Menú

Los trabajadores con contratos indefinidos empiezan a ser despedidos

Hasta ahora, la sangría laboral de la economía española había afectado casi exclusivamente a los empleados que tenían contratos temporales. Pero las tornas han cambiado: por primera vez en este etapa de crisis los trabajadores con contratos indefinidos son despedidos.

0
Hasta ahora, la sangría laboral de la economía española había afectado casi exclusivamente a los empleados que tenían contratos temporales. Pero las tornas han cambiado: por primera vez en este etapa de crisis los trabajadores con contratos indefinidos son despedidos.

El mercado laboral español sigue de capa caída y en España se seguirá destruyendo empleo hasta que la economía crezca a un ritmo anual superior al 2%.

A pesar de que el presidente del Gobierno insiste en augurar tasas positivas de creación de puestos de trabajo para 2010, los recientes Presupuestos Generales del Estado confirman que la Seguridad Social perderá 303.500 afiliados más el próximo año, situando el paro registrado “oficial” en los 4,4 millones de personas, una cifra a la que hay que añadir los 500.000 desempleados que saca de las listas con su tradicional maquillaje estadístico.

El último boletín del Banco de España constata el mal momento del mercado laboral español y no ve luz al final del túnel. De hecho, muestra su preocupación por el aumento de los despidos de personas que tienen contratos indefinidos, un colectivo que hasta ahora apenas había notado los problemas y rigideces del modelo español.

El organismo que dirige Miguel Ángel Fernández Ordóñez explica en su informe que “aunque el ajuste del empleo continuó afectando principalmente a los asalariados con contrato temporal, los trabajadores con contrato indefinido pasaron a mostrar por primera vez, en esta fase recesiva, tasas de variación interanuales negativas”.

En concreto, el volumen de contratados temporales cayó un 19,8% entre marzo y junio respecto al mismo periodo de 2008; y, por primera vez, los asalariados con contratos fijos se redujeron un 1,1%, tras el leve incremento del primer trimestre. Esto implica que la sangría laboral continuará en los próximos meses.

Aunque en esta ocasión el Banco de España no habla de ello, en otros informes sí ha criticado el sistema de negociación colectiva y ha pedido una reforma del modelo, sin éxito. El Gobierno no quiere dar motivos a CCOO y UGT para una posible huelga general y se pliega a todas las exigencias de estos sindicatos, que siguen empleando la propaganda para defender a un pequeño colectivo de personas (sus representados) cuya productividad laboral brilla por su ausencia.

Todos coinciden, excepto el Gobierno. El Banco Central Europeo (BCE), el Fondo Monetario Internacional (FMI) y el propio Banco de España exigen la reforma del sistema. ¿Por qué? Los últimos en analizar la situación son los analistas de la London School of Economics que señalan sin tapujos que el aumento del paro en España se debe a la "catastrófica forma en que funciona el mercado laboral”.

Además, los expertos de RGE Monitor, que dirige Nouriel Roubini, tildan la actual regulación de "brutalmente ineficiente".

El aumento del paro afecta más a los hombres

El informe del Banco de España publicado este miércoles explica que el aumento del paro afecta “con más intensidad a los varones”, con un crecimiento del 93,5% en el segundo trimestre, lo que ha provocado la reducción de la brecha existente entre las tasas de paro por sexos.

Así la tasa de paro masculina se ha elevado 8,6 puntos, para situarse en el 17,6%; mientras que la femenina subió seis puntos, para cerrar junio en el 18,3%.

 

Con todo ello, El número de desempleados se incrementó en 127.000 personas en el segundo trimestre de 2009, hasta alcanzar la cifra de 4,1 millones de desempleados, lo que representa una variación interanual del 73,7%.

Por su parte, la tasa de paro se elevó hasta el 17,9%, medio punto más alta que la registrada a principios de año y más de 7 puntos por encima de la observada en igual período del año anterior. La estadística de paro registrado había mostrado también un crecimiento del desempleo significativo, aunque a un ritmo algo inferior al estimado por la EPA (52,9%).

En Libre Mercado

    Servicios