Menú

El PP se olvida de Mayor Oreja y no le dedica ni una sola palabra

Muchos eran compañeros de cartel electoral hace cinco años. Pero nadie le citó. Mayor Oreja no fue al acto de presentación de Cañete.

143

En los actos de partido se citan a muchas personas. La primera parte de las intervenciones está dedicada básicamente a los agradecimientos. Se nombra a los cargos de la ciudad y la comunidad anfitriona, a los encargados de desarrollar el cónclave en cuestión, al candidato de turno… El apartado de dedicatorias es importante en clave interna.

La puesta de largo de la candidatura del PP europeo, celebrada en Toledo, también significaba el adiós definitivo de Jaime Mayor Oreja; el ministro del Interior de la firmeza contra ETA, miembro del denominado G-4 de Aznar -del que también formó parte Mariano Rajoy-, el defensor de los valores frente al relativismo. Mayor anunció a finales de enero que renunciaba a optar a una tercera candidatura. Los suyos dijeron que ya no se sentía cómodo con el discurso del partido mientras los marianistas replicaron que ya sabía que no iba a repetir.

Mayor Oreja no acudió a Toledo, pero nadie pareció echarle de menos. Ni tan siquiera sus otrora compañeros de lista, que posaban sonrientes para la foto. El exministro aún es su jefe en la teoría, pero en la práctica delegó funciones en Luis de Grandes tras su renuncia. Tampoco participa desde entonces en el Comité de Dirección, aunque tampoco asistía de forma habitual.

Mayor no estaba, pero ha sido mucho para el PP. Dos veces cabeza de cartel en los comicios europeos. Pero, para perplejidad de sus hoy silentes seguidores en el partido, nadie le citó. Nadie le dio las gracias por el trabajo realizado. La foto de unidad no se producía, más bien al contrario, parecía constatarse la fractura.

Su sucesor, Miguel Arias Cañete, únicamente tuvo palabras de cariño para Carmen Fraga, hija del fallecido Manuel Fraga, que también da un paso atrás esta legislatura. "Ha hecho milagros en Bruselas", dijo de ella. Los elogios continuaron en voz de María Dolores de Cospedal y del propio Mariano Rajoy. El presidente elogió su figura el mismo día del anuncio y ya nunca más le citó. Tampoco en Toledo.

"Quiero nombrar a Esteban González Pons: en el partido y conmigo. Tus ideas, visión y frescura van a ser clave en el parlamento europeo. A Valcárcel: casi 20 años presidente de Murcia, un respeto. Y a Carmen Fraga: gracias por todo y por estar aquí hoy", destacó Rajoy en su capítulo de agradecimiento. Antes, felicitó a Cospedal en su papel de presidenta de Castilla-La Mancha.

En Génova, algunas voces se escudaron en que Mayor no fue. En caso contrario, habría recibido el calor del auditorio. Rajoy puso en valor que Fraga sí estaba. Sea como fuere, nadie pronunció el nombre de quién, en su día, el propio presidente decía que siempre escuchaba con atención. Otro aznarista más en el ostracismo.

En España

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios

    Máster EXE: Digital Marketing & Innovation