Menú

Quiroga arropa a Sémper y carga contra Iturgáiz, San Gil, Urquijo y Barrio

La nueva Ejecutiva del PP vasco planea elevar una queja formal a Génova por la actitud de Carlos Iturgáiz y su defensa de María San Gil.

Libertad Digital
75
Arantza Quiroga en una reciente rueda de prensa de los populares vascos | EFE

El PP vasco cierra filas en torno a Borja Sémper y critica la actitud de Carlos Iturgáiz. En una reunión convocada por la presidenta de la formación en el País Vasco, Arantza Quiroga, el comité ejecutivo de los populares vascos arropó al portavoz Sémper. El pasado lunes, Borja Sémper respondía a María San Gil -que había desaprobado la confraternización con Bildu del actual PP vasco- y decía que su formación "no estaba de cachondeo con los de Bildu". Pero Sémper no se quedó ahí, sino que añadió que María San Gil parece no estar "muy atenta a la actualidad política vasca", refiriéndose al debate en que fue tachado de fascista en la cámara autonómica. Su partido, añadió "está intentando construir un futuro mejor de lo que ha sido el pasado, y no hacer política regodeándonos en lo duro que ha sido el pasado".

Estas declaraciones del portavoz vasco del PP, encontraron respuesta en el eurodiputado popular y expresidente del PP vasco Carlos Iturgáiz. En una entrevista en Es la tarde de Dieter en esRadio con Dieter Brandau, Iturgáiz pidió a Sémper respeto por María San Gil. "Tiene que tener constancia del trabajo que ha hecho María y respetarlo", decía Iturgáiz.

Estas declaraciones no han sentado nada bien en el seno de los populares vascos y este miércoles Quiroga reunió a su comité ejecutivo para compartir su malestar por las críticas del expresidente de la formación en esRadio. Sin señalar expresamente al eurodiputado, Quiroga le lanzó un mensaje: "No vamos a consentir determinadas declaraciones que ponen en tela de juicio nuestra trayectoria", decía la presidenta de los populares, según recoge El Correo este jueves.

También pidió a sus compañeros un apoyo expreso a Borja Sémper, y que se concentraran en los dos pilares del discurso del nuevo PP vasco, su disposición para el acuerdo y su "contundencia", decía, contra ETA. Además, dejó clara su política de pactos tras apoyar la reforma fiscal del PNV y del PSE e insistir en la necesidad de ampliar el entendimiento para un "acuerdo político de estabilidad institucional".

Según fuentes citadas por este periódico, en el seno de la formación están profundamente disgustados con las actitudes de lo que consideran el sector duro y creen tener el "enemigo en casa". Además, señala que tanto las declaraciones de Iturgáiz como las de María San Gil, han provocado un profundo profundo malestar en el partido. Es más, destacan que los populares vascos han dado un "toque de atención" a Carmelo Barrio, portavoz del PP en Álava, por haberse reunido con Aznar, San Gil e Iturgáiz en una cena en la que, según cuentan, se censuró el cambio de discurso en el PP vasco y la gestión de Rajoy. En declaraciones a Es Noticia de esRadio, Barrio censuró la actitud de Sémper, que había defendido al edil del PP de Rentería José Manuel Herzog, quien criticó por carta la operación contra Herrira.

La nueva dirección del PP vasco tampoco se olvida del delegado del Gobierno Carlos Urquijo, a quien también han afeado que acompañara a Aznar y a San Gil en el acto del Lunes en San Sebastián. Tanto es así que no tienen problemas en filtrar que los miembros de la dirección del nuevo PP vasco sospechan que el ascenso de Urquijo a la delegación del Gobierno no ha hecho más que dar alas al llamado sector duro del PP.

Tal es el malestar de los populares que, según este periódico, ya se plantean elevar una queja formal a la sede nacional del partido.

Abascal: "Lo que no consienten los votantes"

En declaraciones a Libertad Digital, el presidente de la Fundación Denaes, Santiago Abascal, ha recordado a Quiroga que "la trayectoria del PP la han puesto en tela de juicio los propios votantes que han pasado de ser 330.000 a ser 140.000 con una política contemplativa ante el nacionalismo". Además, ha destacado que lo que no es de recibo es ver que "el esfuerzo de tantos años se vaya por el sumidero debido a la débil política del PP vasco".

En este sentido, ha insistido en que "lo que no consienten los votantes del PP es que Bolinaga esté libre por una decisión política del Gobierno de la Nación y no por una obligación jurídica, ni que las marcas políticas de ETA están en las instituciones." Es por eso, decía Abascal, por lo que han dejado de votar al PP vasco tantas personas. "Y quienes siguen votando lo hacen por lealtad", sentenciaba.

En España

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios