Menú

Ussía insta a los "psicópatas" de Podemos a dejar La Navata e irse a proteger a Maduro

Semana negra para Sánchez. Fracaso de los alquileres, huelga de taxis, ruptura en Podemos y ahora Venezuela.

0

El Mundo critica la actitud de Pedro Sánchez con Venezuela. "El Gobierno, sobre Guaidó: 'Ni empujamos ni frenamos a la UE'". Aunque lo más cachondo es Sánchez pidiendo elecciones en Venezuela. Él, que tiene secuestradas las urnas en España. Dice Federico Jiménez Losantos que "Falconetti llama a Guaidó para pedirle elecciones libres –como si estuviera en su mano– pero no lo reconoce como presidente para convocarlas. Compararlo con las ratas sería insultarlas". El editorial deja claro que Guaidó "es hoy el máximo representante de la única institución libre de Venezuela y está legitimado para encabezar la transición que debe devolver la soberanía secuestrada a los venezolanos con la convocatoria de unas elecciones libres y creíbles". Y, cuando lo consiga, que nos ayude a los españoles a recuperar la nuestra. "No se entiende por tanto la actitud timorata de Europa y mucho menos la falta de decisión del Gobierno español". Lo mismo Pedro se ve reflejado es esa falta de legitimidad de Maduro. Con todo, "nada es comparable a la indignidad de Podemos, que tachó a Guaidó de golpista y se alineó con la dictadura a través de mensajes como los de Alberto Garzón, que instó al ejército bolivariano a actuar. Impresentable". ¿Acaso alguien esperaba otra cosa de la ultraizquierda bolivariana criada a los pechos de Chávez?

El País dice que "Maduro resiste en el poder por el apoyo de los militares" y se inventa que "Sánchez promueve que la UE reconozca al líder de la oposición". ¿Que promueve qué? Pero si ha evitado reconocerle él el primero. Según Carlos Cué el hecho de llamar a Guaidó "es un gesto claro de respaldo". Hombre, Cué, un poco de seriedad y respeto a tus lectores. Que la sumisión a Sánchez no te nuble la profesionalidad. "No ha dado el paso del reconocimiento", dice, "pero camina claramente hacia ahí", concluye Cué. El editorial devuelve al periódico a los tiempos en los que criticaba con dureza la dictadura chavista y da la espalda a su actual línea podemita. Dice que "Maduro ha instalado de facto un régimen autoritario, aunque pretenda guardar una apariencia democrática". "El audaz movimiento de Juan Guaidó debe obtener inmediatamente una legitimación democrática, siguiendo escrupulosamente los principios y procedimientos necesarios para ello". Y rebaja el entusiasmo de Cué con Sánchez. "Aunque es positivo que el presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, abogue por la celebración de elecciones libres, lo suyo es que abogue con fuerza por esta postura en Bruselas y no solo en una conversación telefónica". Vaya desautorización a su enviado especial.

ABC: "Sánchez enfría las esperanzas del pueblo venezolano". "Evita reconocer a Guiadó y molesta a Bruselas al retasar el pronunciamiento de la UE a favor del presidente interino". Dice el editorial que "no facilitar el reconocimiento de Guaidó se convierte en una actitud claramente inmoral. Sánchez sabe que si lo hace puede perder el favor de sus socios de Podemos, partidarios del dictador bolivariano y sus prácticas liberticidas, y por ello no se moja del todo". Podemos "es lo que condiciona la voluntad del presidente para mantenerse en una imposible neutralidad entre verdugos y víctimas". Si se bajara del Falcon y pasara una semana entera en Madrid sabría que Podemos no está ahora mismo para condicionar nada.

La Razón acusa a Sánchez de dar "oxígeno a Maduro al no legitimar el cambio". "El Gobierno español no fue capaz de hacer lo único que de verdad podía ayudar al pueblo venezolano a desembarazarse de la tiranía de Maduro: reconocer al Gobierno provisional". Y lo tranquiliza respecto a sus socios bolivarianos. "No parece probable que Podemos estuviera dispuesto a inmolarse por el chavismo y dejar caer a Pedro Sánchez, propiciando el adelanto electoral". No caerá esa breva. Anda Sánchez, no les tengas tanto miedo que ahora son burguesitos acomodados y no se van a jugar el sueldo por su antiguo jefe. Mucho gritito y aspaviento y punto pelota. Ussía les sugiere a "los psicóptas y tontos de siempre que hablan de golpe de Estado" que dejen "sus hogares y marchen a Caracas a proteger a Maduro". Eso Pablo, vende el casoplón de La Navata y vete a Venezuela con Garzón. Sin vuelta, por favor.

La Vanguardia a donde le larga es a Rusia, nada menos. "Putin arropa a Maduro y avisa de un baño de sangre en Venezuela". Lo de Sánchez lo deja para un breve, al fin y al cabo quién es Sánchez para un periódico catalán. "Sánchez hace un guiño a Guaidó pero evita reconocerlo como presidente". Esta barrasada periodística se explica en el editorial, en el que critica a Rivera y a Casado y defiende la pasividad de Sánchez. "Nuestro país no debe expresarse en solitario, sino como parte de la UE". Al menos El País se ha inventado que tenemos un presidente, estos ni eso.

En España

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios