Menú

Rajoy toma el control del PP de Madrid y permite a Garrido seguir en Sol

García-Escudero volverá a presidir el PP de Madrid hasta el próximo congreso. Pablo Casado podría entrar en la nueva dirección. 

0
Rajoy toma el control del PP de Madrid y permite a Garrido seguir en Sol
Rajoy, este lunes, en el Comité de Dirección del PP.

Ángel Garrido seguirá en la Puerta del Sol y Pío García-Escudero volverá a dirigir el PP de Madrid. Así lo decidió Mariano Rajoy en una nueva jornada de infarto en el partido. El presidente sopesó distintas opciones y decidió arriesgar lo mínimo. Tras las vacaciones de verano, se encargará de la designación de los candidatos a los comicios de 2019, con Casado ya en el trampolín toda vez podría entrar en la nueva dirección regional. Fernando Martínez-Maillo no sacó a Soraya Sáenz de Santamaría de la terna de candidatos, aunque dejó claro que la decisión final todavía no está tomada.

El presidente ya tiene el aval de Ciudadanos para mantener el poder en la Comunidad. Tras decantarse por Garrido, su coordinador general telefoneó a José Manuel Villegas para "comunicarle" la decisión. Su interlocutor del partido naranja no le puso ninguna pega. La dirección nacional estudió distintas posibilidades -se barajaron los nombres de Juan Antonio Gómez-Angulo o el de Pedro Rollán- para romper por completo con la etapa de Cristina Cifuentes, pero se decidió dar un mensaje de continuidad.

Garrido se definió como un "disciplinado militante", mantuvo la interlocución con Génova incluso en los peores momentos de la crisis y al presidente le gustó cómo gestionó las difíciles jornadas posteriores a la dimisión de la que fuera su jefa. Y se dejó de experimentos. "Con Garrido, el proyecto de gestión de la Comunidad de Madrid continúa en términos de bajada de impuestos, de mejora de servicios públicos, de dinamismo y de crecimiento económico", defendió Maillo en rueda de prensa. Y enfatizó: "La dimisión de Cifuentes nada tiene que ver con la gestión de la Comunidad, fue una cuestión puntual y personal".

"Tenemos que gobernar más allá de nombres propios", defendió el propio Garrido, marcando distancias con Cifuentes. Poco antes de las 14:00h, se reunió con María Dolores de Cospedal y con Maillo, que le trasladaron la decisión del presidente. Después, habló telefónicamente con Cifuentes, que aún retiene su acta de diputada. Tal y como avanzó este diario, la dirección nacional quiere que renuncie antes de la votación, cuya fecha fijará en los próximos días Paloma Adrados, la presidenta de la Cámara.

En el PP de Madrid los cambios sí son importantes. De facto, Rajoy implanta una gestora y se hace con el control total de una estructura que siempre ha ido por libre. García-Escudero, de su máxima confianza y con el que despachó directamente en las últimas horas, dirigirá el partido y Juan Carlos Vera, bregado en este tipo de crisis y leal fontanero de Génova, será su secretario general. El presidente del Senado hará "ese sacrificio" pero no abandonará sus actuales responsabilidades, según las fuentes consultadas. "Él conoce muy bien el partido, ya fue presidente regional, pero luego Aguirre tuvo un encontronazo fuerte con él y se le apartó", recordaron en el partido.

La decisión la tomará formalmente el Comité Ejecutivo Nacional, convocado para el próximo lunes. Entonces, García-Escudero podría anunciar los nombres de su dirección, en la que podría estar Casado y otros "nuevos rostros". "Casado se habría quemado si hoy lo nombran presidente. Sin embargo, entrando en la dirección, se manda un mensaje claro de que su sitio es el PP de Madrid", interpretó un veterano del partido. Preguntado por la vicepresidenta, Maillo no quiso ni confirmar ni desmentir su posible candidatura. "Esa decisión vendrá más adelante", según Génova.

En España

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios