Menú

La trata de blancas se instala en la frontera con Ucrania

Una información sin contrastar del diario El País evidencia la falta de control en la llegada de refugiados desde Ucrania que alimenta a las mafias.

La trata de blancas con las refugiadas de Ucrania

El audio empezará a sonar cuando acabe el anuncio

Una información sin contrastar del diario El País evidencia la falta de control en la llegada de refugiados desde Ucrania que alimenta a las mafias.
Evacuación de niños ucranianos organizada por Médicos del Mundo con destino a Polonia. | MÉDICOS DEL MUNDO

Una noticia sin contrastar en el diario El País pone de manifiesto el descontrol de las autoridades en la recogida de refugiados. La falta de interés por cotejar la identidad de las personas que se acercan a recoger refugiados está facilitando el trabajo a las mafias de trata de blancas.

La noticia saltaba hace unas semanas al diario de Prisa: una caravana con 30 niños procedentes de Ucrania había llegado a la península y su rastro se había perdido cuando debían poner rumbo a Canarias. Según la información, una ciudadana ucraniana residente en Fuerteventura les había recogido en la frontera, les había embarcado en un buque en Huelva, pero había vuelto sola a la isla, negando cualquier contacto con esos menores.

La noticia aseguraba la existencia de esos niños tajantemente, sin fuentes que constataran haberlos visto y, aún así, en el texto, figuraba el nombre y apellido de la persona que supuestamente, según deslizaba la información que aún no se ha rectificado, habría cometido un delito de tráfico de menores.

Todo partía de la filtración de un mensaje de texto de la Brigada de Extranjería de Las Palmas dirigido a la Directora General del menor de Canarias, Iratxe Serrano: "Hola, Iratxe. Hoy teníamos unos 30 menores ucranianos a punto de embarcar en barco con destino a Gran Canaria. Al final no embarcaron. A saber si lo intentan por otro lado o deciden quedarse en península".

El mensaje movilizó a la Policía y la Guardia Civil, que finalmente comprobó que los menores ni embarcaron en Huelva, ni habían llegado a la península. La noticia era falsa. Doce días ha tardado en reconocerlo la propia Directora General del Menor de Canarias que dio el aviso basada en un rumor.

Tanto la Delegación del Gobierno en Andalucía, como la embajada de Ucrania y el consulado de Ucrania en Málaga, encargado de gestionar esas llegadas, han asegurado a esRadio que esos menores nunca pisaron suelo español.

Un descontrol que beneficia a las mafias

El caso ha puesto de manifiesto el descontrol de las autoridades nacionales e internacionales respecto a los refugiados que se recogen en las fronteras rumbo a países europeos. En el caso de España, el hecho de que se movilicen unidades policiales ante un vago mensaje de texto basta para constatarlo.

Sin embargo, queda aún más patente con el testimonio de aquellos que han viajado hasta la frontera en estas semanas de invasión. Es el caso del convoy de taxistas que partió desde Madrid capitaneado por José Miguel Fúnez. "Allí lo único que había en la entrada era un coche de Policía. No había más control", relata a esRadio.

Su viaje se hizo con todas las precauciones y coordinado con varias asociaciones que trabajan sobre el terreno. "Ya nos habían alertado de que se estaban dando casos de secuestro y trata de blancas así que cualquier persona que veíamos era para nosotros sospechosa"

La Asociación española Ucrania SOS se encargó de ayudarles con la recogida de refugiados. Esta iniciativa voluntaria y espontánea tiene como misión evitar que las personas que se acercan a la frontera lo hagan con fines delictivos.

La idea surgió cuando su fundador, David Fernández, decide ir con un autobús a recoger refugiados en la primera semana de invasión. "Recogimos a 37 personas y en Polonia no nos pidieron ningún tipo de lista de la gente que sacábamos. En algunos casos, se piden los papeles a los conductores pero nadie mira cuánta gente va en el vehículo, ni quiénes son", algo que les impactó de tal manera que decidieron volver para solventarlo.

Desde entonces, David y sus compañeros se encargan de cubrir ese vacío del que se han desentendido las autoridades. A través de su web, ucraniaSOS.org todos aquellos que quieran acercarse desde nuestro país a recoger refugiados de forma legal, deben presentar el certificado de delitos penales y sexuales, así como DNI y carné de conducir.

La documentación tarda tres días en recibir el visto bueno y a partir de ahí queda garantizado un contacto seguro en la frontera evitando problemas también respecto a la identidad de las personas que se van a recoger.

La embajada

Ni las autoridades, ni la embajada están ejerciendo ningún tipo de control pero tampoco están prestando asesoramiento o ayuda a asociaciones como la de David. Él tiene claro que si existe una mínima garantía "es porque los voluntarios con este tipo de iniciativas privadas, están cuidando esos detalles" y que "esta es la vía para hacerlo con seguridad, en caso de que alguien se anime".

De hecho, ha visto varios casos. Incluso recuerda que "a un pederasta le pillaron con dos niñas en Madrid. Algo que se podía haber evitado si desde el inicio se hubiese hecho una revisión de documentos" como la que está haciendo ucraniaSOS.

El trabajo de estas asociaciones es más bien disuasorio porque al no haber controles a las entradas y salidas que exijan esa documentación, acaba cayendo en saco roto.

Personal de la embajada de Ucrania ha asegurado en conversación con esRadio que no están cotejando datos y, que si bien no están autorizados a hacer declaraciones de forma oficial, su recomendación es NO acercarse a la frontera a recoger personas porque se podría incurrir en un delito de tráfico ilegal de personas.

Temas

En Internacional

    0
    comentarios

    Servicios

    • Radarbot
    • Biblia Ilustrada
    • Libro
    • Curso