Menú

El PSOE cierra su campaña proclamando su simpatía con los indignados

El PSOE sigue haciendo suyas las reivindicaciones de los indignados. Zapatero, Gómez y Lissavetzky los apoyan en su acto de cierre de campaña.

El PSOE sigue poniéndose al lado del autodenominado movimiento 15-M y tratando de apropiarse de los indignados. En el acto de cierre de campaña, Zapatero ha estado en Madrid apoyando al candidato a la Comunidad, Tomás Gómez, y al de la alcaldía de la capital, Jaime Lissavetzky.

El presidente del Gobierno ha proclamado que al PSOE no le "asustan" las movilizaciones, porque su historia es de reivindicar derechos: "A nosotros no nos asustan las movilizaciones y las reivindicaciones, a nosotros nos comprometen a dar las respuestas sociales que necesita la gente para su futuro".

El jefe del Ejecutivo ha recordado que la del PSOE es una "historia de reivindicación de derechos pero también de llevarlos a la práctica con el voto" y, de hecho, ha vuelto a pedir a la gente que el domingo ejerza su derecho al voto porque es así como "el futuro está en manos de la gente".

Pero además, Zapatero ha descendido a la arena madrileña y ha tachado de "ignominiosos" los carteles electorales de la presidenta regional, Esperanza Aguirre, que acusan a Zapatero y Gómez de reírse de los cinco millones de parados. El jefe del Ejecutivo ha recalcado que esos carteles confirman que al PP sólo le interesa el paro como "arma electoral" y ha aprovechado para responder a Aguirre que claro que Gómez hará en Madrid lo que él ha hecho en España: "Ganar dos veces al PP".

Tomás Gómez, por su parte, ha vuelto a declararse indignado y se ha solidarizado con los miles de jóvenes que se concentran en la Puerta del Sol, pero ha dejado claro que hay futuro desde la política, lo público y las instituciones.

En el acto de cierre de la campaña electoral del PSOE en el recinto ferial Juan Carlos I de Madrid, Gómez ha querido que sus primeras palabras fueran para esos miles de jóvenes que se están movilizando y ha afirmado que su partido simpatiza con ellos.

Y simpatiza porque también están indignados con el modelo económico del mundo, donde la gran banca y los constructores han llevado a la sociedad a una crisis sin precedentes. "Indignados -ha añadido Gómez- con aquellos que les ofrecían (a los jóvenes) sueldos de varios miles de euros para sacarlos de la escuela y hoy les han dejado tirados".

Pese a ello, se ha mostrado convencido de que "hay futuro", pero "sólo" desde la política, lo público y las instituciones "es posible cambiar una realidad injusta", y ha aseverado que a partir del lunes quiere responsabilizarse de esos jóvenes indignados. Gómez criticó a "esta derecha radical que hay en España y en Madrid" que "ha intentado que las elecciones del 22 de mayo no fueran percibidas por los ciudadanos como autonómicas y municipales, sino que pensasen que son unas generales".

"Esto no son elecciones generales, pero si lo fuesen yo estaría hoy aquí en este atril y con estas siglas defendiendo el PSOE" porque "si tuviésemos un gobierno de derechas, que nadie se engañe, no habría menos crisis ni menos paro, sencillamente habría menos protección social para los desempleados y se abriría una fractura social sin precedentes".

"El mayor cancerbero del ser humano es el miedo a caer enfermo o el miedo de muchos jóvenes a un futuro incierto", dijo Gómez y argumentó que "por eso los servicios públicos y la protección social son el camino de la libertad, porque quitan el miedo a las personas y dan confianza y seguridad".

Gómez apostó "por el gobierno de la gente común, de la gente corriente" y señaló que "va siendo hora de que esa mayoría tenga también el poder político para resolver los problemas que tiene la mayoría". "Quien se sienta de izquierdas y no vaya a votar, que no crea que se está absteniendo", sino que "está dando un apoyo a la derecha, a esa derecha radical, que tiene un modelo económico injusto y un proyecto social injusto", advirtió.

Acusó a la derecha madrileña de haber "machacado con mentiras hasta decir que los impuestos son malos, y no lo son, son necesarios porque sin ellos no habría servicios sociales", pero matizó que los impuestos "tienen que ser justos, para que quien más tiene, más pague". "Nos quedan dos días para iniciar ese movimiento en favor de los servicios públicos del estado de bienestar" para que Madrid vuelva a ser lo que fue un día, "un referente de una sociedad justa".

Temas

En España

    0
    comentarios
    Acceda a los 10 comentarios guardados