Menú

El PSOE espera a que Rubalcaba decida si será líder de la oposición

La convocatoria del 38º congreso en febrero abre el melón sucesorio. “Hoy es el comienzo del regreso al futuro”, sonreía Barreda.

Cuatro horas de debate en la ejecutiva y un titular: Congreso ordinario del partido en la primera semana del mes de febrero, que convocará oficialmente este sábado el comité Federal de la formación. "Se ha decidido unánimemente que lo que procedía era convocar congreso unánimemente lo más rápido posible y dentro de los plazos". Así lo anunciaba el todavía secretario general del PSOE, José Luis Rodríguez Zapatero en una multitudinaria rueda de prensa en Ferraz, tras reconocer el "mal resultado" en las urnas, “un grave deterioro”.

 

“Asumimos este resultado con preocupación”, reconocía Zapatero, que 'valoraba' “el esfuerzo del Comité Electoral y del candidato a la presidencia del Gobierno”. Lo hacía reconociendo que “todos los españoles sabían que teniamos todo el viento en contra”, pero no mencionaba en ningún momento el nombre de Alfredo Pérez Rubalcaba. Preguntado por sus actuales relaciones se limitaba a decir que “estupendas”.

 

Tras negarse en varias ocasiones a pronunciarse sobre los posibles candidatos a la secretaría general y a asegurar que Rubalcaba participaría seguro en el debate de investidura de Mariano Rajoy como presidente del Gobierno, se han disparado las alarmas. Llamativa ha sido su respuesta cuando le preguntaban por tercera vez sobre el particular. “Yo soy partidario de la democracia y hoy ha tocado lo que ha tocado: analizar en una primera evaluación. Ya tocará en su momento lo que afecte a las responsabilidades del grupo parlamentario y desde luego, no daré mi opinión hasta que, como es natural, la Ejecutiva tendrá que afrontar esta cuestión y el propio candidato, como es lógico, que tenga que...”. Y ahí lo dejaba Zapatero.

 

Un dato significativo es que el todavía presidente del Gobierno, apartado del partido durante la campaña electoral, se ha quedado a comer en Ferraz, aunque se desconoce con quién. No se sabe si ha estado con Rubalcaba, a quien los periodistas atrincherados en la puerta de la sede, han parecido ver saliendo por el garaje en su coche oficial. A quienes seguro que no se ha visto salir de Ferraz ha sido a Carmen Chacón, José Blanco y Marcelino Iglesias.

 

Otro dato que incrementa la incertidumbre ha sido la intervención del candidato del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, durante la reunión de la ejecutiva. Según fuentes socialistas, ha asumido la derrota y ha dicho: "tenemos un proyecto sólido para la oposición". Una utilización, en plural, y no en singular, que al igual que ayer, ha vuelto a disparar las dudas sobre si Rubalcaba ocupará el escaño de jefe de la oposición tras recibir el peor resultado del PSOE en su historia o si dejará que el partido decida quién ejercerá esa función. No en vano, en la recta final de la campaña, aseguró el candidato que no seguiría los pasos de Joaquín Almunia, marchándose en la noche electoral: “No, esa noche no”, dijo en un encuentro en twitter en la que se calificó de “persona reflexiva” y llegó a apuntar a los días “21, 22 o 23”.

 

Congreso, en febrero 

 

Así las cosas, ahora lo que toca es el 38º congreso ordinario del PSOE: "Es lo que procede: que el partido afronte una nueva etapa, que los compañeros afronten nuevo proyecto y que lo hagan con toda la libertad y la responsabilidad", decía en rueda de prensa Zapatero, que se ha mostrado “convencido” de que “superaremos esas graves dificultades” en referencia a la economía, pero “esa confianza es exactamente igual al PSOE, que sin duda alguna sabrá relanzar nuestra tarea, relanzar nuestro proyecto, relanzar nuestro diálogo con la sociedad y seguir manteniendo la coherencia de la responsabilidad con España, que se demuestra en los momentos realmente difíciles, como los que hemos vivido y vivimos”.

 

Barreda abre el melón: "Es el regreso al futuro".
 

La convocatoria del congreso de la federación socialista no ha hecho más que provocar las primeras reacciones entre los que clamaban en las primarias de junio por una renovación y siguen clamando ahora. Dirigentes como Carmen Chacón, una de las más castigadas en las urnas, calificaban así la derrota: "Los socialistas hemos sufrido una severa derrota y ahora es tiempo de hacer juntos una reflexión profunda. Es tiempo de responsabilidad y es tiempo de unidad".

 

Pero ha sido precisamente quien apostara por Chacón en el proceso de primarias abierto el pasado mes de junio, José María Barreda, quien ha abierto el melón sucesorio al ser preguntado por si Rubalcaba está capacitado para liderar el partido: "Hay muchos compañeros y muchas compañeras legitimados. Lo que no podemos hacer es volvernos locos y pensar que no hay nadie legitimado. Eso es una barbaridad que no se sostiene".
 

El líder de los socialistas manchegos ha reconocido que el partido socialista ha recibido un "buen varapalo" en las urnas, "pero nada que no sea recuperable, vamos". Ha abogado por "seguir siendo un partido muy importante. Tiene que seguir siendo la alternativa de Gobierno". Y para ello ha instado a "seguir trabajando para conseguirlo" . “Lo que hay que hacer es reaccionar con inteligencia, hay que tomar medidas y estoy seguro que las adoptaremos pero desde la convicción de la importancia fundamental que el PSOE ha tenido en España, sin duda ninguna". Ya a la salida, y preguntado por sus impresiones, se ha limitado a afirmar, con una sonrisa de oreja a oreja, “hoy es el comienzo del regreso al futuro”.

Temas

En España

    0
    comentarios
    Acceda a los 10 comentarios guardados

    Servicios

    • Radarbot
    • Biblia Ilustrada
    • Libro
    • Curso