Menú

24 horas de confusión tras el ataque en Kabul: Rajoy ya no descarta "ninguna hipótesis"

El Gobierno emite una nota para aclarar cómo ocurrieron los hechos tras las rectificaciones. Afirman, ahora, que sí fue "un ataque a España".

122
24 horas de confusión tras el ataque en Kabul: Rajoy ya no descarta "ninguna hipótesis"
La embajada española en Kabul, tras el ataque. | EFE

"Urgente. Atentado en la embajada española en Kabul. El presidente hará declaraciones en Orihuela (Alicante) que se retransmitirán vía satélite". Esta fue la primera comunicación interna del gabinete de comunicación del PP con los periodistas que siguen la caravana electoral de Mariano Rajoy, a las 16:15 horas. El ministerio de Exteriores, según un despacho de la agencia EFE a las 16:47, confirmaba que "el ataque de Kabul ha sido en la embajada".

Rajoy se retrasaba con respecto a la hora prevista y a las 18:30 horas hacía una breve declaración ante los periodistas, en la que no admite preguntas. Se decidió que fuera él quien informara a la opinión pública de lo sucedido y que lo hiciera antes de los actos de campaña, para que no se le pudiera criticar. El presidente pide "tranquilidad". "Lo que parecía una mala noticia parece, por fortuna, que no es así", dijo.

El objetivo de Rajoy entonces fue dejar bien claro que España no había sido objeto del ataque terrorista, sino una casa de huéspedes situada al lado de la embajada. "No era un ataque contra nosotros", afirmó, y repitió varias veces la misma idea. También descartó víctimas mortales de origen español, y destacó que había un único policía herido, pero que las heridas no eran "de extrema gravedad". Entonces, ya había despachado telefónicamente con Pedro Sánchez, Pablo Iglesias e Íñigo Urkullu y se había mensajeado con Albert Rivera.

Terminada la declaración, Rajoy acudió al mitin propiamente dicho de Orihuela, con el himno del PP sonando y las banderolas. Se sienta en la primera fila y empiezan a hablar los teloneros. Entonces, se le ve que utiliza el teléfono, con rostro serio. José Manuel García-Margallo, que es el número uno de la lista por Alicante, le acompañaba, y también se le observa pegado al móvil. Cuando el ministro de Exteriores sube al atril, tiene palabras de cariño para los funcionarios que trabajan en la embajada. Aún nada hace presagiar el brusco giro de los acontecimientos.

Tras Isabel Bonig, líder del PP regional, Rajoy sube al atril. Se refiere a los sucesos de Kabul pero en los mismos términos que antes en su encuentro con los periodistas. Destaca la lucha contra el terrorismo. En pleno mitin, uno de sus asesores le pasa un papel. Pasados unos minutos, concluye diciendo: "El Ministerio del Interior pone en conocimiento de los españoles que, en el ataque del que hemos hablado antes, un policía ha muerto. Desde aquí nuestro cariño y nuestro amor por él y por todos sus compañeros. Muchas gracias".

Se desata la confusión y el caos informativo. En un primer momento, incluso se dudó de que el agente caído fuera español; también de si era el policía que se daba por herido leve. El equipo del PP y el ministerio del Interior no consiguieron poner las cosas en orden hasta cerca de las 20:00 horas. Rajoy ya se dirigía a Murcia -donde tenía otro acto de partido- y antes de que llegara se informa de que quedaba cancelado y sólo habría unas palabras de condolencia.

A las 20:30, el candidato llega al recinto del acto y saluda durante más de 15 minutos a los centenares de simpatizantes que no pueden acceder porque estaba lleno el polideportivo. Ya no se escucha el himno del PP. "Hay que mostrar nuestro sentir y pesar y apoyar a la Policía, a la Guardia Civil y a los servicios de inteligencia. No vamos a celebrar este acto porque no tenemos ánimo. Nos sentimos orgullosos de nuestras fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado", declaró Rajoy.

Antes de las 22:00 horas, el presidente aún se reúne con los periodistas para tratar de aclarar el relato. Bajo la premisa de que la información era confusa ante la lejanía de Kabul, confirmó la muerte del policía Isidro Gabino, pero recalcó que ya no había más víctimas mortales y que el resto del personal estaba a salvo. Insistió en que no se buscaba atacar la embajada sino la residencia donde los terroristas creían que "había americanos".

Rajoy descartó que se fuera a decretar luto nacional y autorizó que la campaña prosiguiera el sábado, una vez que en los mítines del viernes por la tarde-noche hubo palabras de condolencias por parte de todas las formaciones. Puso el acento en la unidad de todos los partidos y dio a entender que todo había acabado.

Sin embargo, a las 05:54 del viernes, el Ministerio del Interior enviaba una nueva nota sobre el ataque de Afganistán: "Muere un segundo agente de la Policía Nacional en el atentado en Kabul", Jorge García Tudela. A las 10:50, era el PP el que emitía un comunicado "lamentando profundamente el fallecimiento de los dos policías", aunque la campaña "continúa". Finalmente, a las 13:23, la Moncloa se vio en la obligación de hacer público un texto explicando con detalle lo sucedido. Rajoy ya no compareció y fue Jorge Fernández Díaz el que acude a ver a las familias de los fallecidos. Lo ocurrido cambió mucho en menos de 24 horas.

"A esta hora se mantiene abierta la investigación para esclarecer todos los detalles del atentado. Aunque un comunicado de los terroristas y la información de la propia policía afgana señalan que el objetivo del atentado no era la embajada de España, se mantiene abierta la investigación y no se descarta ninguna hipótesis", se resaltó oficialmente. Rajoy, en un primer momento, rechazó que España fuera el objetivo. "Han fallecido dos ciudadanos españoles y nuestros intereses han sufrido graves daños. Es, por tanto, un ataque contra España", zanjaron desde Presidencia.

Desde León, Fernández Díaz resaltó la misma idea: "Estamos ante un ataque terrorista en el que han fallecido dos ciudadanos españoles y en el que nuestros intereses han sufrido graves daños, es por tanto un ataque contra España y contra su colaboración en la consolidación de la democracia en Afganistán", recalcó el ministro.

Moncloa insistió en que Rajoy está informando al resto de grupos políticos, y que se reunirá la comisión de seguimiento del "Acuerdo para afianzar la unidad en defensa de las libertades y de la lucha contra el terrorismo". Aunque no se decretó luto nacional, el Gobierno invitó a las instituciones públicas a colocar las banderas a media asta desde este sábado al lunes a mediodía y se convocó un minuto de silencio a las 12:00 horas ante las sedes de edificios públicos.

En España

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios

    Máster EXE: Digital Marketing & Innovation