Menú

Rivera reivindica la historia de Ciudadanos: "Nacimos para echar a personajes como Sánchez"

El líder naranja asegura que los liberales "emocionan" más que los populistas y olvida en su último discurso sus ataques a Casado.

0
Rivera reivindica la historia de Ciudadanos: "Nacimos para echar a personajes como Sánchez"
Albert Rivera, durante su último discurso de la campaña electoral, este viernes en Valencia. | EFE

Albert Rivera terminaba la campaña electoral de Ciudadanos, su tercer asalto a la presidencia del Gobierno, fijándose como objetivo acabar con el mandato de Pedro Sánchez como presidente del Gobierno. "Nacimos para echar a personajes como Sánchez" afirmaba ante dos mil personas en los Jardines del Palau de Valencia, reivindicando la historia de Ciudadanos, indistinguible de su carrera política. Ambas comenzaron hace más de una década con apenas tres escaños en el Parlamento de Cataluña, cámara en la que ahora es el primer partido tras el hito de hacer encajar a los nacionalistas catalanes su primera derrota en unas elecciones autonómicas, en diciembre de 2017.

En su discurso final de campaña, que comenzaba de manera accidentada al estropearse su micrófono, Rivera orillaba su confrontación con Pablo Casado tras la semana más tensa entre ambos, aunque horas antes había arremetido de nuevo contra el líder del PP por haber abierto la puerta de un futuro Gobierno a Vox, algo que calificaba de "falta de respeto" por estar ya "repartiéndose sillones".

Se centraba, por el contrario, en una miscelánea de sus reproches a Sánchez, al que acusaba de haber "perdido" los dos debates de candidatos con "mentiras" y al que culpaba de haber entregado España a los separatistas catalanes. En el mismo argumento incidía en el discurso previo el candidato autonómico valenciano, Toni Cantó, quien culpaba al presidente de la Comunidad Valenciana, el socialista Ximo Puig, de haberse rendido a cambio del poder ante Compromís.

Para reforzar la crítica a Sánchez y sus "cesiones" al independentismo, volvía a intervenir, como en todos los mitines de la última semana de campaña, el número cuatro por Madrid, Edmundo Bal, abogado del Estado defenestrado en su día por el Gobierno del PSOE por haberse negado a firmar un escrito de acusación contra los responsables del golpe secesionista de 2017, que omitía la violencia en el relato de los hechos. Bal sale de la campaña reforzado como el fichaje más importante de los realizados, al que Rivera postula ya como ministro de Justicia.

Los liberales también emocionan

Curiosamente, o no tanto, Rivera evitaba cualquier mención explícita a Podemos o a Vox aunque, en lo que parecía un desahogo largamente guardado, reivindicaba que un partido liberal como Ciudadanos puede "emocionar" como lo hacen "los populistas".

"Cuando fuimos a Rentería, y vi a Maite Pagaza [la numero dos de la lista europea le escuchaba en las primeras filas] subida allí, diciéndole a todos los bilduetarras lo que se merecían y más, a mí me emocionó, porque me emociona la libertad y me emociona la valentía" señalaba, recordando uno de los momentos más importantes de su campaña.

A diferencia de lo que ocurrió en campañas anteriores, el equipo naranja cree que Rivera termina la campaña mejor de lo que la empezó. Según sus encuestas internas, su actuación en los debates le habría permitido recuperar terreno hasta estrechar su distancia con el PP, pudiendo soñar incluso, estiman, con el sorpasso a los populares que hace apenas un año, antes de la moción de censura que derrocó a Rajoy y antes de la irrupción de Vox, vaticinaban los principales estudios demoscópicos.

En España

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios