Menú
Emilio Campmany

"Ganado" es un conjunto de reses

Por mucho que haya ganado cuatro elecciones seguidas en Galicia, en materia de campañas electorales, "ganado" no es más que un conjunto de reses.

Por mucho que haya ganado cuatro elecciones seguidas en Galicia, en materia de campañas electorales, "ganado" no es más que un conjunto de reses.
Alberto Núñez Feijóo | Europa Press

Cuenta El Debate que el PSOE ha contratado a Aleix Sanmartín para dirigir la campaña socialista de las próximas autonómicas. El tipo es una especie de Iván Redondo a lo bestia que ha hecho carrera en las duras campañas electorales de Hispanoamérica. Aquí, su más reciente éxito lo obtuvo con Juanma Moreno Bonilla, al que convirtió en presidente de la Junta de Andalucía en 2018 contra todo pronóstico, con la estrategia de desmovilizar al adversario. Esta técnica se ajusta hoy como anillo al dedo al PSOE, incapaz de movilizar a los suyos y enfrentado a una derecha muy activa.

Sin embargo, hay que decir que Aleix Sanmartín logró antes un éxito casi igual de notable. Consiguió que José Luis Rodríguez Zapatero ganara las elecciones de 2008. A esas alturas, el solemne ya no engañaba a nadie. Y sin embargo la estrategia no consistió en desmovilizar a la derecha, que estaba muy motivada, como demostraron las manifestaciones contra la negociación con la ETA, tan multitudinarias o más que la del sábado pasado en Cibeles. El secreto estuvo en movilizar a la izquierda. Sanmartín no sólo logró que acudieran a las urnas votantes que habitualmente se abstienen, sino sobre todo consiguió que el electorado de extrema izquierda, el nacionalista y el no nacionalista, se pasara en parte al PSOE de Zapatero sin provocar una sangría por la derecha.

Históricamente, el PSOE ha sido mucho más "americano" que la derecha a la hora de plantear las campañas electorales. Al principio, fue el único partido que recurrió a tácticas norteamericanas, las que Julio Feo aprendió en Estados Unidos, mientras la derecha creyó que los españoles éramos gente mucho más seria, impermeable a groseras tácticas electoralistas. Cuando se dieron cuenta de lo equivocados que estaban, era demasiado tarde y Felipe González se había asegurado una larga estancia en el poder hasta hacer de la democracia española el pobre régimen que hoy es sin que nadie que haya venido después haya podido ni querido mejorarla. Luego, una vez que la derecha aprendió que las elecciones no sólo se ganan con tratados de ciencia política, el PP se encomendó a Pedro Arriola con desigual éxito. Más notable fue la victoria del candidato popular en las elecciones autonómicas de Extremadura en 2011 gracias al asesoramiento de un desconocido Iván Redondo, al que el PP dejó luego escapar, y bien que lo pagó, como ahora ha hecho con este Sanmartín.

Las campañas electorales se ganan gracias a muchos factores. Y uno de los más importantes es la gracia con la que hayan estado dirigidas. Contratar a un buen consultor es una necesidad, no una mera conveniencia. Está bien hacer propuestas regeneradoras más o menos factibles, pero un buen consultor es indispensable. Y Feijóo haría bien en ver, o volver a ver si es que la vio en su día, la película de Clooney sobre el tema, Los idus de marzo. Y, cuando lo haya hecho, que salga a buscar por ahí quién es la némesis de Aleix Sanmartín y lo contrate inmediatamente, cueste lo que cueste. Tiene el gallego que saber que, por mucho que haya ganado cuatro elecciones seguidas en Galicia, en materia de campañas electorales, "ganado" no es más que un conjunto de reses.

Temas

En Opinión

    0
    comentarios