Menú

"Yo no soy un político, soy un patriota que ha venido a servir a su país"

Libertad Digital ha charlado con el Primer Ministro peruano, quien ha mostrado su optimismo por un país abierto a la inversión extranjera.

0
Libertad Digital ha charlado con el Primer Ministro peruano, quien ha mostrado su optimismo por un país abierto a la inversión extranjera.
El primer ministro peruano, Oscar Valdés.

Óscar Valdés ha sido el "as" en la manga del presidente peruano Ollanta Humala. Cuando eligió a su primer gabinete, este exmilitar fue designado como ministro de Interior. Su nombre comenzó a sonar más entre la población cuando se abordó la seguridad ciudadana, sin duda uno de los grandes problemas del país. Sin embargo, su presencia en el Gobierno se asentó cuando formó parte de la mesa negociadora con los que protestaban en contra de un megaproyecto minero, el ya famoso caso Conga. Finalmente, terminó por afianzar su posición cuando Ollanta Humala decidió hacer un cambio de ministros, en su primera crisis de gobierno, y designar a Óscar Valdés como Primer Ministro.

Lo que está claro es que el Perú es uno de los países de moda entre los inversores, y en España no es la excepción. El reciente viaje de Ollanta Humala a Madrid –y después a Davos– demuestra lo que quiere el presidente para los próximos años: inversión. España es el país que mayores inversiones tiene en el país sudamericano y esta primera escala en la capital española resultaba más que importante.

El primer ministro cree que este viaje "no sólo es buena señal sino que el presidente está llevando a Europa una invitación a todos los inversionistas para que vengan a este país maravilloso que es el Perú, un país que tiene estabilidad jurídica, tiene grandes riquezas naturales por explotar y una serie de posibilidades de inversiones". Sin embargo, recuerda que "no sólo va a hacer este viaje. Hará varios durante el año y creemos que es una magnifica oportunidad para que inversionistas de Europa o de Asia vengan a Perú donde estamos ofreciendo grandes posibilidades".

Y Valdés sabe de lo que habla. Después de dejar la carrera militar, que abandonó en 1992 por discrepar con algunas políticas del entonces presidente Fujimori, incursionó en la vida empresarial en la ciudad de Tacna (sur del Perú) con gran éxito, logrando encabezar varias asociaciones de empresarios. Por eso afirma con conocimiento de causa que "veo que el Perú está en condiciones inmejorables como para que vengan muchos capitales a invertir aquí". Piensa que el Perú "ha cambiado bastante en los últimos años, el Perú se está convirtiendo en un punto importante en Sudamérica, estamos de alguna manera compitiendo con Santiago de Chile" y sentencia: "Creemos que este es el momento del Perú para traer las inversiones".

Muchos creen que el caso Conga puede haber sentado un mal precedente para los inversores ya que el proyecto se ha paralizado temporalmente. Sin embargo, Valdés no cree lo mismo: "Por el contrario, va a dar una señal a todos los inversionistas de que el Perú es un país donde se respeta su Constitución. Pensamos que a raíz de Conga va haber un nuevo procedimiento para la explotación minera en convivencia con las comunidades y en convivencia con el Estado, y también con el medio ambiente".

Popularidad de Humala y de su Gobierno

No es un secreto para nadie que Ollanta Humala ha tenido momentos delicados en estos primeros seis meses al frente del Gobierno, algunos de ellos ligados a miembros de su partido o a cambios en su gabinete. Pese a eso, las encuestas señalan que el presidente peruano mantiene un fuerte 55% de popularidad. "Creo que el presidente está haciendo bien las cosas", dice Valdés, y aclara que el cambio de ministros se dio por "posiciones que no daban la sensación de un gabinete afianzado, cosa que el presidente en una reacción muy rápida supo corregir en su momento". Para él "eso también ha sido una buena señal del manejo que tiene el presidente de todo su equipo de gobierno".

Además, recuerda que "el presidente (se) ha deslindado inmediatamente con supuestos hechos de corrupción (...) el presidente está dirigiendo la nave a buen puerto, está enrumbando a donde debe enrumbar y eso creo que la gente lo ha sabido apreciar, que es un gobernante, que es un buen guía para el gobierno".

Humala siempre ha sido una persona ligada a Hugo Chávez, pero sólo antes de las elecciones, y además su segundo gabinete fue acusado de ser muy militarista: "Bueno, el presidente Ollanta ha sido muy claro en deslindar eso, acá no se trata ni de militares ni de civiles, no se trata de izquierdas o derechas, acá se trata de peruanos que queremos trabajar por el desarrollo del Perú", responde el premier.

Cerrar la puerta a los proterroristas

En las últimas semanas, Perú ha estado concentrado en la pretensión de un grupo muy cercano al grupo terrorista Sendero Luminoso -que durante casi dos décadas dejó decenas de miles de muertos en el Perú- en ser reconocido como partido político. El rechazo ciudadano ha sido total.

El paralelismo con España es inevitable, sobre todo ante la presencia de los proetarras de Amaiur en el Congreso. En el caso de Perú parece que se evitará la presencia en la vida política del Movimiento por la Amnistía y los Derechos Fundamentales (Movadef), el grupo en cuestión. Al menos, el Jurado Nacional de Elecciones (JNE) lo ha rechazado ya,  aunque ahora tendrá que resolver la apelación. Valdés lo tiene claro: "Los peruanos vamos a impedir que el Movadef llegue a ser un partido político. (...) Es un movimiento que no merece estar compartiendo un lugar con todos los demócratas del Perú. Porque inclusive no se han desprendido de su filosofía marxista comunista maoísta. Ellos siguen proclamando a Gonzalo como su presidente (Sendero Luminoso se refiere a su líder Abimael Guzmán como el "presidente Gonzalo"), y eso es algo que es intolerable y que la democracia peruana no va a aceptar".

Uno de los problemas ha sido, además, el desconocimiento de los jóvenes peruanos de lo que ocurrió en el Perú en los años 80 y 90. Gran parte de ellos no tiene conocimiento del sufrimiento y el dolor que el país sufrió en esos años. "Nos preocupa –dice Valdés– y estamos tomando las medidas correctivas necesarias. Vamos a reeditar los libros, vamos a colocar la real historia y vamos hacer una campaña de información porque hay muchos jóvenes que,  totalmente desinformados, se dejan influenciar o captar por este movimiento".

Un futuro optimista

Preguntado sobre tres razones por las que se sentiría satisfecho al finalizar el actual gobierno de Humala, el primer ministro lo tiene claro: "Primero, bajar la extrema pobreza al 5% (ahora es del 10). En segundo lugar, queremos dejar las huellas y los surcos muy bien trazados en esta gran transformación que ha iniciado el Perú; y tercero, queremos que el Perú sea visto en el mundo como un país pacífico, generoso con una democracia muy bien llevada y, sobre todo, un país con mucho futuro".

Dice que la idea es dejarle en 2016 al próximo gobierno "un país con mayor cantidad de inversiones, habiendo disminuido la pobreza, disminuido el desempleo, una sociedad con jóvenes mucho más capacitados, con una explotación de nuestros recursos con procedimientos muy amigables con el medio ambiente". Además, dice que su deseo es dejar "a la nueva generación un panorama mucho más abierto, más amplio de lo que es el Perú y sobre todo un país ya no en vías de desarrollo sino muy próximo a ser desarrollado".

Finalmente, ya en lo relacionado a su futuro personal, lo cierto es que no se ve en la vida política en 2016: "Yo no soy un político, yo soy un patriota que he venido a servir a mi país, a aportar mis conocimientos tanto como empresario privado y también por haber servido tantos años en las fuerzas armadas". A su modo de ver "todos los peruanos tenemos que aportar a nuestro país y yo estoy invitando a todos los empresarios privados a que se unan a cambiar la imagen que hemos tenido siempre de los gobiernos, del aparato estatal como un organismo lento, corrupto, sin posibilidades".

Antes de terminar, no quiere dejar de insistir sobre las posibilidades del Perú: "Hay muchos países que nos envidian por los recursos. Siempre digo que los japoneses no tienen recursos naturales y son una potencia, los suizos no tienen cacao y tienen el mejor chocolate del mundo, los italianos no tienen café y hacen el mejor café express del mundo". Por eso termina: "Los peruanos tenemos todos los recursos, tenemos que seguir siendo exportadores de materias primas, tenemos que darle valor agregado y eso pasa por transformar nuestro sistema de educación y preparar mejor a nuestros jóvenes, y creo que en eso se está avanzando mucho y vamos a seguir en ese ciclo".

Todas las fotos han sido cedidas por el área de Prensa de la Presidencia del Consejo de Ministros de Perú.

En Internacional

    Lo más popular

    0
    comentarios
    Acceda a los 13 comentarios guardados

    Servicios