Menú

Los amigos que no irán al funeral

La larga lista de fotos y encuentros del dictador libio con decenas de líderes mundiales queda sintetizada en una frase que acuñó el presidente de Estados Unidos, Franklin D. Roosevelt, cuando hablaba de otro sátrapa, Anastasio Somoza. Dijo de él: "Puede que sea un hijo de puta, pero es nuestro hijo de puta". Lo mismo se podría decir de la relación de Occidente con Muamar al Gadafi.                              

0
comentarios