Menú

La crisis se convierte en la gran protagonista de la Pascua Militar

El nuevo ministro anuncia que se revisará la estructura de Defensa.

0

La crisis económica se convirtió este viernes en la auténtica protagonista de la Pascua Militar. Las dos intervenciones públicas del acto, tanto la de Su Majestad el Rey como la del ministro de Defensa, hicieron importantes referencias al periodo de austeridad al que tendrán que hacer frente los tres Ejércitos y la Guardia Civil.

Este hecho no es nuevo, pues ya en las celebraciones de 2010 y 2011 se habían hecho algunas alusiones, después de que el Gobierno Zapatero redujese las partidas presupuestarias destinadas a la cartera que por entonces dirigía Carmen Chacón, aunque en aquellas ocasiones las citas no habían sido tan relevantes.

El primero en entrar en materia fue el Monarca: "Ante la actual crisis económica, tengo la certeza de que, como habéis hecho en el pasado de manera ejemplar, sabréis obtener el máximo rendimiento de los recursos asignados y de ser sumamente cuidadosos en el empleo y mantenimiento de los medios".

"La competencia profesional y el entusiasmo de los hombres y mujeres que forman parte de la institución militar son la mejor garantía para afrontar unidos esta situación, con total dedicación y buen ánimo", añadió.

Don Juan Carlos aludió a la aprobación el pasado verano en el Congreso de la Ley de Derechos y Deberes de los militares, a la vez que animó a todos los militares a "mantener los principios de disciplina, jerarquía y unidad" que "junto al deber de neutralidad política y sindical" considera "esenciales para garantizar el adecuado cumplimiento de las misiones" que tienen encomendadas.

Además, como no podía ser de otro modo, tuvo un recuerdo para aquellos que "han entregado su vida en el cumplimiento del deber". "Para ellos el emotivo homenaje de todos nosotros por su evidente vocación de servicio a la Patria, y para sus familias nuestro cariñoso y más sentido recuerdo", dijo.

Tras el Monarca, fue Pedro Morenés, quien hacía su primera alocución pública desde que tomase posesión del cargo, quién insistía en el tema de la austeridad: "Las Fuerzas Armadas y la Guardia Civil son conscientes de la realidad que vive España. Nuestros militares no son ajenos a ella y comparten con el resto de la sociedad la necesidad de afrontar la situación y, estoy seguro, de que lo harán con el mismo espíritu de entrega, servicio y sacrificio con el que asumen todas sus tareas".

Eso sí, dejó claro que las Fuerzas Armadas son "una prioridad" para el Gobierno de Mariano Rajoy, por lo que, "al igual que sus miembros velan por nuestra defensa y seguridad, nunca se escatimarán medios para garantizar la seguridad de sus miembros", y se comprometió a intentar "fortalecer las capacidades críticas con los recursos disponibles para evitar descender más allá de los mínimos por debajo de los cuales la defensa resulta insuficiente y el daño a la seguridad inaceptable".

El ministro avanzó que de cara al futuro habrá que definir "las capacidades a medio y largo plazo que se deben mantener, obtener y desechar" en las Fuerzas Armadas y adelantó que van a trabajar en "garantizar la preparación y operatividad de las Fuerzas Armadas", "revisar la estructura orgánica del Ministerio de Defensa y las de las fuerzas Armadas", "definir las capacidades militares a conservar, a redefinir y a suprimir", "perfeccionar y completar el sistema de enseñanza militar", "buscar soluciones a la financiación de los programas de armamento" y "contribuir a consolidar el nivel tecnológico de la industria de defensa".

Así, ensalzó que "los militares están insertos en el presente y miran al futuro sin perder de vista la tradición y la herencia del pasado", y destacó los valores de "unidad, disciplina, jerarquía, obediencia y espíritu de iniciativa, de servicio y de sacrificio" del que hacen gala los militares.

Al igual que el Rey, tuvo un sentido recuerdo para todos aquellos "soldados, marinos y guardias civiles que dieron su vida en el cumplimiento del deber". "Todos ellos merecen el mayor de nuestros respetos y sus familias, nuestro agradecimiento y apoyo. Guardar la memoria de los fallecidos los tendrá vivos a nuestro lado", añadió.

Los actos protocolarios

La celebración de la Pascua Militar se inició al medio día en la Plaza de la Armería del Palacio Real, donde varias compañías con representantes del Ejército de Tierra, la Armada y el Ejército del Aire rindieron honores al Rey. Tras esto, el Jefe del Estado pasó revista a la tropa.

Acompañado por la Reina y los Príncipes de Asturias, don Juan Carlos se trasladó hasta el Salón Gasparini del Palacio Real, donde saludó al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy; al ministro de Defensa, Pedro Morenés; al ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz; y a las autoridades militares presentes en el acto, encabezadas por el nuevo Jefe del Estado Mayor de la Defensa (JEMAD), el almirante general Fernando García Sánchez.

Tras esto, el Rey impuso condecoraciones a varios militares en su condición de capitán general de los Ejércitos y de la Armada, y dieron comiendo las alocuciones públicas tanto del propio Monarca como del ministro de Defensa. Concluidas las mismas, se celebró la tradicional recepción a las autoridades, a la que, como ocurre desde 2009, no se permitió la entrada a los medios de comunicación.
 

En España

    Lo más popular

    0
    comentarios
    Acceda a los 12 comentarios guardados

    Servicios