Menú

El depósito judicial en el que se pueden desvalijar los coches

Ante el impago de la Junta de Andalucía, le empresa propietaria del depósito judicial donde se guardaban los coches robados y recuperados, tuvo que cerrar las instalaciones. Por ello, los coches que la Policía recupera vuelven a quedar en la calle, siendo nuevamente expoliados y desguazados.

0

En un vaivén diabólico, la policía recupera coches robados, los dueños no pueden recuperarlos y son nuevamente robados o dañados.

De este modo, si un agente encuentra un coche robado tiene que llamar urgentemente al dueño para que lo recoja. Si no lo hace, el riesgo de nuevo robo o de daños importantes es casi total. Nadie encuentra explicación para la negligencia morosa de la Junta que ha conllevado el despido de los trabajadores de las instalaciones de la empresa.

El depósito de Lorenzana fue abierto hace dos años porque no había un lugar adecuado para situar los coches requisados o recuperados de robos.  Hasta entonces, los vehículos de tales características se almacenaban en dependencias policiales o en un solar cercano a la Comisaría General de Policía de Sevilla.

Hace unas dos semanas, la empresa Lorenzana decidió cerrar su depósito judicial-policial de vehículos porque la Consejería de Justicia había dejado de pagarle un millón de euros que le debía, con la consecuencia de que ha tenido que despedir a su plantilla. El cierre de las instalaciones ha dejado un millar de vehículos en su interior que no pueden ser recogidos.
 
Ahora, pues, si la Policía logra recuperar un vehículo robado lo tiene que dejar en medio de la vía pública, habitualmente en zonas saturadas de delincuencia. Tras el hallazgo, se llama a los dueños que, si no pueden ir a recogerlo de manera inmediata, sufren el riesgo de ser nuevamente robados o de ver cómo sus coches son desmontados pieza a pieza en plena calle.

Cuenta El Correo de Andalucía que "uno de los últimos casos se produjo hace unos días con una furgoneta Citroën C-15, sustraída de un taller de materiales de construcción de la provincia, que fue hallada días después en el Polígono Sur de Sevilla, en la zona conocida como Las Vegas. Cuando el dueño fue a por ella, dos días después del avisado, le faltaban muchas piezas. Ha sido declarada siniestro total por la aseguradora. Como los ladrones fuerzan las puertas para entrar en los coches y les hacen un puente para que arranquen, cuando los abandonan los vehículos se quedan abiertos -y con signos evidentes de estarlo- y son presa fácil para cualquiera que necesite piezas de recambio.  Para proteger estos coches, los agentes ya ni siquiera pueden emplear la triquiñuela de aparcarlos en las dependencias policiales, porque en el tiempo que lleva abierto el depósito de Alcalá el Ministerio del Interior ha dictado una orden que prohíbe aparcar ningún vehículo junto a sus instalaciones, para minimizar el riesgo de un atentado. "

También hay un  Audi A3 rojo que permanece a las puertas de la jefatura porque cuando fue localizado le faltaban las cuatro ruedas, y los agentes se temieron que, al ser nuevo y muy vistoso, en pocas horas algún maleante lo dejase en el chasis.  Además de entorpecer y convertir en agua de borrajas el trabajo policial, el cierre del depósito retrasa los procesos judiciales en curso.

El depósito de Lorenzana tiene 12.000 metros cuadrados, es propiedad de la empresa y fue adquirido para dedicarle específicamente al menester de depósito judicial en 2007. Las incorrectas previsiones de la Junta, que calculó la mitad de movimiento del que realmente hubo en el depósito, ocasionó que se gastara el presupuesto de dos años en uno. La empresa ha tenido que soportar una factura de IVA de más de 150.000 euros, además del resto de sus impuestos, sin haber percibido los ingresos correspondientes de la Junta.

En España

    Lo más popular

    0
    comentarios
    Acceda a los 3 comentarios guardados

    Servicios