inmobiliario español es un mercado maduro que si no adopta soluciones "perderá peso frente a países que ofrecen más liquidez". Precisamente, el informe sitúa a Madrid y a Barcelona como dos de las ciudades europeas que atraen a menos inversores internacionales.

Por el contrario, este mismo informe asegura que en otros países europeos, como Alemania, Francia y el Reino Unido, la crisis del sector inmobiliario "ha tocado fondo y comenzará a recuperarse en 2010".

En España la crisis de las inmobiliarias se ha visto agravada por dos factores diferenciales, la caída del empleo y el incremento de las tasas de ahorro entre los consumidores, según indicó en el mismo acto el presidente de Realia, Ignacio Bayón, según informa Efe.

A su juicio, la creación de un nuevo modelo productivo basado en las tecnologías y la innovación "no puede dejar de lado actividades como el turismo, la construcción y el automóvil, que han sido fundamentales para la economía española".

Hay que bajar más los precios

Respecto a las medidas para incentivar la recuperación del sector, Bayón afirmó que "no puede esperarse a que se produzca una evolución favorable del entorno" y defendió "un ajuste activo del precio de la vivienda por parte de las inmobiliarias".

En cuanto a las ventas de activos inmobiliarios por parte de los bancos, opinó que la recuperación del sector "anuncia un nuevo ciclo de proceso privativo, caracterizado por la vuelta de las entidades financieras hacia las familias", su negocio habitual.

Por su parte, el socio de Pricewaterhouse Coopers Guillermo Massó aseguró que la suscripción de nueva deuda por parte de los bancos será "muy restrictiva hasta que decidan qué hacer con sus carteras de préstamos inmobiliarios". Massó cifró la deuda del sector que soportan las entidades financieras en toda Europa en más de un billón de euros.

El socio de la consultora destacó que la recuperación del sector inmobiliario español se prolongará durante "tres o cuatro años más" respecto al resto de Europa. Aun así, Massó explicó que el proceso de recuperación será "largo y lento" en Europa, ya que "existe un importante volumen de capital disponible para el mercado, pero es de bajo riesgo y huye de alternativas de incierta rentabilidad y alta volatilidad".

En Libre Mercado

    Servicios

    • Inversión
    • Seminario web
    • Podimo
    • Tienda LD