Menú

La extrapolación del 22-M barrería la mayoría PSE-PP de la Cámara vasca

Los socialistas perderían casi la mitad de sus diputados y UPyD se quedaría sin representación.

0

El pasado domingo, más de un millón de vascos acudió a los colegios electorales para depositar su voto en las elecciones municipales y forales. Tras el recuento, los partidos nacionalistas cosecharon uno de los mejores resultados, marcados por la fuerte irrupción de Bildu y el descalabro del PSE.

Extrapolando los resultados que se dieron, y utilizando para ello los resultados de las elecciones a las Juntas Generales de los territorios, donde desaparece la distorsión que producen las candidaturas locales en las municipales, los resultados del 22-M barrerían la actual mayoría que los partidos constitucionalistas mantienen en el Parlamento vasco.

El PNV habría sido la fuerza política que más representación habría conseguido, con 24 diputados. Muy cerca habría quedado Bildu, la coalición conformada por EA, Alternatiba e independientes escogidos por Batasuna, que habría obtenido 22 escaños. PSE y PP empatarían como tercera fuerza en número de representantes con 13 diputados cada uno. Izquierda Unida tendría 2 escaños y Aralar se conformaría con 1 electo.

En las elecciones del pasado mes de abril de 2009, tras las que Patxi López consiguió ser investido como lehendakari, el PNV fue la fuerza más votada, consiguiendo 30 diputados. La segunda fuerza fue el PSE, con 25 escaños, seguido por el PP con 13 electos. Aralar obtuvo 4 diputados e Izquierda Unida y UPyD 1 escaño cada uno.

Según esto, la mayoría de los partidos, salvo IU –ganaría un diputado– y PP –mantendría los mismos parlamentarios– perderían representación en la Cámara vasca. El PNV se dejaría 6 diputados, el PSE 12 escaños, Aralar 3 parlamentarios y UPyD perdería su representación. Bildu reforzaría el diputado que tiene actualmente EA con otros 21 acompañantes.

 

La representación de los bloques constitucionalistas y nacionalistas también se habría visto alterada de forma importante. Mientras actualmente los constitucionalistas tienen la mayoría absoluta de la Cámara, con 39 (25 del PSE, 13 del PP y 1 de UPyD) de los 75 escaños que la componen, con la extrapolación de los resultados del pasado domingo, los nacionalistas pasarían a tener una mayoría aplastante, 47 (24 del PNV, 22 de Bildu, y 1 de Aralar) de los 75. IU quedaría excluida de ambos bloques.

En lo que a los territorios se refiere, un partido distinto se impondría en cada uno de ellos. Así, en Álava, el PP obtendría 7 de sus diputados (1 más que en 2009), el mismo número que el PNV, que perdería 1 electo respecto a la actualidad. Bildu irrumpiría con 6 parlamentarios, mientras el PSE se tendría que conformar con 4 parlamentarios, 5 menos que ahora. IU conseguiría 1 escaño.

En Vizcaya, el PNV sacaría 10 parlamentarios, dos menos de los que tiene actualmente. La segunda fuerza sería Bildu, con 6 escaños. PP y PSE lograrían 4 representantes cada uno, aunque mientras los primeros se mantendrían, los socialistas perderían 4 escaños respecto a sus parlamentarios actuales. IU mantendría su escaño y Aralar perdería la representación que obtuvo en 2009.

Por último, en Guipúzcoa, Bildu se habría hecho con 10 parlamentarios, el PNV con 7 (3 menos que en la actualidad), el PSE con 5 (también 3 menos que en 2009), mientras el PP se tendría que conformar con 2 electos (1 menos que ahora) y Aralar conseguiría un representante (1 menos que en 2009).

En España

    Lo más popular

    0
    comentarios
    Acceda a los 7 comentarios guardados

    Servicios