Menú

Euforia de izquierda a derecha tras el "pateo inmisericorde" a Abascal

La moción que iba a pasar desapercibida ha acabado como el rosario de la aurora, con un estropicio en el centro derecha que tendrá consecuencias.

0
La moción que iba a pasar desapercibida ha acabado como el rosario de la aurora, con un estropicio en el centro derecha que tendrá consecuencias.
LD

El Mundo

"Casado rompe con Vox para liderar el centroderecha". Cuenta Juanma Lamet cómo se fraguó el discurso de Casado contra Abascal. "En julio ya nos planteamos que había que votar que no" y romper con Vox, relatan fuentes de Génova". ¡Desde julio! Y Vox sin saberlo. ¿Cómo es entonces que piden el apoyo de Vox a los presupuestos en Andalucía, Madrid, Murcia? Incomprensible. Mira a Sánchez, cómo mima a sus socios.

"El PP rompería amarras, rumbo al centro amplio". "Abascal, Lastra, Iglesias se han quedado descolocados". Aquí el único descolocado, o más bien dolido, ha sido Abascal, el hombre no se esperaba ese ataque desmedido. "Pese al triunfalismo de Génova, lo cierto es que los riesgos del giro de guión de Casado son muy elevados". Y tanto, que te felicite la extrema izquierda política y mediática es como saltar de un avión sin paracaídas.

Rosell cree que Vox ha fracasado, "pero de ese fracaso de Abascal emerge, con más claridad que nunca, un líder de la oposición: Casado". "Todas las miradas estaban fijas en Casado, incluyendo la de Merkel". Para mí que Merkel tiene otras cosas más importantes que hacer que mirar a Casado.

"Ninguna posición era cómoda para él. Y en ese trance eligió la vía más difícil y por ello más valiente: señalar la diferencia vital entre un partido de gobierno de centroderecha europeísta y una fuerza populista de inspiración trumpista y vocación antieuropea. Hay algo de órdago a Vox en la apuesta de Casado". Un órdago sin mucho sentido. ¿Acaso tiene Casado cuatro reyes? "Pero más allá de las consecuencias, Casado se reafirmó como alternativa responsable al sanchismo. Con brillantez se zafó de la celada tendida por Abascal".

Raúl del Pozo dice que ha nacido una estrella. "Puede haber nacido un presidente. Ayer vivimos una escena bíblica, cuando Pablo desterró a Santiago al Este del Edén, después de pronunciar el mejor discurso de su vida". "Santiago Abascal quedó perplejo y lo reconoció. El líder de Vox no esperaba ese pateo inmisericorde". Nadie lo esperaba, Abascal le ha facilitado varios gobiernos a cambio de nada, y además no le ha hecho nada para el desmedido ataque personal.

Si Raúl ve un presidente, Bustos ve un jefe de la oposición. "El jefe de la oposición lo era hasta ahora por justificación aritmética, pero desde ahora lo será por autoridad moral. Se precisa mucho coraje para no imitar la cobarde abstención del PSOE en la censura de Pablo Iglesias". "El orador entró en un trance hipnótico que puso en pie a sus diputados más escépticos, atónitos ante la estrategia rupturista de su jefe. Casado, ciertamente, se coronó", dice Bustos rendido ante la agresividad del que, hasta ayer, parecía un hombre calmado y sereno.

"Casado noqueó a Abascal, rompió el paso a Iglesias, caducó a Lastra, confundió a Sánchez, se conjuró con Arrimadas, conquistó definitivamente el liderazgo del PP". "Quién nos iba a decir que Pablo Casado el Discutido, aquel hombre demasiado decente para competir con alguien como Sánchez, iba a hacer de su bonhomía un arma temible". Sí, quién iba a decir que Casado reserva su bonhomía para Pablo Iglesias, el que le llama ultra en Europa.

Federico Jiménez Losantos, la voz discrepante del periódico, echa las muelas con Casado. "Cuando Pablo Casado, en el discurso más violento que recuerdo en el hemiciclo, incluidos filoterroristas y separatistas, se unió a ese cerco de odio al partido y la persona de Santiago Abascal, la moción que Vox tenía perdida, la ganó. Porque la agresión personal y política fue tan desmesurada que lo colocó en el papel de víctima. Y porque Abascal, en vez de decirle que hoy dejaría caer todos los gobiernos autonómicos y capitales en los que gobierna el PP gracias a ellos, aguantó con serenidad la infame provocación de compararle con la ETA y dijo que, si el PP rompía la derecha, podía confiar en Vox para mantener Madrid, Andalucía y Murcia. Yo estaba atónito viendo por primera vez en Casado a una mala persona. Afortunadamente, Abascal no quiso suicidarse con él". Abascal demostró una gallardía que Casado no tuvo. Ya que el PP no se lo agradece, seremos los ciudadanos que no queremos ser gobernados por la ultraizquierda radical autoritaria y salvaje de Podemos y el sanchismo los que le demos las gracias.

"Insistió Casado, con gestos de odio que nunca sospechamos, en que sólo el PP puede ser la alternativa a Sánchez e Iglesias, al que equiparó con Abascal", porque ellos "tienen la marca". Cierto. Pero después de ayer, nunca le compraría un coche usado al líder del PP. Y el suyo, de marca, está usadísimo". No hay que ser un lince para saber que Federico ha roto con Casado.

El País

"Casado rompe con Abascal y sale ganador de la moción de censura". Mira Casado, tienes la bendición del periódico del régimen. "Vox pasa del estupor a la rabia tras el varapalo a Abascal", se relame la fiera. Abascal está dolido, no rabioso.

El editorial pone a Casado por las nubes, como Iglesias. "En un giro de enorme trascendencia para la política española, Pablo Casado rechazó este jueves de manera rotunda la moción de censura presentada por Vox y situó a su formación, el Partido Popular, en el lugar que más le conviene a la política española, el de un firme rechazo a los postulados de la ultraderecha y el de una clara apuesta por la moderación". Disfrútalo mientras dure, Pablo. "Acertó en su rechazo al ideario oscurantista y radical de Vox". ¿Radical? No hay nada más radical en este país que Podemos y Bildu, los socios de Sánchez.

"El líder del PP eligió el camino correcto. En un discurso brillante subrayó que no pretendía seguir a la extrema derecha en la construcción de esa España cainita que ha conducido al país a sus peores abismos". ¿Que Vox ha conducido a España a sus peores abismos? Vox no gobierna, es la tercera fuerza en el Congreso. Los que nos están conduciendo al abismo es la coalición socialcomunista-nacionalista y filoetarra que manda.

Y ahora llega la factura de tanto elogio. "El gran paso dado en las Cortes no puede quedarse en un brillante discurso: ahora toca enfrentarse a los hechos. Las urgentes medidas necesarias para combatir la pandemia, el refuerzo de las instituciones, el imprescindible diálogo sobre la salida de la crisis económica —los Presupuestos Generales—: es ahí donde se verá el alcance del giro del PP". Y si no pasas por el aro volverás a ser un ultra, querido Pablo. Y vete entregando Madrid a la izquierda y cargándote a Ayuso que es lo primero que te van exigir en El País, que le tiene muchas ganas. La izquierda no te da el carné de demócrata gratis.

ABC

"Doble triunfo para Casado". Vox "fracasó en su intento de acorralar al PP en una trampa de compleja salida", dice el editorial. "El de Casado fue un discurso de Estado que sorprendió tanto a Santiago Abascal como a Pedro Sánchez".

"Casado cegó los excesos de Vox y anuló definitivamente a Ciudadanos como exponente de un centro liberal en absoluto declive", dice animoso. "El líder del PP consiguió zafarse con éxito de la pinza que le convertía en rehén de Sánchez y Abascal". Ahora solo es rehén de Sánchez.

"Lo ocurrido puede marcar un antes y un después en el liderazgo que pretende construir Casado como alternativa contra Sánchez, le afianza como referente de una derecha pragmática y alejada del populismo, y pone a Vox ante la tesitura de trastocar su estrategia porque dudosamente se atreverá a romper los gobiernos autonómicos del PP". No es que no se atreve, es que no quiere dejar a los ciudadanos tirados, algo que le honra, caramba, un poco de gratitud.

"En cualquier caso, seguirá siendo un drama para la derecha sociológica que a partir de ahora PP y Vox no se afanen en encontrar puntos de encuentro". Pues Casado lo ha puesto muy difícil. Los ataques personales se los podría haber ahorrado perfectamente.

Las opiniones son variadas. Para Pedro García Cuartango, "Casado fue quien salió ayer por la puerta grande del Congreso tras cortar las dos orejas y el rabo".

Luis Ventoso comprende "la tunda" de Casado a Abascal por haberle llamado derechita cobarde. "El líder de Vox se sorprendía al recibir una crítica frontal, muy dura, pero bastante más elegante que las que él prodiga. En el sonoro 'no' ha mediado también el factor humano: Casado llevaba dos años encajando en silencio los aguijonazos verdes, estaba frito y el cuerpo le pedía decirle a Vox un par de cosas". Abascal nunca ha agredido a Casado. Pero que no se crea Casado que esto es un triunfo. "Mientras no se reunifique la derecha y tenga su televisión, ‘Sánchez forever’, a lomos de sus trampas, sus cadenas y su ingeniería social". A ver de dónde te sacas los socios, Pablo.

Rosa Belmonte dice que "sólo faltó que Pablo quemara una foto de Colón. Traicionó a Abascal, al menos en lo personal". Los trapos sucios de casa se lavan en casa, Pablo. "Hemos asistido a una moción de censura contra Pedro Sánchez que en realidad era contra Pablo Casado y que al final ha sido contra Santiago Abascal. Lo preocupante son los elogios a Casado" por parte de toda la izquierda y la ultraizquierda.

También a Carlos Herrera le preocupan los aplausos que recibió Casado "de quienes jamás le votarán ni de los medios que jamás le apoyarán. Casado debe preguntarse si podrá ser presidente sin el apoyo de Vox. Lo único evidente que queda tras el despeje es que el precio va a ser mucho más caro". Es lo que tienen los desahogos, que se pagan.

Tampoco ve Carrascal el enorme acierto que ve la izquierda en la actitud de Casado. "En estos momentos, el mayor peligro viene de una izquierda dispuesta a canjear los votos independentistas a cambio de mantenerse en el poder. Y la única forma de impedirlo es unir a la derecha, no resquebrajándola, como ha ocurrido. Si la ruptura de ayer se consolida, tenemos un verdadero problema". Tenemos muchos problemas.

La Razón

"Casado devuelve el orgullo al PP". "El líder popular rompe con Vox en un duro y brillante discurso". Carmen Morodo está eufórica. Casado "embistió de manera muy eficaz contra Abascal, sin complejos, sin matices, sin piedad, entrando incluso en el terreno más personal", al calificarle de "traidor con el partido que le ha estado dando trabajo y de comer durante muchos años". Eso fue muy mezquino.

Dice el editorial que "el discurso de Casado ha sido una reivindicación del liderazgo del centro derecha , de un proyecto nacional integrador, moderado, europeista". No parece que los de Vox hayan visto nada integrador ni moderado en ese discurso.

"Casado recogió el guante lanzado y marcó las diferencias entre el PP y Vox". "Muy hábilmente, Casado desmontó la estrategia de la que Sánchez ha vivido hasta ahora, desvinculándose de Vox y dejándole aislado". Súper hábil, sí, seguro que Sánchez ya nunca más volverá a echarle en cara que gobierna con el apoyo de la ultraderecha en Madrid, Andalucía, etc.

Antonio Martín Beaumont dice que "Casado únicamente podía plantarse. No quedaba otra". "Ha decidido ir a por todas y plantear un cambio drástico en la relación con Abascal". Lo personal se dirime en privado, no hacia falta hacerlo delante de todos. "Borrar la foto de Colón. Casado puede apuntar a la radicalidad de Sánchez sin amarras, capaz de pactar con los radicales de ultra izquierda y separatistas de cualquier pelaje. Él, al contrario, ha evidenciado estar decidido a pagar el precio que le reserve la decisión de defender los valores de su partido". Pues ya está tardando en renunciar a los votos de Vox donde gobierna. Si no es como si te vas de casa de mamá pero le llevas la ropa para que te la lave.

Marhuenda no comparte la felicidad que embarga a su periódico. "Es muy significativo que la izquierda esté eufórica con el voto del PP en contra de Vox y en cualquier momento le dirán que no parece de derechas". Pablo, sé que no eres un ultra, le dijo Iglesias en tono íntimo. Inquietante.

En España

    0
    comentarios

    Servicios