Menú

Duran cree que ERC se "despegará" de CiU y la consulta se aplazará

Duran se ha referido a los proyectos independentistas de su partido en un acto en Madrid. También ha hablado, lo justo, de Pujol.

0

En un acto de Nueva Economía Fórum en Madrid, Josep Antoni Duran i Lleida se ha referido a los proyectos independentistas de CiU y ha hecho una encendida defensa del diálogo  como la única forma de alcanzar una solución y un acuerdo entre las dos partes, en referencia a Cataluña y España.

Durán, que ha sido presentado por el antiguo secretario general de CiU, Miquel Roca, ha hablado ante una representación de lo más granada de la política madrileña, contando especialmente con dos destacados representantes del Gobierno: la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría y el ministro de Exteriores, José Manuel García Margallo.

También ha estado presentes el presidente del Tribunal Constitucional, Pascual Sala; el exvicepresidente y expresidente de Junta de Andalucía, Manuel Chaves; y personas destacadas del mundo de la empresa como Manuel Pizarro o Florentino Pérez; amén de, por supuesto, varios de los diputados de CiU en el Congreso.

Poco y ya en el turno de preguntas, Duran se ha tenido que referir al simulacro de dimisión de Oriol Pujol del que se ha limitado a decir que "para mí es suficiente en la medida en que para estas personas -en referencia al propio Pujol y a Josep Tous- es suficiente". El de Uniò ha señalado que se trata de "una decisión personal amparada y estimada por su partido" y, por lo tanto, él no tiene nada más que decir.

"Lo que no vale -ha recalcado- es usar esta cuestión para confrontarnos políticamente". En su opinión, bien al contrario los partidos deberían llegar a un acuerdo para decidir de forma conjunta si los cargos políticos imputados dimitan: "Si hay que acordarlo que se llegue a un acuerdo".

Tres crisis

Duran ha centrado su discurso en una crisis de la que ve tres aspectos: "la económica y social, la política e institucional y la territorial", de las que ha ido hablando en ese orden.

De la primera ha reclamado una relajación en los criterios de austeridad, a pesar de considerarla "necesaria después de la gran bacanal" de gasto que se ha vivido en algunos países de Europa "y entre ellos España" en los últimos años. Sin embargo, Duran, que ha criticado a Merkel pero ni siquiera se ha atrevido a citarla, ha recalcado que "sólo con austeridad" no es posible salir de la crisis e incluso ha llegado a decir que "la política de la UE tiene efectos que se podría acabar de inmorales".

En una nueva contradicción, el de Uniò ha reconocido que en su opinión "el Estado del Bienestar tal y como estaba diseñado no tiene futuro", pero eso, en su opinión, "es una cosa y otra es acabar con el bienestar".

Durán ha defendido que "algunos indicadores" señalan que hay una mejor "percepción exterior" de España, indicadores o cuestiones entre las que ha citado "la mejora de la productividad", la "internacionalización de las empresas", el "control del déficit" y "la reforma laboral", de la que ha realizado una encendida defensa: "Sin duda ha evitado que empresas enteras tuvieran que cerrar" en lugar de despedir a algunos de sus trabajadores, ha dicho".

Aún así, ha advertido de que "queda mucho tiempo para que el ciudadano medio pueda decir que la situación ha cambiado" y que pese a que él "desea lo mejor" hay que "estar preparado para lo peor".

"Falta seducción"

En cuanto a la "crisis territorial", Duran ha asegurado que no se circunscribe "sólo al problema catalán", pero él sí ha preferido centrar su intervención en éste.

Así, el de Uniò ha defendido que no se trata de un asunto que deba concernir "sólo a Cataluña" ya que también es "un problema de España" y una hipotética secesión "no sería buena para España", ha dicho Durán aunque se ha "reservado para mí mismo" su opinión sobre si lo sería para Cataluña.

En este sentido, el portavoz de CiU ha defendido que "pensar que nuestra causa no tiene salida es un gran error" y ha defendido el diálogo para llegar a una solución "no con la estructura política actual" y para la que el Gobierno central debe "poner propuestas encima de la mesa", en un "diálogo sin reservas" en el que "se reconozca la legitimidad del otro". Como ya ha dicho en alguna otra ocasión Durán ha señalado que "falta seducción, quizás por ambos lados".

Finalmente, Duran ha reclamado "un sistema más justo, más democrático, más participativo", que reconozca "la pluralidad nacional, la pluralidad lingüística y la nacionalidad catalana". 

"La consulta se podría aplazar"

Ya en el turno de preguntas Durán se ha visto obligado a profundizar en las relaciones entre Cataluña y el resto de España y, especialmente entre sus Gobiernos. El de Uniò ha hablado de la reunión del ejecutivo catalán el pasado sábado del que puede entenderse que hay un cambio de orientación política en Mas y CiU.

Durán ha relatado que Cataluña sufre "una asfixia financiera" y le es "imposible financiarse en el exterior", por lo que "la única posibilidad" para encontrar esa financiación es "el Tesoro". Así, "si el único que puede ayudarte es el Estado tiene que mantener un diálogo profundo con el Gobierno". No obstante, "falta saber cuál es la disposición de la otra parte".

Durán ha dejado claro los límites de este diálogo: el cambio de los requisitos del déficit en las CCAA "es un paso necesario pero no suficiente" y, además, no se va a abandonar "el compromiso de realizar la consulta". Así, ha defendido que "hay que buscar la viabilización (sic)" de ese referéndum que para Durán debe ser "dentro de la legalidad" para lo cual "es necesario el diálogo con el Gobierno".

No obstante, Durán ha reconocido que "si las circunstancias políticas o económicas así lo requieren la consulta "se podría aplazar". En este sentido, y preguntado por el coste que esto podría tener en el pacto que CiU mantiene con ERC, aunque ha hablado de lealtad ha explicado que tiene "la impresión de que ERC se va a ir despegando de CiU", algo de lo que, según él, "es evidente que ha habido signos".

En España

    0
    comentarios

    Servicios