Menú

Andalucía

La dirección saliente de Canal Sur maniobra para maniatar a la nueva dirección

Trata de cambiar las reglas de la contratación antes de que lleguen "los otros".

Trata de cambiar las reglas de la contratación antes de que lleguen "los otros".
Juan Manuel Moreno, presidente de Andalucía. | David Alonso Rincón

La dirección de Canal Sur, que aún no ha sido relevada y que todavía ejerce de forma fiel al PSOE andaluz, tal y como demuestra su trayectoria, ha aprovechado que el nuevo equipo directivo (impulsado por el gobierno de Juan Manuel Moreno pero aceptado por consenso en el Parlamento andaluz), que no ha tomado aún para dar un golpe de mano e impedirle la gestión de la RTVA en materia de contratación de personal.

El meollo de la maniobra es la aprobación de un nuevo reglamento de la Mesa de Contratación para que "los otros", como llaman a los nuevos directivos consensuados por PP y Ciudadanos con los demás partidos, PSOE incluido, , no puedan decidir sobre futuros contratos temporales, promociones internas y oposiciones. Además de la dirección saliente han participado como cómplices de la operación los tres sindicatos más afines al PSOE andaluz, que son UGT-A, el Sindicato de Periodistas de Andalucía y la Agrupación de Trabajadores de Canal Sur.

Dentro de Canal Sur, el Sindicato de Periodistas de Andalucía (SPA) fue una escisión de la propia UGT que tuvo lugar en 1999 y, según fuentes sindicales, fue promovida desde el propio PSOE. La Agrupación de Trabajadores de Canal Sur (ATCS) de más reciente creación, está dirigida por ex miembros del SPA y que a su vez fueron de UGT. Sin embargo, aunque la ATCS pretende dar una imagen de independencia de los partidos e incluso coquetea con Ciudadanos, su comportamiento indica que ha actuado al dictado de la dirección saliente.

Sebastián Uribe, director de Recursos Humanos, propuso el pasado 18 de junio un nuevo Reglamento de la Mesa de Contratación que tenía que entrar en funcionamiento y aprobarse el próximo lunes, día 1 de julio, es decir, antes de que tomasen posesión el nuevo director general de la RTVA y Canal Sur Radio y Televisión, Juan de Dios Mellado así como el nuevo presidente del Consejo de Administración de la RTVA, Rafael Porras. La toma de posesión de ambos está prevista para los días 3 y 4 de Julio, tras la celebración del pleno parlamentario reglamentario,

Con el objetivo de maniatar a la dirección entrante, de modo que no pueda intervenir siquiera en la contratación de un 10% de personal nuevo, tal como viene regulado en el Convenio Colectivo, ni en las baremaciones de puestos de trabajo, los tres sindicatos presentes en la Mesa de Contratación y que tienen representación en el Comité Intercentros, se han puesto de acuerdo con la actual dirección para torpedear la gestión de "los otros".

Comisiones Obreras no ha querido participar en el pacto y así lo ha expresado en un comunicado emitido ayer, 27 de junio. CGT, en su comunicado del mismo 18 de junio, ya mostró su oposición a la propuesta de la Dirección del Ente.

Comisiones Obreras, en su comunicado, ha rechazado ayer formar parte de esta maniobra que se realiza, dice, en "tiempo de descuento" aludiendo a la premura con la que la dirección saliente ha impulsado la operación y su coste futuro.

Textualmente afirma que "algunos de estos "representantes", y la propia dirección de RRHH, se da mucha prisa ahora en aprobar este reglamento "antes de que vengan los otros" mientras guardan en un cajón las demandas continuadas de trabajadoras/es en fraude de ley para estabilizar de forma justa su situación o las reivindicaciones históricas de muchos colectivos (Ayudantes Técnicos, Operadoras/es de Vídeo, Ayudantes de Producción, Auxiliares administrativas/os). Cuánta prisa para determinados chanchullos y cuanta desidia para lo que realmente importa: la estabilidad y los derechos de la mayoría."

Por su parte, CGT, que está con voz pero sin voto en la Mesa de Contratación, dijo en su comunicado del pasado 19 de junio, que "si la excusa de algunos sindicatos es que hay que cerrar esto, el Reglamento de la Mesa de Contratación, para que los que vengan (¿a partir del 4 de julio?) no hagan un desembarco y enchufen por un gran coladero a sus personas de confianza, en CGT decimos que hay que negociar un buen modelo de estructura profesional para que esta empresa tenga futuro…"

El propósito de los implicados en la maniobra ha sido otorgar un poder casi absoluto a la Mesa de Contratación no sólo para decidir sobre la contratación temporal de personal o diseñar las bases de un concurso-oposición, sino para modificar a su antojo el Convenio Colectivo de la RTVA.

Actualmente, el Artículo 24 del X Convenio Colectivo de este ente instrumental de la Junta, dice sobre la Mesa de Contratación:

La Mesa de Contratación se dotará de su propio reglamento de funcionamiento y en él se regularán las Bolsas de trabajo, procedimientos de acceso, contrataciones y demás materias que ésta estime por conveniente.

Pero añade: "La Empresa podrá contratar directamente, al margen de las Bolsas de Trabajo, hasta un 10% de la contratación media anual. Esta contratación directa, en la medida de lo posible, se ajustará a los casos en los que la especificidad de las características del puesto a contratar así lo requiera."

El reglamento propuesto por la actual dirección para la Mesa de Contratación, que cuenta con cinco representantes del Comité Intercentros y cinco directivos o jefes de la Dirección de la Agencia Pública Empresarial de la RTVA y sus Sociedades Filiales, pretende eliminar la capacidad de la dirección para contratar libremente a ese 10 por ciento y quiere obligarla a cubrir todas sus necesidades de personal mediante las Bolsas de Trabajo, reguladas asimismo de forma intencionada para mermar la igualdad de oportunidades de todos los legítimos aspirantes a trabajar en Canal Sur e impedir, han dicho, una "redacción paralela" obediente al nuevo gobierno andaluz.

Además, en la Disposición adicional 1ª del reglamento propuesto, se pretende fulminar el Art.21. apartado 4 de Convenio para poder facilitar a quiénes están ejerciendo y cobrando por una categoría superior a la debida (más de 100 empleados y jefes) – que están sumando puntos para futuras bolsas de trabajo u oposiciones y ganando ventaja frente a otros aspirantes -, para que consoliden esas plazas en próximas convocatorias. Legalmente sólo pueden estar en esa situación por necesidades del servicio durante un año.

También se pretende que en la baremación de las convocatorias de bolsas de trabajo (internas o externas) u oposiciones, prime más la experiencia laboral (sin tope) limitando los puntos relativos a los méritos formativos. De esta forma quiénes llevan años trabajando en Canal Sur, hayan entrado como hayan entrado, o los recientes relevistas (empleados contratados para sustituir parcialmente a los que se van a jubilar próximamente) que han entrado pero que nunca ha aprobado una oposición, puedan obtener plaza frente a los que tienen poca experiencia o ninguna.

Por si fuera poco, se impide la congruencia entre el salario real percibido y los títulos que se solicitan para cada plaza, porque, por ejemplo, a los productores-presentadores y redactores, que están en distintos niveles salariales, se les pide la misma titulación.

Es decir, el nuevo reglamento propuesto por los partícipes en la maniobra pretende que ahora, tras de 30 años de enchufismo en Canal Sur, público y publicado, no se pueda contratar a nadie sin el control del poder sindical afín al PSOE y al equipo directivo saliente de Joaquín Durán, actual director en funciones desde hace años. Se trataría así de atar de pies y manos a la nueva dirección durante toda la legislatura.

Temas

En España

    0
    comentarios

    Servicios

    • Radarbot
    • Biblia Ilustrada
    • Libro
    • Curso