Menú

Así son los pilotos de F18 españoles

¿Cómo se llega a ser piloto de caza? ¿Qué formación tienen? ¿Cuántos de ellos hay en España? Libertad Digital responde a las principales incógnitas.

3

El pasado sábado, cuatro cazabombarderos F-18 del Ala 12 del Ejército del Aire, despegaron desde su base en el aeródromo de Torrejón de Ardoz (Madrid) hasta la base italiana de Decimomannu, situada en el extremo sur de la isla de Cerdeña (Italia). Allí se unieron a otros medios aéreos enviados por otros países aliados para participar en la guerra de Libia.

La mañana del lunes, dos de esos cazas realizaron su primera misión de patrulla aérea sobre el espacio aéreo libia. Desde entonces, los F18 del Ala 12 han cumplido a diario con sus misiones para garantizar una zona de exclusión aérea en el país norteafricano. Pero desde que, precisamente, empezaron esas misiones la curiosidad sobre cómo son estos pilotos se ha acrecentado.

¿Cómo se llega a ser piloto de caza? ¿Qué formación tienen? ¿Cuántos de ellos hay en España? Libertad Digital responde a las principales incógnitas sobre una profesión sumamente especializada.

Los pilotos que sobrevuelan con sus F18 el espacio aéreo libio entraron en el Ejército del Aire después de realizar un concurso-oposición, para el que se les exigía, como mínimo, tener aprobado tanto el bachillerato como la selectividad. Esta forma de entrada variará a partir de este año, en el que el acceso será por nota de corte, como en cualquier otra carrera universitaria, nota en la que contará un 40 por ciento la prueba de acceso a la universidad y un 60 por ciento las notas obtenidas en el bachillerato.

En la Academia General del Aire, ubicada a las afueras de Murcia, reciben durante los tres primeros años la formación militar básica, con clases de matemáticas, química, historia... Durante ese tercer año, realizan también el Curso de Vuelo Elemental, en el que los alumnos hacen 48 horas de vuelo elemental con una avioneta Enaer T-34 Pillán, de fabricación chilena. Deben aprender a realizar maniobras de vuelo básico y acrobático en formación, y obtener en menos de 20 horas la capacitación para el vuelo "solo", en el que el instructor se queda en tierra.

De una avioneta a un caza de combate

En el cuarto curso, entre otras materias, se realiza el Curso de Vuelo Básico, que se realiza con los cazas de fabricación española C101, los mismos que utiliza la famosa Patrulla Águila en sus exhibiciones. Este curso, de poco más de cien horas, se divide en tres partes. La primera, la fase de transición, de 33 horas y media, atañe a temas de familiarización, acrobacia y tráficos. La segunda, la fase de formaciones, de 33 horas, incide en técnicas y procedimientos en formaciones de 2, 3 y 4 aviones. Por último, la tercera parte, la fase de instrumentos, se decida durante 40 horas técnicas básicas de vuelo instrumental, aproximaciones y navegación.

Los alumnos que resultan como no aptos para el vuelo después de estos cursos pasan a otras áreas relacionadas con el Ejército del Aire, siguiendo un plan específico de estudios que les capacita para desempeñar funciones de Mando y Control o Seguridad.

El resto, en función de las notas obtenidas y las plazas disponibles en los cursos de vuelo del tercer y cuarto año, pueden elegir entre tres ramas de especialización para su quinto año: Caza y Ataque, Transportes (que se estudia en la base aérea de Matacán, en Salamanca), o Helicópteros (que se estudia en la base aérea de Armilla, en Granada).

Los primeros de cada promoción suele decantarse por pilotar los cazas del Ejército del Aire, formándose para ello en la base de Talavera la Real, en Badajoz. Allí realizan el curso de Caza y Ataque, en el que durante 100 horas de vuelo –e innumerables de simulador– aprenden a combatir con un programa dividido en 6 fases (transición, formaciones, instrumentos, formaciones tácticas, aire-aire y aire-suelo). Si alguno de los alumnos no consigue adaptarse al gran cambio que supone pasar de los C101 a los cazas Northrop F5B, y no supera los test intermedios, causa baja en el curso y es reasignado al curso de Transporte o al de Helicópteros.

Finalizado con éxito el curso en Talavera la Real, los estudiantes regresan hasta la Academia General del Aire, donde obtienen el empleo de Teniente de la Escala de Oficiales. A partir de ese momento, y en función de sus notas y las vacantes, podrá elegir el tipo de caza de combate que desea pilotar, siendo destinados a las bases donde se encuentran esos aviones y realizando allí el curso de Capacidad Operativa, que les faculta para pilotar la aeronave elegida (Eurofighter, F18, Mirage F1...)

En la actualidad, España cuenta con entre 100 y 150 pilotos de caza, según datos facilitados por el Ejército del Aire.

Estado de salud, prueba de supervivencia y equipo

Los pilotos son sometidos durante su formación a un ejercicio de supervivencia marítima denominado SurMar, que se celebra en la bahía de Pollensa, ubicada al noreste de la isla de Mallorca. Son lanzados desde un avión que vuela a baja altura para simular que los pilotos caen al mar tras eyectar su asiento y tienen que esperar a ser rescatados con el mismo material que tendrían si en la realidad pasasen por esa situación: un chaleco salvavidas, una balsa, bengalas y un espejo para hacer señales.

Asimismo, son sometidos a un examen de reconocimiento médico en el Centro de Medicina Aeroespacial , ubicado en Madrid, donde se sientan en una silla giratoria y los médicos observan los G –unidad de medida– de gravedad que aguantan sus cuerpos, examinando así las capacidades físicas para ser piloto de cazas.

Precisamente, para evitar los efectos de la gravedad, visten actualmente trajes antig o antigravedad. Y es que cuando los pilotos se encuentran en el aire y realizan determinados movimientos con su caza, la gravedad hace que la sangre se desplace hacia las piernas y los brazos, posibilitando que se queden sin conocimiento. Para evitar esto, estos trajes presionan sobre los brazos, el abdomen y las piernas del piloto para bombear más sangre al cerebro y que no se pierda la conciencia.

Además de este traje, el equipo básico está formado por máscaras de oxígeno y las raciones de supervivencia. Al contrario de lo que se suele pensar, no portan armas, ni siquiera una pistola.

Temas

En Internacional

    Lo más popular

    0
    comentarios
    Acceda a los 6 comentarios guardados

    Servicios