Menú

2019: el año de la montaña rusa de Casado

El año para el PP ha estado marcado por las victorias en plazas como Madrid o Murcia pero también por los disgustos en las elecciones generales.

0
El año para el PP ha estado marcado por las victorias en plazas como Madrid o Murcia pero también por los disgustos en las elecciones generales.
Pablo Casado | EFE

El año 2019 comenzó para Pablo Casado en lo alto de la montaña rusa. El 11 de enero, el presidente del PP anunciaba que elegía a Isabel Díaz Ayuso y a José Luis Martínez Almeida para dar la batalla ideológica "sin complejos" en Madrid. Una decisión que meses después se reveló acertada. Pero no solo eso, el día 16 de ese mes, la investidura de Juan Manuel Moreno ponía punto final a 37 años de socialismo en Andalucía.

Ese mes de enero, los populares también celebraron una convención nacional para rearmarse ideológicamente y dar la batalla "sin complejos" de cara a las elecciones que estaban por llegar.Muchos en Génova ven aquel mes de enero como el mejor de este pasado 2019.

Febrero estuvo marcado por "la foto de Colón". Pablo Casado, Albert Rivera y Santiago Abascal compartieron escenario el día diez de ese mes para denunciar las "cesiones" a los separatistas de Pedro Sánchez. Cesiones que a lo largo de este 2019 han ido en aumento.

abascal-casado-rivera-colon-100219.jpg

Marzo fue el mes en el que los partidos comenzaron ya a prepararse para las elecciones generales del 28 de abril. En ese mes, subió la temperatura y comenzaron los primeros reproches entre los partidos del centro derecha. Casado defendía entonces la "seriedad" del PP frente a Vox: "Un partido que no sabe gobernar una concejalía". También fue el mes en el que se tuvieron que hacer las listas electorales y en el que Casado sorprendió con el anuncio de nuevos fichajes que iban desde los periodistas a los toreros. También recibió alguna negativa como fue el caso de María San Gil que declinó volver a la primera línea de la política en las listas de Casado.

La caída en la montaña rusa

Abril fue el mes 'horribilis' de Pablo Casado. Tras una campaña electoral en la que sus encuestas internas les situaban en los 90 o 100 diputados, la noche del 28-A fue trágica para los populares. Tan solo lograron 66 diputados, lo que desató las criticas internas a menos de un mes de la siguiente cita con las urnas. Los barones del partido le pedían "autocrítica" y "volver al centro", y Pablo Casado tomó nota. Viró en su estrategia de cara a las elecciones del 26 de mayo: calificó a Vox de "ultraderecha" y presentó nuevo lema: "Centrados en tu futuro".

Mayo fue un mes que comenzó con el liderazgo de Casado puesto en cuestión. Casado iniciaba la campaña de las elecciones autonómicas y municipales pidiendo a todo el PP "remar juntos" para llegar a "buen puerto". El 26 de mayo por la noche, Casado tomó una nueva subida de la montaña rusa. La euforia invadió Génova al ganar la alcaldía y la Comunidad de Madrid. Los pactos con Ciudadanos y Vox además permitieron a los populares hacerse con otras regiones como Murcia y Castilla y León.

Pero ese mes no fue un camino de rosas para Casado. La elección de portavoz en el Congreso fue un escollo de Casado que le enfrentó a algunos cargos que no compartían que el líder del PP situara en ese puesto a Cayetana Álvarez de Toledo.

Junio comenzó con el Partido Popular y Ciudadanos descartando por completo facilitar una investidura de Sánchez con su abstención. Muchos el Génova ya avanzaban que lo que buscaba el presidente del Gobierno en funciones era unas terceras elecciones para "mejorar" su resultado.

El 15 de junio, Almeida se hacía con el Ayuntamiento de Madrid tras unas turbulentas negociaciones con Cs y Vox. Más complicado para los populares fue conseguir llegar a acuerdos en otras plazas como la Comunidad de Madrid o Murcia. Pero durante el verano, consiguieron cerrar esos acuerdos.

ayusocasadotomaposesion-19-08-19.jpg

Con barba, Casado volvió de las vacaciones con una idea clara: si se repetían elecciones, tenían que apostar por la plataforma "España Suma". Pero los de Albert Rivera dejaron claro desde el primer momento que no estaban por la labor.

Septiembre estuvo marcado por el fantasma de unas nuevas elecciones. A mediados de mes, se confirmó, el 10 de noviembre se celebrarían nuevos comicios. "Hemos llegado al punto que Sánchez deseaba desde el 28 de abril", dijo entonces Pablo Casado. Y el PP comenzó a prepararse para una nueva campaña en la que buscaban remontar su resultado de 66 diputados.

Unas nuevas elecciones

Las encuestas internas que comenzó a manejar el PP en octubre daban ya pistas de lo que iba a suceder en las nuevas elecciones: el PP iba a subir a costa sólo de Ciudadanos porque Vox "tenía un voto más fiel". En Génova, muchos esperaban que la subida alcanzara los 100 diputados pero no fue así. La noche de las elecciones del 10 de noviembre, el PP se quedó con 89 escaños, una mejoría que fue eclipsada por la subida de Vox hasta los 52 representantes.

Esa misma noche, Pablo Casado trató de ponerse en contacto con Pedro Sánchez sin éxito. En el PP comenzaron a escucharse voces que pedían un acuerdo con el PSOE pero los socialistas tiraron por tierra esta posibilidad con un acuerdo sorpresa. Dos días después de las elecciones, Sánchez firmaba un pacto con Podemos para sorpresa del PP.

Desde entonces, la deriva del presidente del Gobierno en funciones para contentar a los separatistas ha ido en aumento hasta terminar el año con ERC más cerca de facilitar la investidura tras el informe de la Abogacía del Estado en el que le pide al Supremo que permita a Junqueras ejercer de eurodiputado hasta que sea suspendido. "Un mal año", para Pablo Casado que puede ir incluso "a peor" en este 2020.

En España

    0
    comentarios

    Servicios