Menú
Con tu apoyo hay más Libertad
  • Sin Publicidad
  • Acceso a Ideas
  • La Ilustración Liberal
  • Eventos

Cinco grandes mentiras sobre la inmersión lingüística en Cataluña

Convivencia Cívica Catalana ha realizado un informe en el que analiza los tópicos más extendidos sobre el modelo lingüístico en Cataluña.

0
Archivo

Convivencia Cívica Catalana se constituyó en Barcelona en 1998. Lo hizo para contrarrestar la Ley 1/1998 de Política Lingüística aprobada por el Parlamento de Cataluña. Desde entonces la entidad presidida por Francisco Caja ha desarrollado una intensa labor en los tribunales para defender la libertad lingüística en esa comunidad autónoma.

Ahora, en plena polémica sobre esta cuestión, publica un nuevo informe en el que con datos desmonta las cinco consignas más repetidas por los nacionalistas y partidos de izquierda para defender el sistema de imposición del catalán.

"Hay un amplio consenso sobre la inmersión"

"En Cataluña no existe ningún consenso social a favor de la inmersión", señala la CCC, que se apoya en las encuestas realizadas. Únicamente un 14% de catalanes –uno de cada siete– es favorable a un modelo de enseñanza como la actual inmersión lingüística obligatoria, con "todo en catalán". Otros sondeos ofrecen cifras aún peores para los defensores de la imposición, como la de GESOP en la que queda de manifiesto que sólo el 8,8% de los catalanes quiere una enseñanza sólo en esa lengua.

"Una amplia mayoría de ciudadanos están a favor del uso conjunto de las dos lenguas oficiales, español y catalán, como lenguas vehiculares de enseñanza, complementadas en su caso con el inglés".

"La inmersión está avalada por Europa"

"La inmersión nunca ha estado avalada por Europa en la forma en que se aplica en Cataluña". El Consejo de Europa ha advertido que, al igual que en Quebec, la inmersión en Cataluña debería ser voluntaria y los padres deberían tener derecho a decidir.

En concreto, Europa ha recordado a las autoridades educativas que la inmersión "no debe ser obligatoria para todos los niños", "invalidando de este modo la inmersión tal como la aplica el Gobierno catalán".

informe-ccc-1.jpg

"Es un modelo de cohesión social"

La inmersión es un modelo "no cohesionador sino discriminador". Y es que, tal y como explica Convivencia Cívica, "los niños catalanohablantes reciben la enseñanza en su lengua materna, en la lengua que mejor entienden y más dominan, mientras los niños castellanohablantes deben sumar en el proceso de aprendizaje a la dificultad propia de las materias una dificultad lingüística añadida: estudiar, expresarse, leer o examinarse en una lengua que no es la suya".

Los peores ratios de rendimiento escolar de los alumnos castellanohablantes en Cataluña así lo confirman.

informe-ccc-2.jpg

"Es un ejemplo de integración de los inmigrantes"

En realidad, de acuerdo a los datos de PISA 2015, el sistema educativo catalán es el que consigue menos integración de los alumnos inmigrantes de todas las autonomías. Para los inmigrantes la inmersión en catalán es muchas veces un obstáculo para su integración y aprendizaje tal como muestran sus malos resultados en Cataluña.

informe-ccc-3.jpg

"Con 2 horas, lo dominan más que el resto"

"Sería sorprendente que en Cataluña con sólo 2 horas a la semana de castellano se tuviera el mismo dominio que con 25 o 30 horas en el resto de España", señalan los de Francisco Caja en su informe.

La realidad es que el dominio y el conocimiento de la lengua española son muy diferentes. Así lo muestran los resultados de las evaluaciones efectuadas por el Ministerio.

informe-ccc-4.jpg

En España

    Recomendado

    Lo más popular

    1. Salen a la luz todas las mentiras de Sofía Suescun
    2. Federico Jiménez Losantos: 'Casado: mucho más que una ilusión, algo menos que un proyecto'
    3. Una excompañera de la universidad escribe una carta pública a Sara Carbonero
    4. Luis Herrero: 'El fin del cautiverio'
    5. Alonso Caparrós pide ayuda en directo a Toñi Moreno
    0
    comentarios

    Servicios